24 de mayo de 2007

Con los Iglesias hemos topado

¡Hola!
Semana
En ¡Hola!, los hijos de Papuchi; en Semana, el octavo de Julio, el pequeño Guillermo. La duda es: esta familia, ¿consigue portadas porque tiene hijos o tiene hijos para conseguir portadas?

—Dicen que el orden de los factores no altera el producto.
—Pero no te lo creas…

Dentro de nada nos alegrarán las pajarillas con el tradicional posado veraniego de Miranda con su prole, y luego Chabeli anunciará, no sé, su embarazo, y Julio José que le duele una uña, y entonces Isabel Preysler contraatacará con una portada en solitario, o con sus hijas, o sin sus arrugas… Dios, la que nos espera.

Por cierto. ¿Han visto la foto de Guillermo y Enrique, los hijos de Carlos de Inglaterra, con bombín y paraguas? ¡Son como Hernández y Fernández, los de Tintín! Ahora que lo pienso, la Reina Madre hubiera hecho un buen Capitán Haddock… En fin. Conste que, entre ellos, los dos hermanos se parecen más bien poco, pero así vestidos… shoking!

Claro, que esto de los parecidos tiene su miga. «La infanta Sofía no se parece a la infanta Leonor, según una encuesta de Hola.com con más de 25.000 votos.» Semejante titular me lleva a preguntarme: ¿La gente no tiene nada mejor que hacer? Mucho ocioso es lo que hay…

Y como prueba de lo que digo, aporto este titular, precedido de su correspondiente antetítulo:

«Tras presidir junto a su hermana la Princesa Carolina el concurso de arte floral del Principado, viajó a Valencia, donde siguió las regatas y se entrevistó con el Rey Juan Carlos.
ALBERTO DE MÓNACO
EN LA ENCRUCIJADA»

¿Qué encrucijada es ésa? ¿No sabe si criar clavelinas o hacerse regatista? ¿Duda sobre si ser inoperante en tierra o en mar? Si una reúne ánimos y sigue leyendo, se da cuenta de que la encrucijada, como siempre que hablamos de este maromo, tiene que ver con su condición de soltero… entonces, ¿a qué viene ese antetítulo? ¿Qué tiene que ver su encrucijada con que primero estuviera con su hermana y luego con nuestro rey? Freud tendría algo que decir, seguro.

Diez Minutos
Confieso que lo de Alberto no es lo único que no entiendo de todo lo que aparece en las revistas de esta semana. Diez Minutos muestra a Rocío Carrasco en la comunión de un primo. La hija del la Jurado compareció con un libro titulado 50 años de lucha y actividad empresarial bajo el brazo. Que digo yo que no sería para hacer una lectura sobre lo que espera a los niños que abrazan la fe… Y digo también que si elegancia es saber qué ponerse en cada ocasión, este tocho en una comunión habla poco, y nada bueno, del saber estar de la niña Carrasco. A lo peor es que en el banquete de boda iban a platicar sobre la herencia, y Rocío consideró adecuado ir bien pertrechada. País de fariseos…

Y de contrastes. «Isabel Pantoja, rota. Triunfa en los escenarios, llora en la intimidad.» Los periodistas han descubierto que la cantante puede tomar el relevo del clásico payaso, obligado a hacer reír cuando lo que quiere es llorar. «Sonrisas y lagrimas», pone Lecturas en su portada. Julie Andrews ya tiene heredera.

Lecturas
En la misma revista encuentro a Drew Barrimore que ha sido nombrada embajadora de la ONU contra el hambre y se ha ido a Kenia. Por su parte, Belinda Washington ha vuelto a Senegal («Senegal es mi segundo hogar») a entregar los frutos de su labor solidaria. Últimamente África se ha llenado de actrices y similares que van a hacer el bien, se dejan fotografiar (a ser posible de blanco) y proclaman alto y claro sus buenos propósitos. Siempre que las veo, y sin dudar de sus intenciones (está claro que hacen mucho más que yo), siempre me pregunto: ¿no les dará vergüenza posar allí y así? Porque yo siento vergüenza ajena a verlas… «La gente se pone en tus manos como si fueras un dios», dice la presentadora. Lástima que sólo seas Belinda Washington.

En fin, voy terminando que en la cocina la sopa de letras ha anunciado su intención de escribir una carta a la Comisión Electoral para solicitar que dejen de llamar así, sopa de letras, a lo que no es sino un lío de siglas.

Lecturas tiene una sección que se llama «Tu foto preferida». Normalmente, lo que allí nos muestran son imágenes de personas que coincidieron con un famoso y se fotografiaron con él… Pero, en esta ocasión, sale un tipo con pinta sospechosa abrazado a un can. «Esta foto tan especial para mí es la portada de mi último CD, Para siempre, con canciones que he dedicado a Rey, mi perro, y a mi madre, Antonieta

—Espero que, en este caso, el orden de los factores SÍ altere el producto.
—Si te refieres a las canciones, imagino que serán horribles todas, las que dedica a la madre, las que dedica al perro.
—Pero podía haber citado a la madre en primer lugar.
—Podría, podría…



Archivo Volver
Imprimir