12 de abril de 2007

Soponcio y alferecía

Sé que Sonrisas y lágrimas o Gritos y susurros o Sentido y sensibilidad...

—Qué cantidad de disyuntivas...

... tienen mucho más caché glamuroso, pero lo mío fue un soponcio primero, y una alferecía al poco. El soponcio, al ver a Isabel Preysler en la portada de ¡Hola!, donde la coronan "reina del glamour" y aparece más restaurada que las bóvedas del Pilar; la alferecía, al contemplar a Belén Esteban, en la portada de Diez Minutos, anunciándonos por enésima vez su nuevamente estrenada condición de "mujer nueva". Los apologetas de la crispación tienen motivos para estar contentos: las dos Españas han llegado a las revistas cardiacas.

—Tampoco te pases.

¡Hola!
Me paso, me parto y me troncho. Hay que ver a la Presyler, tan retocada que parece que tiene la nariz aguileña, vestida con esos modelos todos de nombres franceses: Dior, Lacroix, yo qué sé...porque el reportaje es en París, en el hotel LeMeurice, que no tiene pinta de pertenecer a la misma cadena que la Casa de Tócame Roque, con la Torre Eiffel al fondo. Y a la Esteban, en una revista que no tiene dinero para pagar los programas informáticos que embellecen, o que tienen los programas pero son piratas y funcionan mal, en las calles de Estambul, que tiene misterio pero menos glamur, y aquí no hay hotel que valga, porque debieron viajar en una línea de bajo coste, ida por la mañana, regreso por la tarde, y posando ante el mundo con un modelito de... Cortefiel, que no digo yo que no sea digno, pero dónde vas tú a comparar...

—Respira...

Diez Minutos

¡Y las entrevistas! A la una le preguntan sobre la esencia de la elegancia, y le piden consejos sobre qué ponerse para ir a cenar a un barco, o a un banquete de gala, o para recibir a los amigos en el jardín de su casa, que se nota que el periodista se ha puesto en la piel de la lectora de clase media, salida del lumpen del extrarradio y con ambiciones sociales, vaya, yo misma, que a lo sumo me arreglo para ir a la pelu, y al centro comercial el primer domingo de cada mes, en tanto que quien se enfrenta a la otra no tiene más remedio que volver a interesarse, mira tú que es pena, por su Jesulín, de quien dice que la habría hecho infeliz, sin añadir (y sin el condicional) que la ha hecho no rica, pero sí pudiente, porque si no fuera por el torero, qué habría sido de ella, dedicada a la .................................... los puntos suspensivos son para que ustedes los rellenen con la ocupación que, en su opinión, daría de comer a Belén si en su existencia no se hubieran cruzado el de Ubrique y Ana Rosa, esa mecena de las letras y las artes plásticas. "No puedo pasarme la vida mirando al pasado", tiene la cara dura de declarar, ¡cómo si dedicara el tiempo a otra cosa!

(Entre paréntesis. Se ve que los de ¡Hola! se gastaron todo el Photoshop con Isabel, porque un poco más adelante publican un reportaje protagonizado por Carolina Cerezuela, desplazada a Egipto para la ocasión, y en una foto en primer plano se le ven las rojeces, el sudor y los brillos. Podían estirarse un poco, ¿no?)

Y luego, claro, está Victoria Beckham, a la que todos los semanarios muestran esquiando con sus tablas de Chanel y sus apreski de Dior, o al revés, que yo de marcas sé lo justo, y a la que tildan de "osada", "audaz" y "arriesgada" porque hizo parapente. ¡Qué no dirían los periodistas de mí supieran que afronto los meses, incluso los de 31 días, con un salario que apenas supera los 1.000 euros! "Maruja, osada, audaz, arriesgada, se dispone a pagar las facturas derivadas de la existencia, educación y manutención de sus dos vástagos, así como los gastos ocasionados por su marido y por ella misma, que tampoco es manca ", titularían. Momentazo.Curiosamente, lo del parapente lo hizo acompañada por un señor de cierta edad que en unas revistas es su padre, y en otras un monitor. Podría ser que su padre fuera monitor, pero parece que me quiere extrañar.

Lecturas
Es lo que tienen las revistas: que las fotos son las mismas, pero las conclusiones no, y allí donde una dice que Lara Dibildos y Álvaro Escasi es casi (no pude evitarlo) seguro que estén atavesando un mal momento, en la otra afirman que qué va. Y yo me quedo aquí, reflexionando sobre lo nada que me importa cómo les vayan las cosas a estos dos, cuyo único mérito reconocido es... ¿cuál era?

Otro al que tampoco se le conocen atributos es Paquirrín, al que ¡Hola! nos muestra en plena faena, aprendiendo a torear. La verdad, se le ve más suelto haciendo de toro que de torero.

Pero, siendo impactantes las instantáneas del hijo de la Pantoja, las que quitan el habla son las de Ana Obregón al sol de Miami. No sé si la actriz se está postulando para el papel de Spiderwoman, pero tiene todos los atributos: un cuerpo redondeado y compacto, y unas extremidades (cuatro, no ocho, nada que no se pueda arreglar con los efectos especiales) delgadas como patas de arácnido. ¿Será como la gallina de la canción, que tenía las patas de alambre porque pasaba mucha hambre, y la pobre estaba toda desplumá?

Semana
Otra protagonista es la Infanta Doña Leonor, que no pudo ir a Mallorca con sus primos y se fue a Faunia. Al pie de una de las fotos, siempre las mismas, que nos ofrecen las revistas, siempre iguales, se nos dice: "las cabras llamaron mucho la atención de la niña". No me pidan que saque conclusiones de esta aseveración.

En fin, voy terminando, que en la cocina la bombona de butano ¡está de un gas!

Dice Lecturas que Julio Iglesias ha alzado su voz contra la matanza de bebésfoca. ¡Pobres bebés foca si su salvación depende de la voz de Julio! Porque tiene poca, pero ¡tan desagradable!



Archivo Volver
Imprimir