8 de marzo de 2007

Día de la mujer

¿Qué quieren que les diga? Esta semana he vuelto a pasar de comprar las revistas. Podría decirles que fue por el viento, que como el Ayuntamiento de Madrid había desalojado el Parque del Retiro debido a que habían caído al suelo varias ramas de árboles de gran porte, y con el fin de evitar incidentes mayores…

—Ya, que no te decidiste a cruzar el parque de los reyes a bordo de tu suntuoso carruaje tirado por siete briosos corceles…
—Qué mal se te da el sarcasmo, MariPepa.
—¡Pero si tú vives a años luz del Retiro! ¡Si el parque que tenemos más cerca está muy lejos!
—¡Pues por eso he dicho que podría decirles, pero que no se lo digo?
—Una vez me explicaron lo del tamaño de las enanas marrones y tampoco entendí nada.

El caso. Que no, que no fue el viento, useasé, aire en movimiento, sino el aire a Movimiento lo que me alejó de las publicaciones couchés y cada vez más descangayadas.

—Me lo explique.

Pues que en la víspera del Día de la Mujer, trabajadora o perezosa, tanto da, no se puede colocar en las portadas:

¡Hola!

·A una pareja de millonarios que, haciendo gala de un alto grado de responsabilidad social, se han casado dos veces, en dos países, despilfarrando millones de dólares (o lo que sea, la divisa no importa) y vendiendo para más INRI la exclusiva. “Asista en exclusiva mundial como un invitado más a la romántica boda de Elizabeth Hurley y Arun Nayar”. ¿Por quién me toman?
·A una plebeya que llegó a princesa y sigue siéndolo.
·A la misma plebeya del primer caso, casada en segundas nupcias con un pipiolo y feliz por haber probado cacho.
·A Paulina y Colate. Con nombrarlos, basta.

¿Tanta lucha, para esto? Ya sé que ¡Hola!, Semana, Lecturas y Diez Minutos nunca han ido de revolucionarias. Ni ellas ni ninguna de las publicaciones que asoman a los quioscos. Por no hablar de ellas: ¿creen ustedes que una publicación que se hace llamar Mujer actual puede ofrecer “Moda, salud, belleza, pareja, recetas, sexo, madres, toda la información para la mujer de hoy”? ¿En qué mundo viven? ¿En el planeta golosina, semiesquina con el asteroide rosa pasión?

Diez Minutos
Pero volvamos a las cuatro grandes, que son las habituales de este rincón. Nunca han sido feministas, vale, pero es que ahora han pasado de femeninas a feminicidas.

—¡Exageras!
—No. Porque, del mismo modo que los insecticidas sirven matar insectos, los espermicidas para matar…
—Esperma, sí.
—..y los bactericidas para matar…
—Bacterias, claro.
—… y los fungicidas para matar…
—No sé… ¿fungos?
Semana
—… las revistas son feminicidas.
—Pero si no nos matan…
—Casi siempre, de risa y en ocasiones, a disgustos.

8 de marzo de 2007. Declaraciones de Alejandro Sanz en torno al tema que más le ocupa: las madres de sus hijos. "Pueden hacer lo que quieran". ¡Faltaría más! Que encima de aguantar (una) a un marido infiel y (la otra) a un padre vergonzante, ahora tuvieran que callarse. Y no seré yo quien defienda que es bueno que la gente venda su vida en las revistas, pero si es por darle con la exclusiva en las narices a este cantamañanas, levanto la prohibición.

¿Creen que es casualidad que, en un día como este, en el que podrían llevar a su portada a mujeres que han hecho algo en la vida (no, Belén, imitar a Madonna en el carnaval de Tenerife no es mérito suficiente) las llenen de protagonistas de cuentos de hadas? Yo, qué quieren que les diga, no creo en las casualidades desde que ese trovador llamado Francisco cantara aquello de:

No es por casualidad
que yo tenga el color
del trigo en el verano.
No es por casualidad
que tenga yo mi hogar
junto al Mediterráneo.
Que sienta el corazón
como una bendición
que guarda mis anhelos
para colmar de amor
de fuego y e ilusión
a la mujer que quiero.

Lecturas
Por eso, porque creo que somos víctimas de una conspiración, y porque en este tiempo en el que las mujeres ya no somos las esclavas que fuimos…

—Al menos no deberíamos, aunque…

… denuncio que las revistas a nosotras dirigidas no hacen sino perpetuar el estereotipo.

—¡Bien!

Porque nos dictan en estéreo…

—Cuatro esquinitas tiene mi cama, cuatro revistas que me la guardan. (No se me ocurre nada mejor.)

El tipo que debemos ser y tener.

—Eso, ole, arsa pilili. ¡Maruja para presidenta!

De eso nada, guapa. La comunidad te ha elegido a ti. Yo sólo presidiré la Comunidad, y sólo la de Madrid, el día que me pueda presentar como la de la foto, en plan Mujer Maravillas, sutil mezcla de Esperanza Aguirre (obsérvese el fondo estrellado) y Lorena Bernal. Mientras tanto, seguiré a lo mío. Por cierto, os dejo que en la cocina la niña de las especias, Carmencita, se ha rebelado contra la tiranía de los sabores al grito de:

La Maricarmen no sabe coser, 
la Maricarmen no sabe bordar, 
la Maricarmen sí sabe querer, 
la Maricarmen sí sabe besar. 
Maricarmen, Maricarmen
ya te lo decía yo,
los canallas de la tuna
van a ser tu perdición. 

—¡Pero eso tampoco es feminista!
—Te digo yo, MariPepa, que hemos perdido el rumbo. ¡Vaya día!



Archivo Volver
Imprimir