18 de enero de 2007

Tengo una teoría

—Eso debe ser como tener una opinión.
—Si tuviera SÓLO una opinión, sería contertulia.
—¿Y con una teoría?
Maruja. Pero ilustrada, como cierto despotismo, algunos libros y muchas ensaladas.

MariPepa y yo hemos decidido reservarnos unos minutos a la semana para filosofar. Por comodidad, hacemos coincidir ese tiempo de reflexión con la lectura de las revistas cardiopatas... Tan entusiasmadas estamos con nuestra tarea, que tenemos ya incluso título para el ensayo...

—La prueba, hay que ser modestas.

... que vamos a escribir: «La filosofía del tomate», se llamará. Suena bien, hortofrutícola, como a dieta mediterránea del pensamiento.

—Tengo una teoría.
—Y yo una Thermomix, pero tampoco me sirve de mucho.
—Para mí, que Anne Igartiburu es pariente de Margaret Thatcher.

Lo menos que puedo decir es que MariPepa no estaba preparada para esto.

—Ya, y los champiñones se mueven por flagelos.
—Se parecen.

La Dama de Hierro
Lecturas

Observen.

A la izquierda, la Dama de Hierro antes de la plaga de herrumbre.

A la derecha, la joven presentadora tras un rechauchutado de 3 en 1. ¿No les parece advertir un aire de familia?

—Que digo yo, Maru, que si el yogur caducado ese no estaría de verdad pasado.
—Que digo yo, Mari, que no hay peor ciego que el que no quiere ver.
—El refrán dice «sordo que el que no quiere oír».
—No seré yo quien tolere que el refranero altere mi percepción de las cosas.

En fin. En Diez Minutos nos cuentan que Laura Ponte va a tener su tercer hijo en dos años.

—¿En Diez Minutos o en dos años?
—Lo dicen en Diez... Déjalo. Verás. El primero nació el 1 de julio de 2005; la segunda, el 1 de julio de 2006; y al tercero se le espera...
—Se admiten apuestas. Chico, qué prisas. Ejercicio de concienciación social: entre tú (dos hijos en 15 años de matrimonio), yo (cero hijos en 12 años de matrimonio) y Laura Ponte (dos hijos y medio en 3 años de matrimonio), ¿quién es la que no tiene problemas para conciliar la vida familiar con la laboral?

Diez Minutos
Sic. Las estrellas indiscutibles de la semana informativa son los Beckham.

—Claro, Maru. Por su fichaje y su mudanza y eso.
—No, querida MariPepa. Porque se ha puesto a la venta un macetero con la efigie de él en el que las semillas están donde debería estar el cerebro, y un papel higiénico iluminado con imágenes de ella.
—No acabo de entenderlo, ¿lo han hecho para que lo usen sus fans o para que Ana Obregón se limpie el...?
MariPepa, que nos leen niños.
—Hablando de la Obregón. ¿Has visto el novio que se ha echado? Un licenciado en Educación Física... como ella es Bióloga.
—Pueden abrir un colegio.
—Pero si ella podría ser su madre.
—Podría, pero no.
Victoria Beckham podría ser actriz.
—Y Ana Obregón también podría, pero no se le logra.
—Lo dice Semana, que ahora que se va a Los Ángeles, semiesquina con Hollywood, «podría probar suerte como actriz».
—¡Qué desgracia!

Hablando de gafadas. Tras la salida de pata de banco de su padre, Sofía Mazagatos declara: «Ya no puedo ir a peor». Tú puedes ir a cualquier parte, bonita.

Otra con mala pata es Isabel Pantoja. Se ha hecho algo en un tobillo y anda con la pata chula. «¿Cómo voy a ir a ver a Julián así?», se pregunta. No sabía yo que la obligaran a desplazarse a pie... además, en los seis meses transcurridos desde la detención de su Cachuli, ella no sufría lesión alguna y no le ha visitado más que dos veces. Búscate otra excusa, guapa.

—Ahí has estado bien, pero un poco dura.
—¿Bien o un poco dura?
—Un poco dura.
—Bien.

En fin. Que digo yo que si la Pantoja tiene la movilidad reducida, podría...

¡Hola!
—Ir a peor, como la Mazagatos, o probar suerte como actriz, igual que Victoria Beckham.

... podría pedirle el chófer prestado a la Duquesa de Alba.

Un chófer «de rasgos nativos» que, según leo en ¡Hola!, la ha acompañado en un viaje a la India en el que también participaba «una joven mujer de su confianza». El texto de la noticia (en el que se dice un celemín de veces la mucha confianza que la Duquesa tiene depositada en esa mujer, y lo muy nativos que son los rasgos del solícito chófer) es un monumento a la majadería, un homenaje al esperpento, una apoteosis del sin sentido. Transcribo un fragmento, para que ustedes mismos juzguen:

«Es precisamente este hombre quien nos ha hecho recordar aquella fantástica producción norteamericana titulada “Paseando a Miss Daisy”, que obtuvo en 1989 cuatro Oscar (...)

»Ambientada en los años 50 al Sur de los Estados Unidos, aquella película relataba la historia de Miss Daisy, una dama de avanzada edad (...) para quien su hijo, en contra de los deseos de la anciana, contrataba un chófer de color (...) con la misión de “pasear” a su madre. A pesar del rechazo inicial por parte de Miss Daisy, poco a poco se iba creando entre ella y su chófer un fuerte vínculo afectivo (...)

»No es éste el caso, desde luego, ya que doña Cayetana sólo se halla de vacaciones por unos días y su chófer no ha sido contratado más que para servirle de guía durante su corta estancia en la India. Pero sí que, en cierto modo, las escenas de estas fotografías se asemejan de alguna manera a las de aquel filme.»

¿En cierto modo las fotos se asemejan de alguna manera a aquellas escenas? ¿Alguien le encuentra la lógica a este párrafo? Y si no transcribo el resto es porque, en la cocina, la tortilla española dice que no quiere ser francesa, que si no se lo copiaba entero para que comprobaran cómo, a veces, el que no tiene nada que hacer, con el rabo caza moscas, que hay redactores con alucinaciones y que cómo me la maravillaría yo.

Señores del ¡Hola!: Hay textos que se comentan por sí solos. Y hay momentos en los que los medios de comunicación deberían sopesar la posibilidad de instaurar controles de calidad. Y de dignidad.



Archivo Volver
Imprimir