15 de septiembre de 2006

Hasta el rabo, todo es toro

No soy gran aficionada a los refranes. Tampoco a la fiesta llamada nacional (y luego se extrañan de que el calificativo tenga mala prensa). Pero el refranero está lleno de referencias taurinas. El titular es una buena muestra. Otra: El que con toros sueña, que no se case, manera de decirles a los celosos que no se casen pues van a ver razones para sus celos por cualquier lado.

¿Que por qué les cuento todo esto? No lo sé a ciencia cierta. Quizá porque había que empezar de alguna manera... O tal vez porque la visión repetida de los hermanos Rivera Ordóñez, escoltados o no por sus hermanastros Paquirrín y Julianín, MÁS la aparición de la Pantoja, definitivamente tragediá, me han colocado en esta suerte. Que no es una fortuna.

El caso.

¡Hola!
Que ¡Hola! sigue ilustrándonos con las memorias de Francisco Rivera. Capítulo segundo, desde la separación de sus padres al noviazgo con Eugenia. Si en dos patadas llega hasta ahí será porque su vida no es tan apasionante como parece... Eso sí, se debe estar embolsando una pasta gansa. La revista nos ofrece además uno de los tropecientos mil reportajes sobre la alternativa rondeña de Cayetano.

Pero, marca de la casa, muestra algo de los que los demás no hablan: un reportaje sobre la cena de gala que hubo dos días antes de la cita taurina... Me llama la atención un titular: «Carlos Herrera acudió acompañado de una espectacular Mariló Montero, y Javier Conde y Estrella Morente formaron una de las parejas más atractivas de la noche». Que el radiofonista tome nota: su mujer estaba espectacular, y Conde y Morente formaban una de las parejas más atractivas de la noche. Sin embargo, ni un solo epíteto elogioso para él. A mí me daría qué pensar...

Lecturas
Sigamos en la onda folclórico-taurina y detengámonos en la entrevista que Chelo García-Cortés le hace a Isabel Pantoja. «Isabel responde a mis preguntas con voz tenue». Sssstupenda carta de presentación para una cantante de raza. La Pantoja dice lo que debe decir, lo que probablemente siente. Pero mi atención no es para sus palabras, sino para las fotografías que ilustran el reportaje. ¡Joer con los maestros de la manipulación! ¡Pero si la del pollo a la Cantora parece Eva Longoria! Busquen la página 49, comparen la foto en blanco y negro para el disco «influida por Casablanca» con la foto en color influida por Supersize me y díganme si Isabel y Pantoja son la misma.

«Me siento muy sola» es el titular que Lecturas ha elegido para esta entrevista con la tonadillera. «Me siento muy sola» es el titular que...

Maruja, te repites.

Diez Minutos
... Diez Minutos ha elegido para una «entrevista exclusiva» (caray, qué nivel. Periodismo del que cambia el mundo) con Ana Obregón, quien decide sincerarse justo antes de estrenar su nueva serie televisiva. Por cierto, que según leo hace de condesa que lega a presidenta de gobierno. Y me pregunto yo: ¿se le ocurrió a ella solita, o tras una noche viendo la serie Señora Presidenta? Porque ya sabemos que Ellas y el sexo débil se inspira en Sexo en Nueva York. «Me encantaría tener una hija, pero no tengo tiempo», dice la Obregón. No guapa: lo que no tienes es años. El tiempo podrías sacarlo de las horas del día, bastaría con que, por ejemplo, nos ahorraras tus series.

Y si las respuestas de la entrevistada no tiene desperdicio, las preguntas de la entrevistadora quietan el hipo. «¿Por qué triunfas profesionalmente, como madre, como ex mujer y no como novia o esposa?». ¿Triunfa como ex mujer? ¿Qué es ahora entonces?

Aunque el momento álgido llega cuando ambas, actriz y periodista, deciden dar lo mejor de sí mismas al mismo tiempo.

—¿Eres rencorosa
—No. No es que yo haga algo para vengarme cuando me hacen una faena, es que dicen que soy una brujita (...) Yo no hago nada, pero si alguien me hace algo, él o ella solita me hunde».

Es decir, que no es una rencorosa activa, sino una vengadora pasiva. No hace nada, pero siempre pasa algo. Vale. Lo hemos entendido. Los de la revista también, porque el destacado que ponen en letra roja y grande es: «Cuando alguien me hace una faena, la paga».

Ana, la próxima vez que des una exclusiva, procura que sea a gente que entienda lo que dices, o lo que quieres decir.

Por cierto, señores de Televisión Española. No sé si está bien o mal (atravieso un periodo de relativismo en lo moral) que Carmen Martínez Bordiú haya sido contratada para bailar en un concurso al módico precio de 48.000 euros semanales más (imagino) la promesa de llegar a la final para hacer el negocio completo. Que la nieta del Caudillo acabe así no deja de ser una hermosa metáfora... o «meta» dentro, depende de cómo se mire. Pero que su flamante a la par que fornido por no decir rotundo marido, José Campos, sea al mismo tiempo contratado... ¡como profesor de gimnasia en un concurso infantil!, eso ya clama al cielo. ¡Hola! intenta ayudarnos a superar el shock recordándonos que en su día fue campeón de salto de longitud... Vale. Ocurre que «su día» debió ser allá por los buenos tiempos de Shirley Temple. Además, campeón de salto de longitud ¿de qué categoría? ¿Alevín? Hay familias acostumbradas a vivir del erario público, aunque sea haciendo el ridi en horario estelar.

Se me olvidaba decirles que en una revista Belén Esteban dice que quisiera volver a enamorarse. Lo ha dicho ella: «Quisiera volver a enamorarme». Incautos, cuidadín, cuidadín. También se me olvidaba decirles que en otra revista nos cuentan que la Esteban ha desfilado como modelo. ¿De qué?, se preguntarán. ¿De educación esmerada, de buenas maneras, de elegancia y discreción? No: de moda. Bueno, de ropa. Bueno, de lo que sea que lleva puesto.
Semana
Y no querría pasar por alto que en una tercera revista, Belén presume de que se siente «muy querida». Con lo que a ella le gustaría ser la esposa, y no la otra...

En fin, termino ya que en la cocina el entrecote se está dando el filete, y no me gusta nada. Semana define a Raquel Mosquera y a su marido, Tony Anikpe, como «una singular pareja». Sin embargo, la pareja formada por David y Victoria Beckham no les merece calificativo alguno. Los hay que reparten los títulos al tresbolillo.



mlimon@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir