11 de mayo de 2006

Santiago, tras los pasos del Rey

Lecturas
—Titulas así, y los seguratas se van a mosquear.

Santiago, que anda con el ego espigado. El otro día se fue a protestar con Tita Cervera contra la tala de árboles...

—¡Baronesa, alcaldesa! ¡Alberto Ruiz Faraón, el que la tala a la corrala!

... y a su vuelta a casa, agarró el fotochop, él, que en la enseñanza básica no pasó de la pretecnología, y creó la obra de arte que contemplar pueden.

—Si el Rey puede hacer una felicitación de Navidad virtual, yo puedo convertir a Tita...

(Y cuando dice «Tita» se le pone la misma cara de baboso que exhibe Homer Simpson cuando piensa en la cerveza Duff).

—... en la libertad que guía al pueblo.
—Las costuras se notan tanto como en la del Rey, sí. Por otro lado, poner a la libertad francesa de un pintor gabacho liderando a los madrileños pocos días después del 2 de mayo...
—Lo pasado, pasado está. Pelillos a la mar. Alonsanfansdelapatri! Leyurdegluaretarrivé.

¡Por los sagrados trinos Mireille Mathieu! Está en la misma línea editorial que las revistas cordiales, que esta semana pierden el corazón (por no decir el cu...lo entienden perfectamente) con la historia de la baronesa ecologista.

Diez Minutos
—Por lo menos ha conseguido movilizarnos.

No, si van a acabar elevándola a los altares.

—¡Tita, Cervera, te quiere España entera. Santa subita!

Sí, «subita» a un árbol. Diez Minutos la bautiza «baronesa “verde”».

—El que se meta con mi Tita...
—Hijo, Santiago, suena a viejo verde pitopáusico.
Maruja, el que avisa no es traidor.

Están todos como locos ante la mera posibilidad de que Tita se suba a un árbol... Digo yo que conocerá los rudimentos de la técnica, habiendo estado como estuvo casada con Tarzán.

—No, ella encadenarrrse, sólo encadenarrrse. Y si ella encadenarrrse, mi también. Porque el catering en esta prrrotesta tiene que estarrr para chuparrse las uñas.
—Se dice los dedos, Luba.
—Prrimero rrrascas las uñas, luego ya tú chuparrr los dedos, que no estarrr los tiempos como para desaprovecharrr comida..

Sea. Hablando de la nobleza. Veo en Lecuras un reportaje cuyos protagonistas son Tom, el hombre placentario (no confundir con complaciente), y Katie, su coneja paridora. Ella, que es grande de por sí, está todavía inmensa, a pesar de lo cual él, que es como un madelman, la llevó a no sé qué estreno en un deportivo de esos en los que el asiento está a la altura del suelo y cuesta tanto salir. «Caballeroso, el actor ayuda a Katie en la difícil tarea de descender de su automóvil deportivo», escribe el bienpensante piedefotista. Pero todas las mujeres que hemos dado a luz sabemos que lo verdaderamente caballeroso hubiera sido que el actor hubiera tenido el detalle de llevar a su compañera en un todo terreno. Para evitarle el trance.

¡Hola!
Más cosuelas, que les adivino ansiosos. Bustamante se ha cortado el pelo, para su boda. Sigue siendo feo, pero al menos parece humano. Y José Campos, el novio de Carmen Martínez-Bordiú, ha ido a París por primera vez en su vida. «En esta ciudad nunca había estado y era porque jamás estuve tan enamorado como ahora lo estoy». Que no digo yo que no sea ésa la razón, pero que como excusa me parece bastante tonta. No ir a París teniendo el dinero que él tiene es... es... es... propio de gárrulos. El detalle de buen gusto del reportaje que ofrece ¡Hola! es que los tórtolos añejos posaron delante de la tienda que Jean-Marie Rossi, el ex de Carmen, tiene el París. No hay como tener clase...

En Diez Minutos nos muestran una foto de Estefanía de Mónaco lesionada. «Oyó a Ricky Martin con un brazo vendado», dicen. Pobre. ¿Interfirió eso en su capacidad de escuchar o es que la música de Ricky le interesa tan poco que apenas se molesta en oírla? ¿Acaso no saben estos periodistas que escuchar es «Prestar atención a lo que se oye»?

Y ya que estamos en la realeza y sus arrabales. Todas las revistas informan gustosas sobre la boda de la hija de Camilla Parker-Bowles. La chica se ha casado con el nieto de un Lord, vade retro plebeyos, pero el descendiente en cuestión también ha sido modelo de ropa interior. Estoy segura de que cualquier psicoanalista podría lanzar líneas de unión que nos llevarán del Tampax de Carlos de Inglaterra a los gayumbos Calvin Klein del yerno de la mujer a la que el heredero quería servir convertido en rollo de celulosa que, introducido en la vagina, absorbe el flujo menstrual. Yo me abstengo.

Semana
También se deshacen con un reportaje costumbrista sobre la «escapada sin bebé» de Felipe y Letizia a Chinchón. Les acompañaban Konstantin de Bulgaria y María García de la Rasilla, príncipes de Vidin. Para mí que son todos príncipes de vidorra, pero es una apreciación personal.

En fin, voy cerrando el garito que en el cuarto de baño el cepillo de dientes anda reivindicando su deseo de cepillar (-se, añade él, el muy grosero) lo que quiera.

Diez Minutos titula: «Victoria Beckham y las mujeres más bellas del mundo llevan su “glamour” a Nueva York». Admiren la sutileza del periodista para separar a Victoria Beckham del pelotón de las mujeres más bellas del mundo, puesto que es indudable que aquélla no forma parte de éstas, a no ser que admitamos escoba como mujer. Eso es como cuando en el colegio del niño, la directora dijo: «A ver, ruego a todas las personas que se coloquen a ese lado. Los profesores, al otro». Conjuntos disjuntos, los llaman. Aunque tampoco lo juraría...



mlimon@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir