6 de abril de 2006

Paso de Grandes de España

-Camilla Parker Bowles cada día se parece más a la Duquesa de Alba.
-Pero la que aparece en la portada de ¡Hola! es la Duquesona...
-Porque cumple 80 años.
-¿Otra vez?
-¿Otra vez qué?
-¿Otra vez cumple 80 años? Porque hace nada salió en la misma revista porque cumplía los mismos años.
-Y dicen que el Príncipe de Gales tuvo de amante a Barbra Streissand...
-¿Te imaginas los hijos?
-¿Los hijos de la Duquesa con Antonio el bailarín?
-Los que hubieran podido tener Charles y Barbra. Si salen con las orejas de él y la nariz de ella...
San Cristóbal de los Ángeles!
Virgen Santa Dios me ampare!

Es lo que tienen las conversaciones de patio: que acaban siempre repasando el Santoral. Es lo que tiene la educación católica: que deja marca. Es lo que tiene el Marca: que habla de deportes.

-Maruja, para el carro.

Stop, so, chispún, sanseacabó. Veo en Diez Minutos a Isabel Pantoja en el mercado, con su chándal y sus tacones, arreglá pero informá... de que tiene buena información. “La dura lucha de Isabel Pantoja”, dice Lecturas. Es lo que tiene ennoviarse con un chorizo (Aloe vera, lo llaman: porque cuanto más lo investigan, más propiedades le encuentran), consentir a un hermano dudoso... en fin, codearse con lo mejor de cada casa. ¿No le dijo su madre aquello de que no se fiara de los engominados que acudieran a buscarla a la puerta del tablao?

Menos mal que hay noticias que nos reconcilian con la vida. “Victoria de Suecia, muy cariñosa con los niños de Brasil”. Claro, siempre es más fácil ser cariñosa con los hijos de los demás que con los propios. A los que, encima, hay que parir. Es lo que tiene...

-Maruja, que te temo.

Si es que me provocan. Leo que Tom Cruise y Katie Holmes están a punto de romper aguas, y la prensa cuenta que va a dar a luz en una habitación blanca y en completo silencio, “según las creencias del actor”. ¿En completo silencio? ¿Qué piensa hacer el actor, siempre de acuerdo con sus creencias? ¿Córtale las cuerdas vocales? ¿Lograr que se haga el silencio... con un silenciador? Porque vamos, un parto silencioso es como un cienciólogo sensato: una contradicción en los términos.

¡Ay, esos padres y sus ejemplos! Los Príncipes de Asturias fueron invitados a una fábrica de chocolate (nada que ver ni con Charli ni con los umpalumpas), amablemente les ofrecieron una pizca para probar... ¡y se comieron la tableta entera, mano a mano!

Es lo que pasa con los príncipes; que los mimamos desde la cuna. “Allá donde van les llueven los regalos para su hija Leonor, que va a cumplir seis meses”. Y con lo que tiene puede montar ya su primer piso de soltera, ¡chispas! De eso a vivir de las arcas públicas hay sólo un paso.

A mí me pueden, lo confieso. Y conste que no es envidia. Máxima de Holanda se va a su Argentina natal en visita oficial. Y se peina con moño. Y las revistas dicen que se peina “al estilo de Eva Perón”. ¡Qué pedigrí! Hija de un ministro de la dictadura, reflejo capilar de la musa de los descamisados... qué papel, Maribel.

En fin. Para Expediente X, el de Semana: en portada, saca a Rosa con su novio; en la página 35, los vuelve a sacar. La foto es la misma, pero rotada: el que estaba a la derecha se coloca a la izquierda, y viceversa. Aprovechamiento integral de recursos, se llama la figura. Oronda, en este caso.

Otra cosa. Dice Lecturas: “Anne Igartiburu comparte velada con su marido”. La muy lagarta... ¿y al amante para cuándo lo deja? Estas mujeres están perdiendo las formas, y la lista con el orden de prioridades.

Y aún hay más. La niña de Carolina, Carlota, ha sido sorprendida en la cola del aeropuerto leyendo Hello!, que es como el ¡Hola! pero en incomprensible , mientras esperaba para embarcar. Lo dicen como asombrados, y orgullosos. A mí no me extraña. Teniendo el Hola, sea en el idioma que fuere, ¿qué hija de princesa necesita un álbum de fotos o un vídeo doméstico?

Acabo ya, que en la cocina el bonito está haciendo abdominales y se le va a quedar la ventrisca como una tableta de chocolate.

Que dice la Duquesa que ella ya no pinta. Que sólo baila. “Una hora todos los días, cinco bailes distintos. Todas las mañanas viene a casa un guitarrista...” ¡Con el peligro que tienen los guitarristas, señora de Alba, doña Cayetana! A mí eso me recuerda mis tiempos mozos, cuando en los autobuses atestados algún vivo te tocaba el culo (¿De qué se asombran? ¿Ustedes no tienen?). Y yo siempre decía a voz en grito: ¿Alguno de los presentes baila? Porque aquí hay un señor que toca...

País de casposos, oye. Y de Grandes de España.



mlimon@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir