2 de febrero de 2006

¡No me goyas!

Es la expresión de moda, suena mejor y tiene un toque artístico que realza mi caché: en lugar de ¡No me jodas!, ¡No me goyas!. Que viene a ser lo mismo, pero tras una ceremonia insoportable. Los únicos que parecen o haberse dado cuenta son los de las revistas del corazón, que informan sobre el bodrio como si de los Oscar se tratara.

—Pues yo me dormí al tercer premio. Ni el Valium Forte tiene el mismo efecto. Por mí, que pongan la ceremonia todos los días.

MariPepa, que anda shockeada con el traje de la ministra, más menestra que nunca.

Ágatha Ruiz de la Prada se la ha jugado, y bien. Pedrojota estará contento: lo que no puede El Mundo con sus sesudos editoriales, lo puede la modistilla con sus trajes... sus trajes... sus trajes...

No es que haya entrado en trance. Es que MariPepa lleva desde el día de autos buscando la palabra.

—¿Inefables? ¿Indescriptibles? ¿Ineluctables?

Pasan los días y lo único que tiene claro es que el calificativo debe empezar por in.

—¿Inexpiables? ¿Infundibuliformes? ¿Ingenerables?

Además, el mantener este monólogo interrogativo por el patio de luces y asomada a la ventana del baño, tampoco ayuda.

—¿Inasibles? ¿Insipientes?

Ya se le acabará el diccionario de sinónimos. Un día de estos, digo yo. Mientras tanto...

—¿Insumes?

Lecturas
Semana
...yo a lo mío. Las portadas se llenan con la figura de Raquel Mosquera, pero no seré yo quien se tome a broma los problemas de salud de la peluquera.

Ni los suyos ni los de nadie. Aunque hay declaraciones que sacan lo peor que hay en mí. «Estamos en manos de los médicos y de la Virgen de Regla», dice Amador, el hermano de Rocío Jurado. Entonces, ¿por qué la cantante está en Houston, tenemos un problema, y no en Chipiona? Tengo para mí que la Jurado confía más en los galenos que en la patrona.

En fin. La melaza propia de San Valentín ha llegado ya al quiosco, en un ejercicio de anticipación digno de mejor causa. Y en Diez Minutos andan con sobredosis. «Felipe y Letizia suman ya tres “sanvalentines” aunque por sus miradas se diría que cada día de sus vidas es 14 de febrero».

@ # € & ? *

Perdonen, son las arcadas que no me dejan concentrarme. ¿Quién le ha cambiado la pauta de medicación al tipo de los titulares? «Sofía, Elena y Letizia, tres amigas en el ballet», proclama luego junto a unas fotos en las que la Reina actual, la futura y la Infanta sonríen porque, sí, han ido al teatro para ver a Tamara Rojo y a Julio Bocca. ¿Tres amigas en el ballet? ¿Pero de quién se creen que están hablando? ¿De las vecinas de Aquí no hay quien viva? ¡Puaj!

—¿Inverecundos?

Menos mal que siempre nos queda el ¡Hola!... O no. ¿Qué pintan Poty y Gema Ruiz en portada? Lo que es más: ¿quién diablos es Poty? «Personajes revelación», dice. A mí se me antojan dos aparecidos. Él parece que se acaba de tragar un sable, y ella está en la fase final de su metamorfosis: cada día se parece más a una escoba. Cuanto más adelgaza, más le crece la cabeza. Será un efecto óptico, pero causa impresión.

Jesús, qué pareja. Dan escalofríos. ¿A qué estilistas inmisericordes...

—¿Inmisericordes?

...han contratado para esta portada digna de los Monster? Un taxidermista no lo hubiera hecho mejor.

Es doloroso, además, cuando se establecen comparaciones, siempre odiosas pero reveladoras, con la otra pareja protagonista de la revista: Brad Pitt y Angelina Jolie. ¿Voluntarios para el juego de las siete diferencias? Ave María.

En fin. Voy echando el cierre, que en la escoba de la cocina está intentando convencer al ratón del ordenador para jugar a las películas y me lo van a poner todo perdido de agua.

Dice Amparo Larrañaga que a su padre le gusta mucho casarse, del mismo modo que a otros les gusta divorciarse. Normalmente, querida niña, son coas que van juntas: uno se casa, y se divorcia, generalmente por este orden. Puede volverse a casar, y divorciarse de nuevo, también siguiendo esta cadencia. Te casas, te descasas. A no ser que seas mormón.

Por lo demás, en una semana en la que las revistas se llenan de mujeres embarazadas (y de dudas: ¿está Carolina de Mónaco en cinta? Y eso que dicen que el alcohol aumenta la pulsión pero disminuye la líbido), Alicia Senovilla, que también va a ser mamá, declara: «Me gusta sacar a relucir las cosas buenas de la vida». Hermoso. Lástima que no lo aplique a su trabajo como presentadora, en el que ineluctablemente...

—¿Ineluctables?

... saca a relucir lo más rastrero, soez y mentecato de esta nuestra sociedad. A poco que se esfuerce, la contratan para presentar la gala de los Goya. O le dan uno, que a buen seguro les sobran.



mlimon@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir