18 de noviembre de 2005

Lenta pero segura

A veces tengo un llegar que parece un no alcanzar, pero al cabo arribo. Parezco el ¡Hola!, que ha tardado tanto en sacar las fotos de la boda de Fonsi Nieto, que ya es abuelo.

—Jua, jua, jua.

¡Hola!
Santiago
, sarcástico. «En lugar del tradicional velo, Ariadne llevaba, con una cíngara, una valiosa mantilla antigua de Chantilly». No sé yo qué cíngara puede llevar mantillas que cuestan un peine, menos aún hechas de crema dulce y perfumada con vainilla. Vaya capricho, oigan.

Por cierto, que la misma ¡Hola! propone candidatas para el premio Mujer Más Elegante del Año y no figuro entre las nominadas.

—Jua, jua, jua.

MariPepa, que es de las de «si no hago todo lo que veo, en todo me meo». Ella tampoco está en la lista, que conste. Y que conste también que la revista de la jet se moderniza: se puede votar por teléfono o por SMS, que son dos maneras de ingresar dinero. Vaya negocio. Ojo al dato: entre las finalistas está Carlota Casiraghi, pero no Rania de Jordania, una ausencia que tiene intrigados a los propios responsables del... del... del... llamémosle certamen. «¿Será porque dio a luz a su cuarto hijo en enero de 2005 y se ha volcado más en el cuidado de su pequeño que en sus estelares apariciones ante los medios de comunicación? Otros ingenuos que se creen que las reinas y princesas tienen problemas para conciliar la vida familiar con la vida profesOCIOnal.

También en ¡Hola!, y sin pasar de la portada (¿a quién le importa el contenido, con lo cómodo que resulta quedarse en el continente?), hay un titular intrigante. «Cayetano Martínez de Irujo y Genoveva Casanova, actores en la película Los fantasmas de Goya». ¿Es autobiográfica?, me pregunto para mis adentros.

Diez Minutos
—Me parece que no, vecina —contesta María de la O asomándose a la ventana de su cocina, situada, como el resto de su piso, dos plantas más abajo. O mis adentros son con vistas al patio, o la jodía tiene poderes.

Aunque pa jodío, Bin Laden. Bruce Willis ofrece un millón de euros por su captura. Me imagino al terrorista temblando de miedo. ¡Uh, que viene el de Jungla de cristal! ¡El calvito de las camisetas ceñidas y grasientas! ¡Y ha puesto precio a mi cabeza, y a lo que hay por debajo de ella!

Es lo que tiene meterse a estadista. Imagínense que, según Diez Minutos, Jennifer Lopez y Marc Anthony apoyan a las Naciones Unidas. Tengo para mí que con amigos así, la ONU no necesita enemigos. Y de completar la reforma, ni hablamos.

Semana
En fin. Que María Teresa Campos se ha enamorado, aunque en la foto que planta Semana en portada con su novio (más joven que tú, pillina) la presentadora más que en una nube parece estar en un funeral. Y que Gonzalo Miró ha vuelto a España para ver de nuevo a María Eugenia.

—Hija, el niño debe tener el Chequetrén hecho unos zorros.

Lecturas
35.000 kilómetros de amor, asegura Lecturas que han recorrido los tortolitos. La última escala: Albacete.

—¿Alba City? ¿En qué parte de los Estados Unidos está?
—Albacete, sorda. Y se trata de Estar-dos Juntitos.

Qué chispa tienen estas vecinas mías. MariPepa y María de la O, ese par de cómicas de la lengua. Por cotillas.

—Envidiosa.
—Resentida.

Secundarias, que en esta página sois meras actrices de reparto.

—El día menos pensado...
—... nos contratan para un spinof, como Aida.

Corramos un velo, estúpido.

—Sin faltar, ¿eh?

Santiago, que no capta los juegos de palabras. En fin, voy terminando que en la cocina hay problemas porque ¡el Vichy catalán está de un gas!

Que dice Maria Pau Janer, ganadora del Planeta, que «enamorarse nos embellece y nos hace mejores personas». Y que le «relaja mucho ordenar», en su acepción de «poner cada cosa en su sitio». Y que no digo yo que no, pero lo que sí digo es que tras haber ganado 100 milloncejos por una novela que (me juego el mocho), no pasará a los anales de la literatura contemporánea, yo también sería capaz de aseverar que enamorarse nos embellece y nos mejora, y que me gusta el orden. Y el concierto.

PD.- Parece ser que, al cabo y al fin, la peluquera de Usera ha dado a luz a una niña. Así que la que para anunciar el bombo pone el platillo (la expresión no es mía, y no saben lo que lo siento) estaba embarazada, aunque el suyo haya sido un embarazo de largo alcance. En fin, que digo yo que, de confirmarse el natalicio, Carlos Herrera deberá replantearse su columna en Diez Minutos: «Raquel, ¿embarazo o aerofagia?». Fue embarazo. Creo...



mlimon@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir