15 de abril de 2005

Like a Virgin

Semana
“Palabra de honor en la calle”, proclama Semana. ¿En qué calle? En la mía hay un socavón y para de contar. Lo del miedo a la vagina dentada es una fruslería en comparación con el terror que produce el consistorio perforador, también llamado Ayuntamiento madrileño.

—Pero un Ayuntamiento no es una cosa sexual...
—¿Cómo que no? Al menos el de Madrid lo es, porque no hace más que darnos por...
—¡Santiago!
—¿Es o no es sexual?
—Has empezado tú, Maru: a ver cómo sales de este embrollo.
—Lo es, hijo. Porque, según el diccionario de la Academia...
—La que Limpia, Fija y Da esplendor, que es otra manera de llamarlo...
—¡Santiago! Te decía, cariño, que el Ayuntamiento no sólo es la corporación compuesta de un alcalde y varios concejales para la administración de los intereses de un municipio, sino también la acción y efecto de ayuntar o ayuntarse. Y hasta aquí, puedo leer.

¿Para qué está Internet, sino es para que los niños averigüen estas cosas sin poner a sus padres en un brete?

Pero déjenme que vuelva al principio. “Palabra de honor en la calle”, proclama Semana. Se refieren, claro, al tipo de escote así llamado. No es, por lo tanto, que en nuestras vías públicas haya una profusión de gente de bien empeñando su fe y probidad en testimonio de lo que afirma.

Maruja, tanta elevación me confunde.
—No me eches a mí la culpa de eso.

Diez Minutos
Es que por algún lado tenía que arrancar, visto que las revistas se resisten a arrancarse. Las que compré este jueves habían salido el lunes y hablaban de los mismo que la semana pasada, ya saben: la muerte del Papa y la de Rainiero, y la boda y posterior luna de miel de Carlos y Camila.

—Y de la luna de miel tailandesa del padre de Mette-Marit.
—Para mí, que acudió a pedir ideas al consulting de Lauren Postigo. ¡Qué horterada!

«Carlos y Camila hacen vida social en su luna de miel», cuenta Diez Minutos. ¿De qué se asombran? La vida sexual la hicieron durante todos estos años...

Lecturas
Lo único verdaderamente asombroso es que la Reina no se opusiera con más fuerza una vez sabido que, lo leo en Lecturas (qué conveniente), Camila comparte ancestros con Madonna, concretamente dos: Zacarías Cloutier y Madeleine Émard, muertos en 1708.

—¡Échales un galgo!
—Me imagino a Camila cantando Like a Virgin.
—Todo menos eso, hija mía, todo menos eso.

Por cierto, ¿podría alguien decirle a doña Camila, a ver si cuela, lo que con tanta convicción proclama esta semana una publicidad que aparece en todas las revistas: que las arrugas no están marcadas definitivamente sobre la piel? Entonces, ¿qué es lo que tengo yo en el entrecejo? ¿Una falla sísmica? Señores creativos: las mujeres ya no nos tragamos lo de que el frotar se va a acabar, como para creernos que la arruga, además de bella, es inexistente.

¡Hola!
No pienso comentar, porque soy una mujer respetuosa, nada sobre las informaciones sobre la muerte del Papa y de Rainiero. Bueno, nada-nada... Algo sí: que en las revistas deben lamentar la acumulación en una sola semana de tanta mala noticia, tan vendible. Y también: que los de ¡Hola!, que esta semana más que una revista es una enciclopedia, publican una «Galería de retratos de los Príncipes de la Iglesia», Rouco incluido, que es tenebrosa: de verdad, te quitan la fe con esos ropajes carísimos, esas miradas torvas, esos retoques soviéticos... ¡Brrrrrrr! Si caigo embrujada, que no venga ninguno de estos príncipes a darme el beso de la vida, porque escalofrían, oiga.

Bueno, lo voy dejando, que se acerca la hora de comer y todavía tengo que convencer a la pechuga de pollo de que estará más buena con una crema de champiñones que con una crema reafirmante.

Isabel Pantoja ha iniciado su gira «Sinfonía de la copla», con la que recorrerá España acompañada por los 52 miembros de la Orquesta Nacional de Moldavia. ¿52 miembros? ¿Tocando en moldavo? ¿Y Julián no tiene nada que decir al respecto? ¿O es que la Sinfonía de la copla al señor Muñoz se la sopla?



mlimon@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir