18 de marzo de 2005

No noticias

Semana
Y no es que ande inmersa en una deriva tartamudista, no.

Maruja, deja de oír la radio que te está perturbando. ¡Pero si hasta hablas distinto!
—Fuera aparte de que lo que aseveras no es tal, y que confundes el fuero y el huevo, ¿tú qué te crees? ¿Qué cuándo nos casamos eras así? Es más, ¿crees que si hubieras sido así nos hubiéramos casado?

Estamos a punto de aniversario, y andamos en una guerra psicológica de consecuencias imprevisibles.

Decía que una semana más, las revistas del corazón llegan dispuestas a demostrar que usar el cerebro no va con ellas y apuestan por NO NOTICIAS de una obviedad pasmosa. Ejemplos:

-Letizia, comprometida contra el terrorismo (Semana). ¿Es eso una noticia, por amor de Dios? ¿Sería noticia proclamar que París es la capital de Francia? ¿O que el Papa vive en Roma?

-Fran Rivera defiende las corridas de toros (Diez Minutos). Pero, almas cándidas, ¿es eso una noticia? ¿Sería noticia que Clint Eastwood defendiera el cine? ¿O que Ronaldo defendiera el fútbol?

Diez Minutos
-Belén Esteban no es feliz (Lecturas). ¿Es eso una noticia? ¡Si fuera feliz no ganaría dinero! Ella ha hecho de la infelicidad un modus vivendi. A ver si un día de estos la Campanario le da con el badajo en todo lo alto de la cabeza y la carga de razones para quejarse. “El precio que estoy pagando por ser popular es muy alto y no merece la pena”. Pues el precio que tú pones. Por cierto, ¿puede alguien decirle a esta mujer que deje de posar como si fuera guapa y sexy? ¡Pero si no hay más que verle la cara! “El problema —asegura en Diez Minutos— es que es que el padre de mi hija es un calzonazos”. Y tú una vendida... en fin.

En fin, espero que los de CCC creen rápido un curso de reciclaje para periodistas faltos de estímulos, porque, oiga, esta degradación nos afecta a todos.

Noticia es... que el padre de Mette-Marit, a la sazón princesa de los noruegos, se case con una bailarina de striptease 35 años más joven que él, y pose subido en una cama con sábanas verde esmeralda sobre la que ha puesto la rodilla, como acechando a la novia, un tipo disfrazado de Cantinflas que empuña una guitarra de juguete para niños de menos de 3 años. Algo huele a podrido en el reino de No...

—Es en Dinamarca, mamá, no me cambies la historia.
—Tú es que no sabes cómo se extiende el olor a podre, hija mía. Tu hermano guarda las zapatillas de deporte en los bajos del armario, y huelen hasta las baldas del altillo.

Lecturas
La portada de Lecturas nos muestra a Toni (¡vaya bíceps!) y a Raquel (¡vaya... vaya!) durante el viaje que juntos y casados realizaron a Nigeria para conocer a la familia de él. “Son entrañables”, dice la Mosquera, y me mosqueo: ¿no les suena un poco paternalista, como de colonizador blanco, “yo Raquel, tu Jane”?

Lo más curiosos de este reportaje gráfico es que la feliz pareja, en lugar de llevarse el tradicional álbum de fotos para enseñárselo a familiares y amigos, se llevó un ejemplar de Lecturas. Cambian los tiempos, oiga.

El viaje, debo decirlo ya, es también noticia en ¡Hola!, donde destacan la siguiente frase: “Dorothy, mi suegra, fue una de las grandes tenistas de Nigeria en la década de los setenta y los ochenta”. ¿Qué hace José Ramón de la Morena que no se planta en Nigeria para hacer un especial El Larguero? ¿Qué hacen Chris Evert, Martina Navratilova, Stefi Graf, Arantxa Sánchez Vicario y las hermanas Williams? ¿Por qué no responden? La jerarquía del deporte de la raqueta se ha visto sustancialmente alterada por esa revelación.

Paso por alto que Litri y Carolina Adriana Herrera han tenido una hija a la que han llamado Olimpia de la Concepción...

—O va a limpiar quien yo te diga, ja, ja, ja.

Olimpia de la Concepción. Eso no es un nominar, eso es ejecutar una venganza.

Termino ya, y lo hago conmovida por ese relato de amistad y combate contra la adversidad y el destino que protagonizan Isabel Preysler y Carmen Martínez Bordiú. Ambas fueron invitadas a la fiesta para ricos que un muchimillonario daba en Mallorca, y aunque no se las muestra juntas, ni abrazándose compungidas, ni pidiéndose perdón o proclamando el advenimiento de una nueva etapa en sus relaciones...

Maruja, te voy a poner a dieta de tertulias.

¡Hola!

... Semana proclama que son de nuevo amigas. “Pese a que se había hablado de distanciamiento por la ausencia de Isabel en la boda de Luis Alfonso de Borbón, ambas demostraron que mantienen una gran relación”. ¿La ONU ha tomado buena nota de esta reconciliación? Y el Pentágono, ¿lo sabe?

A mí, estas dos inoperantes me recuerdan a las niñas pera del patio del colegio cuando, a la hora del almuerzo (esto que les cuento era mucho antes de que algún trastornado decidiera que el recreo debía llamarse “segmento de ocio”), se peleaban en disputas antológicas que en algún momento incluían frases de este jaez:

—El que lo huele debajo lo tiene.
—La que enseña cristiana, la que mira marrana.
—A ti lo que te pasa es que te gusta Borja...
—¡No me gusta! Sólo somos amigos fuertes, envidiosa, que si la envidia fuera tiña...
—Me subo en el podium de mi orgullo y te flagelo con el látigo de mi indiferencia.
—La que se pica ajos come.
—Tonta...
—¡Espejo!
—A-la-se-ño-ri-ta-vas-a-ir.

País de bobas, oye.



mlimon@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir