22 de octubre de 2004

Actualidad batracia

Hace tiempo que me lo vengo planteando... Las revistas del corazón no sólo se multiplican a un ritmo vertiginoso, por lo que ver los santos de todas ellas (de leerlas no hemos hablado nunca) es misión imposible, sino por sus páginas pulula tanto advenedizo que encontrar allí a un famoso con auténticos méritos es más difícil que toparse con Wally. Lo reconozco, ando desnortada, perdida. Así que este jueves volví a pensarlo: ¿Y si me paso a la política?

Porque ser comentarista político es mucho más facil, e incomparablemente menos riesgoso. Los políticos han sido educados en la escuela del palo y tente tieso, mientras que los famosillos se creen con derecho a todo. Los políticos se desayunan un sapo cada día, mientras que los populares (no los del PP, sino los otros inoperantes) a lo más que llegan es a cobrar por posar con Gustavo, o por hacerse en sesión pública la prueba de la rana.

Semana

Pero, lo reconozco: en cuantico que pienso en abandonar mi zoo rosa (por seguir en la línea animal), ¡me entra un mono! Porque, ¿dónde voy a encontrar algo más glamuroso que la modelo Laura Ponte, tocada con un sombrero de propaganda NO DE LOEWE, como acostumbra, ni PUESTO DEL REVÉS, como suele, sino de la empresa INVESCO, de la que mi agente de cambio y bolsa, Domi, que me da siempre las dos cosas cuando le compro la prensa, me dice que:

«Representa en España al grupo AMVESCAP, uno de los principales grupos mundiales de la gestión de inversiones por cuenta de terceros. El grupo gestiona 370,6 mil millones de dólares, cuenta con 6.740 empleados en más de 20 países. AMVESCAP cotiza en las bolsas de Londres, Nueva York, París y Toronto»? Todo eso para acabar regalando un miserable sombrero de playa. En fin.

Y si la escena de Laura llevando sobre su cabeza y, consecuentemente, cargando sobre sus hombros semejante responsabilidad económica...

...la escena de Laura, Ponte el jipijapa que conseguiste por la filoxera cuando invertiste aquellos dinerillos sobrantes de un pase y tres posados...

...la escena de Laura, la inquietante muchacha filiforme, paseando de la mano de Beltrán, que cuando lo veo me entran ganas de cantar aquel ritmo: «ya viene el noble fondón / bailando alegre el bayón»...

¡Hola!

...si la escena de Laura no les enternece, déjense conmover con la de Ortega Cano visitando a su hijo en la academia militar donde estudia, y donde no han tenido en cuenta la talla del cadete a la hora de proporcionarle un uniforme: con la gorra puede hacerse un antifaz, y con el largo sobrante de los pantalones, una bufanda. No dudo de la calidad docente del centro, pero la caridad brilla por su ausencia: el niño parece un pobre enclenque vestido con la ropa de segunda mano de un Master del Universo. Vaya, que en lugar del grado de alférez, le han dado el de alfeñique. Que alguien investigue si,en lugar de la preceptiva escoba, le han hecho entrega de una escobilla de retrete (o de retreta, que sería más apropiada para el caso).

Quizá conmovido, el piedefotista de ¡Hola! hace un elogio racial del niño José Fernando que es como para romper el carné de este club:

José Fernando va creciendo de prisa...”. (Sic). Y más deprisa va a tener que crecer, si quiere llenar el uniforme antes de que se le hagan rodilleras a la altura de los tobillos..

José Fernando va creciendo de prisa. Y mira a los ojos desde el fondo de sus ojos negros”. Sólo le falta añadir: Cada vez que tengo pena, me voy a la orilla'el mar, a preguntarle a las olas, si han visto a mi amor pasar. A lo que la madre del embrión de militar (o lo que sea, que en una academia como esa se educó Fran Rivera y acabó de torero) contestaría, sin duda, como una ola. Si no es que al verlo con semejante uniforme no se ha puesto como una fiera.

Lecturas
Claro que no me extraña. ¿A quién se le ocurre llevar a un niño a estudiar aun sitio semejante? Estos millonetis... Leo que Javier Soto y María Chávarri bautizaron a su hija Sol. Y leo también: “La pequeña Sol llegó en brazos de su niñera”. Hombre, entiendo que con apenas seis meses de vida, la pequeña Sol no iba llegar conduciendo su propio monovolumen, pero lo de “en brazos de su niñera” me sorprende. ¿No tiene brazos su madre? A juzgar por las fotos, yo diría que sí.

Por lo demás, las revistas vienen prietas de declaraciones trascendentales que no van a cambiar nuestra vida.

Diez Minutos

Ana Obregón: “Cada vez que Antonia me insulta mi imagen sube como la espuma”. Algunos piensan que un jabón es de mejor calidad si da más espuma, cosa que no es cierta. Pues con las actrices pasa lo mismo...

Camilo Sesto: “El amor de mi vida es la vida, que se enamoró de mí, además de mi hijo”. Cuando analicé el éxito de El Rey el pollo frito tampoco entendí nada.

Voy terminando, que en la cocina hay bronca: ¡la taza tiene un mal café! Estoy sorprendida por la unanimidad que genera Gema Ruiz. Todos los periodistas han decidido que es guapa, lo cual demuestra que...

—¡Que los periodistas son unos pelotas!
—¡Que los periodistas son ciegos!
—¡Que los periodistas están muy carenciados!

No sé dónde se esconden los miembros de mi familia cuando se les necesita, pero siempre aparecen cuando nadie los echa en falta. Lo cual demuestra, decía, que los periodistas del corazón son expertos en corazón, no en caras. Bueno en caras sí. Y en carísimas, también. En fin.



mlimon@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir