23 de julio de 2004

La vaca se parte

El calor hace estragos, sin duda. Y si duda había, basta con echar un vistazo a las revistas de esta semana para convencerse: Rocío Carrasco ascendida a la condición de musa de la intelectualidad, Belén Esteban propuesta para la medalla del trabajo, Letizia Ortiz elevada a la categoría de mujer piadosa... Un verano espongiforme.

Como soy una mujer hacendosa y ordenada, procuraré empezar por el principio, seguir por la continuación y terminar con el final.

Empiezo por el principio...

¡Hola!

¡Hola! vuelve por sus fueros y lleva a su portada a una Rocío Carrasco vestida con un a modo de negligé que no sé si se ha comprado en el Sepu o si lo ha robado del fondo de armario de Ángela Channing.

Cito: «El que resiste, gana» dice la inoperante, y ésa es sólo la primera de una larga serie de tópicos típicos: «Donde no hay celos, no hay amor. Más claro que el agua», «Con el amor no se puede jugar, porque lo más seguro es que pierdas»... y, citando a Azúcar Moreno, «Sólo se vive una vez»...

—A esta, en su cumpleaños, le regalaron un librito de esos de Amor es... y se lo ha aprendido de memoria. Lo que no sé es de dónde ha sacado eso de: «Tampoco soy el chocolate del loro».

Yo tampoco, hija mía. Pero todo lo que dice palidece ante el dislate supino de esa foto en la que aparece con biquini y con tacones, arreglá pero naval, subida encima de una tinaja que vierte agua a una piscina. ¡Que Rajoy haga algo! Que la adopte como Mascarón de proa para su autobús reivindicativo Agua para todos, o que la nombre Miss Plan Hidrológico Fallido... Y si de paso el señor líder de la oposición nos hace la merced de prohijar al periodista espongiforme que, en un arrebato místico, ha pergeñado el siguiente pie de foto:

Sonríe Rocío Carrasco con la luz del sol sobre su pelo mientras se baña con un chihuahua entre sus manos...

Y hasta aquí puedo leer, porque el resto me da vuergüenza ajena.

Diez Munutos
Aunque, todo hay que decirlo, ése no es el comentario más cursi de la semana. El Premio Devorolor al Pie de Foto más empalagoso va a parar a las manos del anónimo currelante de Diez Minutos que, espoleado por una foto en la que la Infanta doña Cristina e Iñaki Urdangarín se dan un achuchón, escribe:

Ajenos a las miradas de todos, Cristina e Iñaki se regalaron un momento de intimidad. Entregados el uno al otro, para el “príncipe” y su “princesa” la sal del mar sabía a dulce.

No tengo nada más que añadir, porque se me ha quedado la lengua pegada al paladar y vocalizo fatal.

Sigo por la continuación...

Lecturas

Lecturas dedica un amplio reportaje a Belén Esteban. «Una gran luchadora», titulan, e intentan convencernos de que esta mujer es ejemplar. Por su parte, la delicada flor de pitiminí muestra su amplia colección de biquinis, comparte con nosotras la noticia —capital para la salvación de los chipirones pirenaicos y otras especies en peligro— de que ha engordado seis kilos y, al lado de una foto en la que muestra su rostro más patibulario, revela su secreto: «Intento poner buena cara al mal tiempo». Para mí, que está a punto de operarse la jeta, porque si no, con ese careto, no lo entiendo...

Y conste que no tengo nada contra las mujeres feas, porque no me gusta tirar piedras contra mi propio tejado. Simplemente, me revienta que vayan de sesimbols.

Hablando de gente guapa... veo más que leo un reportaje en el que se da cuenta de una cita de famosos en la inauguración de un exclusivo club social en Cerdeña. Inquietante, oigan, porque de la reunión, siquiera temporal, en un mismo local de gentes tan turbias como Alejandro Agag y Ana Aznar (nunca tan poco ha vestido tanto), Alberto Cortina y Elena Cué, y demás vivalavidas no puede salir nada bueno.

Termino por el final...

Semana
Doña Letizia ha estado de viaje oficial en México acompañando a su esposo y, entre otras actividades, ha ido a rezar a Guadalupe. ¡Y lo bien que se santigua, oye! Para ser una conversa reciente no lo hace mal, la verdad. No entiendo yo este fervor repentino, yo creo que los españoles no creyentes (bueno, yo tengo una gran fe en la Lotería Primitiva, pero ésa tampoco hace milagros) nos merecemos algo mejor...

Y ya que estamos en vena monárquica. El primer reportaje de Semana dice: «La reina doña Sofía, peregrina en el Camino de Santiago». Y el segundo nos la muestra llegando a Palma. Con todos los respetos, Majestad, ¿no tiene algún familiar o amigo que le regale una brújula?

Para rematar, anoto con preocupación lo que cuenta Diez Minutos: que Ágata Ruiz de la Prada, sí, sí, la que fue a la boda del Príncipe fue vestida de republicana, quiere heredar los títulos de baronesa y marquesa que ostentada un tío suyo, ahora fallecido. Vaya, que quiere ser Grande de España. Es como si El Mundo, se le hubiera quedado pequeño. ¿Qué pensará Pedro Jota?



mlimon@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir