30 de abril de 2004

Ana y los siete... mil

Siempre que veo a Ana Obregón, no lo puedo evitar, me acuerdo de una canción de Ana Belén (¡no la puedo aguantar!), una que decía: ¡Ana, te vas a condenar, Ana, no tienes salvación”. Era sobre una chica ligerita de cascos (puntualizo: nada que ver con el ex de Fomento, que luego don Francisco y su doña se querellan y no está una para tribunales) que habitaba un piso bajo frente a la universidad y tenía cierta propensión por los tunos. En fin... Que ahora, la bióloga y sin embargo actriz sale con un portugués. Ana y los siete, ocho, nueve, diez...

Veo el reportaje en Diez Minutos. “Él, caballero, la arropaba, romántico, con una mano por la espalda. Ella, moderna y minifaldera, se dejaba querer”. ¡Qué bonito pie de afoto! Hacía semanas que no teníamos una cosecha como la de este jueves. Tres ejemplos:

Lecturas. Nos muestra a Angelina Jolie con su hijo Maddox, que es CAMBOYANO. “El niño, de rasgos orientales...” ¡Pero si ustedes mismos nos dicen que es camboyano! ¿Qué rasgos va a tener? ¿Conocen a algún camboyano de ojos azules, pelo rubio y metro noventa de estatura?

Lecturas. “Alfredo Urdaci ha dejado el Telediario...” ¡Pero si aún lleva en el culo la huella de la patada! Si lo llegan a echar, no sé yo qué hubieran dicho.

Lecturas. Publica, como todas, un reportaje sobre la Familia Real en la apertura de la Legislatura. “Consciente de la relevancia del acto, Letizia Ortiz se emocionó y sus ojos empañaron de lágrimas...” ¡Pero quién ha dado un contrato basura al tataranieto cursi de Becquer para trabajar en esta revista!

Turno de peticiones

Petición 1. Ruego a los responsables de las revistas del corazón, DE TODAS, que dejen de hacer reportajes sobre “El estilo de Letizia Ortiz”. Ya nos hemos dado cuenta de que vestía mucho mejor cuando era periodista. Y también, de que no es culpa suya.

Petición 2. Ruego a los responsables de las revistas del corazón, DE TODAS, que dejen de tomarnos por tontos. ¿De verdad se creen que nos creemos que Felipe y Letizia reservaron mesa “en enero con nombre falso” en El Bulli y tenían sitio? ¡Pero si la tele cuenta que hace meses que no cabe un alfiler! “Somos los señores de López-Pérez y Martínez de Gutiérrez. Queremos mesa un sábado, sí, ese en el que no aceptan reservas desde el año pasado”. ¿Y se la dieron? ¡Anda ya! Por cierto, ¿quién paga la vida padre que se están pegando estos dos en vísperas de su boda? Por preguntar no se ofende a nadie...

Petición 3. Ruego a los responsables de las revistas del corazón, DE TODAS, que dejen de jugar con las fotos. ¿Por qué Letizia muestra su hombro derecho en la portada de Semana, mientras que en el interior lleva desnudo el izquierdo? ¿Se puso la camisa asimétrica al revés, se dio cuenta mientras cenaba, y se cambio entre plato y plato? ¿O es el tipo responsable de la portada que pensó que le quedaba mejor –la foto a su portada, no la camiseta a ella- al revés, y la volteó?

Hablando de fotos retocadas. Reproduzco dos de la misma persona, en la misma sesión fotográfica.

Prueba de agudeza visual: ¿qué publicación no quiere hacer publicidad gratis de una conocida marca de tampones? Por cierto, que la actriz-anuncio (frustrado) dice en una entrevista que no le gusta hablar de su relación con Fran Perea... Ésa y no otra debe ser la razón por la que no para de dar detalles. “Somos una contradicción bípeda”, dice Santiago, que sólo sabe de guarrerías.

Cambio de tercio. Bisbal, el hortera de bolera (soy fan pero tengo ojos en la cara), airea el desván de las frases hechas, “En la vida se van aprendiendo etapas”. ¡Olé, bulería, bulería! Tienes razón, rizoso, lo que quemar etapas se había quedado viejo; a partir de mañana, además, la vida nos dará lociones.

Para terminar, voy a plantearme algunas preguntas a propósito de la imagen lamentable que, esta semana, transmiten las revistas de los miembros de la llamada nobleza, que está de saldo.

Pregunta 1. ¿Quién está promocionando a esta niña, Alejandra Rojas? La pija sale cada semana en los colorines pero, como no ha hecho nada digno de tal honor, y como nadie sabe cuáles son sus méritos, los gacetilleros de letra menuda y orgullo nulo (¡toma frase! A ver si la apunto y la reutilizo más adelante) tienen que presentarla como “hija de los condes de Montarco y novia de Luis Medina”. Conmigo pierden el tiempo: no sé quiénes son los condes de Montarco y en cuanto al pollo, me la recanchunfinfla.

Pregunta 2. ¿Qué asesor de imagen ha recomendado al Gran Duque de Luxemburgo y a su numerosa familia que posen como lo hacen en ¡Hola!? Están celebrando dos cumpleaños, y los han sentado ¡a todos, y son un celemín!, en torno a una mesita baja y escuchimizada, en cuyo centro hay un chuchurrío centro (valga la redundancia, tiene que valer) de flores amarillas. “Sentados alrededor de una mesa en la celebración de los cumpleaños del Gran Duque y su hijo menor, Sebastián”, nos explican. ¡Pues vaya porquería de cumpleaños! ¿No van a tomar canapés, una tarta, no van a probar el champán? ¿O es que son vegetarianos y se van a zampar las flores?

Pregunta 3. ¿QUIÉN DIABLOS HA PENSADO QUE ERA BUENA IDEA FOTOGRAFIAR COMO LO HACEN A OCHO BELLAS JÓVENES DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA VESTIDAS DE NOVIA COMO EN UN CUENTO DE HADAS?

Ustedes perdonarán que les grite por escrito, escribo en mayúsculas porque estoy indignada. No se pierdan el reportaje, por llamarlo de alguna manera, en la página 138 y siguientes de ¡Hola!, un reportaje (por llamarlo de alguna manera) que me genera subpreguntas e inquietudes:

     Subpregunta 1. ¿A qué sociedad española se refieren? Porque lo que es a mí, estas megapijas no me representan. Si los de Pronovias, que son los que las han disfra... digo, vestido, esperan que yo compre uno de sus trajes a mi niña cuando mi niña se case, van listos.

     Subpregunta 2. ¿Cuánto han pagado a las ninfas por posar así, lánguidas y desvaídas, con las sillas por los suelos y los pelos alborotados? ¡Pero si parecen sacadas del desván de Los otros! ¿Cómo pudieron contenerse la risa mientras posaban?

     Inquietud. Una vez superada (aprendida, diría Bisbal) la etapa en la que posan como si fueran fantasmas. ¿están dispuestos a grabar un CD con las sicofonías de la gente bien española? Ahí sí, yo picaría, ya ves.

En fin. Lo dejo ya, que debo tranquilizarme. Este domingo es el día de la madre y, no lo duden: con los hijos y el marido que tengo, si las cosas pueden ir peor, irán.



mlimon@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir