3 de diciembre de 2007


Sinceridad

No quiero ponerme ni cursi ni sentimentalona, pero ésa ha sido la consigna desde el principio: este Círculo, a fuer de iluminado, debía ser sincero. Por eso, desde el principio se ha caracterizado (lo he intentado, al menos) por lo que la RAE (doy gracias a ella y a sus esforzados definidores) define como sencillez, veracidad, modo de expresarse libre de fingimiento.

Por eso quería contarles que si llego tarde es porque el cambio de diseño, con el que venimos amenazándoles desde hace unas semanas, está a punto de convertirse en gráfica realidad, por lo que éste es el último Círculo en formato antiguo, y también el primero del nuevo. Dos por uno, como el Al Pelayo.

Y vengo cargadita. Para empezar: Pedro J. Ramírez ya tiene quien le escriba, y le describa. Se trata de Eduardo Martínez Rico, puesto que él es quien firma Pedro J.: tinta en las venas, la biografía autorizada del director de El Mundo. La publicará Plaza, editorial que (me cuentan) tuvo la idea, y saldrá a la calle en mayo de 2008. ¡Ah! Y me dicen que arranca con la muerte de Umbral...

¿Será cierto?

Ha llamado mi siempre dispersa atención el hecho de que una editorial, Hotel Papel, que acaba de publicar un libro de Gloria Fuertes en castellano y catalán, haya decidido, en la versión catalana, traducir el nombre de la poeta. Que queda muy parecido, Glòria, pero no es lo mismo.

Pregunto razones y me dice mi interlocutor: «tengo que remitirme al criterio de nuestra traductora. Ella nos indica que actualmente en Cataluña se recomienda la traducción de nombres propios». ¿Están seguros? ¿Javier Marías ha de ser Xavier Marías? ¿Y Jorge Luis Borges, Jordi Lluís Borges? No sigo, porque es absurdo. Como diría Carod Rovira, un señor poco sospechoso de no simpatizar con los nacionalistas, los nombres propios son los nombres propios, aquí y en la China. Para mí, que la traductora ha sido más papista que el papa.

Revolturas

Ah, sí, el mundillo anda revuelto. Porque los líos de El Andén podrían hacer pensar a algún despistado que esa acera la gestiona Maleni Álvarez, y escritores y agentes, todos con la oreja pegada a la vía para percibir cuanto antes cualquier traqueteo, se muestran más que preocupados...

... nada que deba extrañarnos, habida cuenta de la editorial con su capazo de novedades semanales era destino y refugio para muchos...

... quizá demasiados, habida cuenta (de nuevo) de la cara de espanto que ponen algunos periodistas cuando desde la recepción de sus medios les llaman: «Fulano, la caja de El Andén».

Seguiremos atentos a las evoluciones de Juan Pascual.

Sucedidos

::: Va un lector a la librería de un gran centro comercial, sabe que acaba de salir a la venta Las benévolas y no quiere perder ni un minuto. Le atiende una simpática señorita, que no conoce el título por lo que, amablemente, se ofrece a realizar una consulta en el ordenador. «Benévolas: V-E-N-E-V-O-L-A-S. No, no lo tenemos.» «¿Está usted segura de que lo ha escrito bien?», apunta el lector tras percatarse de la falta de ortografía. «Sí señor y no, no lo tenemos. ¿Quiere que se lo encargue?»

::: Me comenta un editor que anda algo desanimado, después de haberse paseado por muchas librerías de Madrid (y aquí, cuando escribo «librerías» no quiero decir tiendas donde venden libros) y comprobar que, a pesar de que su editorial ha salido y profusamente en los suplementos culturales de los principales periódicos, pocos conocen su nombre, mucho menos su propósito y su catálogo. Su conclusión: «Los libreros no leen los suplementos culturales». Lo cual, de ser cierto, debería preocupar a los libreros, y a los responsables de los suplementos en cuestión.

Como diría el del anuncio, verdad verdadera.

Duda razonable

¿Cuántas veces, y cuántas no, ha participado Luis María Anson en lo que él mismo llama la farsa de los premios? Porque en su «Las cartas boca arriba» del pasado sábado (diario El Mundo) volvía a la carga: hasta ahora, el cervantes ha sido un premio lenamente gubernamental. «Hace cinco años, tras participar en el Jurado, me di cuenta de la farsa y la denuncié públicamente en un artículo que...» Hijo, qué currículum. ¿Se dio cuenta una vez dentro o aceptó aún abrigando (¡son tan frágiles!) sospechas.

Recordatorio (quizá) oportuno

Ahora que Tusquets ha recuperado La desaparición de Majorana, un texto fechado en 1975 de Leonardo Sciascia en el que el autor italiano recrea, a medio camino entre el ensayo y la ficción, la extraña desaparición (en 1938 y en extrañas circunstancias) del físico siciliano Ettore Majorana, bueno será recordar que un autor español, Jordi Bonells, publicó primero en francés (2004) y luego en español (2005) La segunda desaparición de Majorana (Funambulista). La misma historia, pues. Amigos de comparaciones y paralelismos, no se abstengan de satisfacer sus más bajos instintos.




Acuse de recibo


General Kuribayashi
Cartas desde Iwo Jima

El Andén

Los textos que inspiraron a Clint Eastwood.



M. Silvestre
Spanya SA

Ediciones Barataria

«Una gran novela de prodigiosa fabulación, sólida trama, personajes paródicos pero solventes, un trasfondo meta-literario en el que resuenan Kafka, Huxley, Orwell, Soylent Green y Metrópolis»
Gonzalo Ugidos.


F. Matton
Ante tus ojos

Demipage


N. Gordimer (ed.)
Contar cuentos

Sexto piso

Una cuidada selección de relatos de autores consagrados, entre ellos cinco premios Nobel: García Márquez, Grass, Saramago, Kenzaburo Oé y la propia Nadine Gordimer, además de Woody Allen, Salman Rushdie, Amos Oz, Claudio Magris, Hanif Kureishi, Susan Sontag...

Si desea comprar alguno de los libros que se muestran en esta sección,
acuda a la la librería de LA CASA DEL LIBRO en nuestro Centro Comercial.
Así nos ayudará a mantener Divertinajes.com en la red.
¡Gracias!


eorue@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir