19 de noviembre de 2007


La servidumbre y otras historias

Anuncia Sexto Piso la publicación de Instrucciones a los sirvientes, de Jonathan Swift, en traducción de Ismael Attrache, un texto que —afirma Colm Tóibín— «puede ser leído como un documento clave en la larga, cómica y ladina historia de irreverencia irlandesa en la que están incluidos Sterne y Sheridan y Wilde, Joyce y Beckett y Flann O’Brien

Cuando recibí el aviso, recordé un texto de Javier Marías en el que, a partir de disposiciones y preceptos recogidos en su tiempo por el padre de Gulliver, criticaba los comportamientos actuales de, entre otros, los llamados «padres de la patria». Recordaba además Marías (pueden leer su texto completo pinchando
aquí) que Swift no sólo escribe azuzado por el comportamiento de quienes se desempeñaron a su servicio, sino desde su propia experiencia, puesto que trabajó como sirviente de Sir William Temple.

El caso es que en el anuncio de la editorial se nos dice que Instrucciones a los sirvientes es un texto inédito en español. Y es cierto que, al menos que yo sepa o haya podido comprobar, no estaba publicado como libro independiente. Sin embargo, es uno de los relatos incluidos en Una humilde propuesta... y otros escritos (donde también encontramos Un proyecto serio y útil para construir un hospital de incurables), que Alianza Editorial sacó en 2002 con traducción de Begoña Gárate.

Periodismo literario

Creo que era César González Ruano (CGR, que diría José Carlos Llop) quien se sorprendía cuando era presentado como «escritor y periodista». ¿Acaso no son la misma cosa?, parecía preguntarse.

Lamentablemente no, podríamos responderle, y los periódicos se nos presentan cada día cargados de ejemplos de ese desencuentro: escritores que aspiran a ejercer de periodistas, periodistas que no saben escribir un texto de calidad literaria aceptable.

Por eso, la aparición de una colección como Primera página, en Editorial Diëresis, me parece relevante: porque aspira a dar fe de la existencia de un periodismo literario, y se propone publicar a periodistas actuales que tengan vocación de estilo, orientación al reportaje literario, vivencias apasionantes y, en definitiva, algo que explicar; sin olvidar a aquellos grandes clásicos del periodismo cuya obra conserve su vigencia.

Arrancan con un corresponsal de guerra de La Vanguardia, Plácid Garcia-Planas, del que bien se puede decir que se ha curtido en  mil batallas: Irak, los Balcanes, Beirut... La revancha del reportero. Tras las huellas de siete grandes corresponsales de guerra nació como serie periodística y fue publicada por el periódico de los Godó a finales de 2006. Era un regreso a escenarios de guerra narrados por siete antiguos corresponsales de ese diario, a los mismos lugares, a las mismas calles, a los mismos hoteles, de las trincheras de Francia a las calles de Saigón, de Prusia Oriental a Macedonia. ¿Quiénes fueron esos compañeros cuyos pasos sigue? Pues Gaziel o Carlos Sentís, pero también otros menos conocidos como el crítico de cine Francisco Carrasco de la Rubia, que siguió a Durruti para La Vanguardia durante el corto período en que ésta fue pro-republicana, y del que se nos cuenta que era un gran aficionado a Félix El Gato y a los cartoons americanos. A Carrasco lo ejecutaron en el Campo de la Bota, el actual Fòrum de las Culturas, al acabar la Guerra Civil.

Jordi Galves, crítico de Cultura/s, se ha atrevido a comparar a Plàcid con «el joven Josep Pla». ¡Vaya responsabilidad! 

Artesanos de la edición

Este tipo de empeños en este tipo de editoriales, quienes me leen lo saben de sobra, no dejan de admirarme. El trabajo es duro, me dicen, porque queremos hacer muy pocas novedades para hacerlas bien, porque no tenemos tiempo de hacer más y porque tampoco queremos contribuir a inundar el mercado, pero la dinámica actual impulsa a hacer muchas para que todos los actores del sector (libreros, distribuidores, exportadores...) te potencien más y te hagan más caso. Así que —añaden— son tiempos complicados para la edición artesanal...

Pero tienen buenas ideas. Y eso (confío) es lo que cuenta.

Más Dumas

Hace unos meses, editorial Navona (una extensión de la editorial de medicina natural Terapias Verdes) publicó Los Borgia, novela de Alejandro Dumas que forma parte de sus Crímenes célebres. El escritor francés, nos dijimos, vuelve a estar de moda, si es que alguna vez ha dejado de estarlo, y la recuperación de otro texto, Hector de Saint-Hermine,
por parte de Funambulista y Emecé (recuperación polémica de la que ya nos ocupamos) parecía confirmarlo.

Ahora, Navona se ha animado a recuperar Los Médicis, novela que Lasso tradujo al castellano a finales del siglo XIX, y de la que la editorial asegura que tan sólo quedan un ejemplar en la Biblioteca Nacional de Catalunya y dos en la de Madrid. Ahora, ha sido volcada a nuestro idioma directamente de una edición de 1860 de Michel Lèvy Fréres de París «de la que —aseguran— nos costó muchísimo encontrar un ejemplar».

Por cierto, que en contra de lo que muchos han publicado, Los Médicis no pertenece a la serie Crímenes célebres, integrada, además de por Les Borgia, por Les Cenci, La Marquise de Brinvilliers, Karl Ludwig Sand, Marie Stuart, La Marquise de Ganges, Murat, Urbain Grandier, Vaninka, Massacres du Midi, La Comtesse de Saint-Géran y Jeanne de Naples.

Enhorabuena

José María Gutiérrez de la Torre, fundador y director de Ediciones de la Torre, ha sido proclamado nuevo presidente de la Asociación de Editores de Madrid (AEM), tras la convocatoria de elecciones en esta institución, en la que su candidatura ha sido la única presentada. Gutiérrez sustituye en el cargo a Emiliano Martínez, presidente del Grupo Santillana, quien permanecerá en la Junta Directiva como vocal. La AEM reúne a 304 editoriales.




Acuse de recibo


A. Summers
El tren que no perdí

Global Rhythm



J. Shaara
Dioses y generales

Bibliópolis


Y. Tsunetomo
La vía del sámurai

La esfera de los libros


F. Palazuelos
Pura chatarra

Lengua de trapo

Si desea comprar alguno de los libros que se muestran en esta sección,
acuda a la la librería de LA CASA DEL LIBRO en nuestro Centro Comercial.
Así nos ayudará a mantener Divertinajes.com en la red.
¡Gracias!


eorue@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir