5 de noviembre de 2007


Hay días que parecen lunes...

Fundamentalmente los lunes pospuente. En días como hoy, me levanto imbuida del espíritu revival y no puedo dejar de cantar aquel celebérrimo «I Don't Like Mondays» que en 1979 copara las listas de éxitos. Claro, que Bob Geldof y The Boomtown Rats no sabían nada de Todos los Santos y de este noviembre que parece julio, del calor que hace… En fin, habrá que ponerse a trabajar.

Ven en tren

Ferrocarril y lectura siempre han hecho buenas migas. Aunque ahora, con el vídeo y la música portátil, son muchos los que se pasan los viajes viendo y escuchando, los vagones de un tren siguen siendo un excelente muestrario de lo que se lee, y de quién lee.

El pasado mes de julio nos desayunamos con la noticia de que, con el fin de fortalecer ese lazo, RENFE ofrecería gratuitamente a sus pasajeros obras de autores consagrados: Macbeth, de William Shakespeare, Tres sombreros de copa, de Miguel Mihura, Pepita Jiménez, de Juan Valera o Viaje al centro de la tierra, de Julio Verne, especialmente editadas por la propia empresa. El préstamo, nos dijeron, tendría lugar en vagones de media distancia a través de unos puntos de intercambio que en ese momento se encontraban en todos los trenes Madrid-Ávila-Salamanca y Cádiz-Sevilla. Eso por no hablar de los premios literarios que la empresa patrocina…

Ahora me cuentan que RENFE aspira a proporcionar a sus pasajeros más placer lector, pero sirviéndose del canal audio. Exploran la posibilidad de grabar cuentos que el viajero podría escuchar por el mismo sistema que, en la actualidad, le permite seguir la película o distraerse con varios canales de música. Andan por ahí tanteando… En principio parece que buscaban material en las escuelas de creación literaria, aunque parece que alguien les sugirió que no estaría mal entrar en contacto con las editoriales que trabajan el cuento…

Confiemos en que la iniciativa llegue a buen y literariamente atractivo puerto… ¡glups! estación.

Ni la cuota

Busco el blog de José Ángel Rojo en la página web de El País. El rincón del distraído, se llama, y es estupendo. Pero no me acuerdo de la URL, así que voy a la página donde están todos los blogs… Y, ¡oh, sorpresa!, el único destacado firmado por una mujer es el dedicado al sexo. No es que sea una puritana, pero es llamativo, ¿verdad?

Reivindicación de la jota

No, no se me asusten, que no por ser de Zaragoza les voy a endilgar una disertación sobre los cantos y danzas típicos de mi tierra. ¡Aúpa, mañica!

Bartleby Editores publicará dentro de nada y en edición bilingüe español-inglés el Libro de jaikus de Jack Kerouac. Cuenta la editorial en la nota de prensa que Kerouac «propuso una revisión occidental de la tradición del jaiku al privilegiar la concisión, capacidad de sugerencia y sencillez, por encima de su característico rigor métrico. En este Libro de jaikus hay un repertorio abundante de escenas clásicas del género pero también estampas difícilmente encontrables hasta entonces en esa tradición: América y sus escenarios míticos, estadios de béisbol, gelatinas de frambuesa, neveras o figuras históricas como Cochise, Jerónimo o Custer. Fruto de esta experimentación, el Libro de jaikus recoge una selección de más de 500 textos del autor, desperdigados en múltiples cuadernos y notas, así como intercalados en su correspondencia epistolar y novelas».

Pero a lo que voy. La obra ha sido traducida por el filólogo Marcos Canteli, y suya ha sido la idea de poner «jaikus» así, con «j», decisión que me ha permitido regresar a una de mis viejas obsesiones: la de la transcripción en castellano de palabras originarias de idiomas que no usan nuestro alfabeto. Un ejemplo: durante años, muchos aquí escribieron Nikita Khrushov cuando para que los castellanohablantes lo pronunciemos como lo pronuncian los rusos bastaba con recurrir a la jota: Jrushov. Ocurría que lo más parecido que tiene el inglés al sonido de la letra del jamón es esa combinación de «k» y «h».
En fin, no les voy a aburrir, sólo quería llamar su atención sobre esos «jaikus» que llegan justo ahora, cuando la página web de la RAE anuncia que en su vigésima tercera edición, la que ahora prepara, incluirá «haiku o haikú. 1. m. Composición poética de origen japonés que consta de tres versos de cinco, siete y cinco sílabas respectivamente». Y no en cursiva, sino en redonda.


Acuse de recibo


M. Roach
Fiambres: La fascinante vida de los cadáveres

Global Rhythm



V. Serge
El caso Tuláyev

NYRB Alfaguara

«No conozco a ningún otro escritor que pueda en verdad compararse con Victor Serge. La esencia del hombre y de sus libros está en su postura frente a la verdad. Para Serge el valor de la verdad se extendía mucho más allá de su narración simple (o compleja).»
John Berger


Á. Gabilondo
Alguien con quien habalr

Aguilar


T. de Rosnay
La llave de Sarah

Suma

Si desea comprar alguno de los libros que se muestran en esta sección,
acuda a la la librería de LA CASA DEL LIBRO en nuestro Centro Comercial.
Así nos ayudará a mantener Divertinajes.com en la red.
¡Gracias!


eorue@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir