29 de octubre de 2007


¡Había que hacerlo!

Cabaret Voltaire sigue empeñada en recuperar la obra de un autor español mal conocido en su tierra, Agustín Gómez Arcos, del que ya sacó en su día El niño pan y del que ahora nos ofrece El cordero carnívoro, la historia de un muchacho desde su nacimiento hasta que cumple 25 años, un recorrido que nos permitirá revivir los traumas causados por la guerra civil en una familia de la burguesía andaluza.


Agustín Gómez Arcos
De ella dijo Le Mondeque es un «poema carnal, sincero, provocativo, triunfante» y Le Figaro aseguró que «sexo, política y religión impregnan cada página, conduciéndonos a un final jubiloso que le dejará sin aliento». El texto conquistó también al jurado del Premio Hermès, que la consideró mejor novela francesa de 1975. Al otro lado del océano, The New York Times la definió como «inolvidable… excepcional… estimulantemente distinta e ingeniosa»; y el San Francisco Chronicle destacó «la tensión erótica [que] construye este relato emocionante y estremecedor, metáfora del futuro de España».

Sin embargo, nunca se editó en español. Hasta ahora, cuando nos llega con un prólogo de Luis Antonio de Villena. Estará en librerías la próxima semana.

La España que te cuento

Así se llama la primera entrega de una colección de audio libros titulada Voces propias que Funambulista tiene a puntito.

Y quienes nos cuentan España en tres cedés (con las voces de los autores) y libro (con los textos negro sobre blanco) coordinados y prologado (respectivamente) por José Ovejero son:


Vilá Matas

En el CD1, Enrique Vila-Matas (Los de abajo/Señas de identidad), el propio Ovejero (Julia, Pablo y el cubo de Rubik), Cristina Grande (Temperaturas), y José María Merino (El apagón).


Rosa Montero

En el CD2, Rosa Montero (Tarde en la noche), Luisgé Martín (El álbum de fotografías) y Fernando Aramburu (La colcha quemada).

Y en el CD3, Antón Castro (Cartas de domingo del más allá), Colectivo Todoazen (El año que tampoco hicimos la    revolución [fragmentos]), José Machado (Dos chinos en una piscina hinchable y otras historias reales), Isabel Núñez (Verano. Fragmentos de un blog) y Mercedes Cebrián (Mercado Común [poemas]).


José Ovejero

En su prólogo, Ovejero explicará que su intención con estos relatos, referidos todos a la España posterior a la Transición, es ofrecer una panorámica de los temas dominantes en nuestra sociedad, sobre todo aquellos que muestran que la España de hoy es distinta de la de los setenta. Y nos recordará que la literatura no es una actividad aislada de todo lo demás: el escritor trabaja en una época concreta, comparte o combate las ideas dominantes, mantiene una relación económica con lectores y editores, sus obras, por fantásticas que sean, se nutren del contexto en el que nacen, de otros libros, de otras formas de arte, de la vida en general.

Por todo ello, está convencido de que este intento de contar España a través de una recopilación de cuentos no es tan insensato como pueda parecer.

¿Lo es? Leeremos, escucharemos y juzgaremos. Aunque adelantamos desde ya que el experimento promete...

Por cierto...

En su día (¡hace meses!) les conté que Funambulista estaba trabajando en una colección de Novela Gráfica que iba a empezar con El corazón del Tártaro de Rosa Montero (Premio Primavera 2001). Ahora sé, además, que va a seguir con Las vidas ajenas, de José Ovejero (Premio Primavera 2005) y con Cardenio, de Shakespeare. Y aquí está el lío. Otra vez.

Sigue la polémica

Porque lo de los textos inéditos y no tanto me tiene en un sinvivir.

He hablado ya dos veces de este texto, Historia de Cardenio, a cuenta de la edición que acaba de lanzar a la calle Rey Lear. Una vez para anunciarla... otra, para decir que había un precedente. Creí que quedaba claro... pero no. Me escribe un lector:

Si el Cardenio de Shakespeare que saca Rey Lear es el mismo texto que sacó José Esteban editor en traducción de Charles David Ley  en 1987 NO tiene nada que ver con el texto del Cardenio que se acaba de autentificar, y que Hamilton defendió en su día. Son dos obras distintas por completo. Véase.

Aquí  va el arranque de la versión del editor José Esteban:

Pedro:
Ilustre padre, contra tu costumbre
hablas de lo que llena de tristeza
mi corazón.

Duque:
Hijo mío, ¿por qué?
Hablar familiarmente de la muerte
no cavará un instante antes mi tumba.
Mis honrosos laureles ya los llevo
desde hace largos años. Yo no quisiera
dejártelos marchitos, sino verdes
y florecientes, en ti, dignos de ti
quien con mi ducado has de heredar
mis glorias mayores.

Y aquí la obra rescatada por Hamilton...

TYRANT 
Thus high  my lords, your powers and constant loves
Hath fixed our glories like unmoved stars
That know not what it is to fall or err.
We're now the kingdom's love, and he that was
Flattered awhile so stands before us now
Readier for doom than dignity.

GOVIANUS
So much
Can the adulterate friendship of mankind,
False  fortune's sister, bring to pass on kings,
And lay usurpers sunning in their glories
Like adders in warm beams.

Así las cosas, me puse en contacto con Jesús Ejido, editor de Rey Lear.

Hace un año aproximadamente José Esteban me habló de la oportunidad de publicar Historia de Cardenio, que él ya había editado en 1987. Por entonces sólo se sabía que la leyenda difundida por Luis Astrana Marín planteaba la posibilidad de un encuentro entre Shakespeare y Cervantes en Valladolid, nunca documentado.

No obstante, es más que probable que Shakespeare, como gran parte de la gente ilustrada de la época en Inglaterra, hubiera tenido acceso al Qujijote. De hecho, como sabes, los ingleses concedieron más importancia a la obra de Cervantes que los propios españoles.

Por lo visto, según narra Charles David Ley, se pensaba que Shakespeare escribió una comedia en colaboración con Fletcher sobre el personaje de Cardenio que sale en la primera parte del Quijote. David Ley la buscó sin éxito hasta que, ya rendido, encontró Doble falsedad,  editada en Estados Unidos en 1922 y posteriormente en Holanda, en edición facsímil de la primera edición de 1722, donde se admitía la posibilidad de que el texto fuera de Shakespeare y Fletcher.

Que se sepa, Doble falsedad es la única obra atribuida a Shakespeare donde aparece un personaje del Quijote, Cardenio, David Ley contrastó la primera edición en la Biblioteca del Museo Británico de Londres y sobre ella realizó la traducción que primero editó José Esteban.

En esas estábamos cuando Gregory Doran, director de la Royal Shakespeare Company autentificó oficialmente el Cardenio de Shakespeare y Fletcher. Según los datos que facilita Doran –yo desconozco quién es Hamilton–, el estreno de la obra, su versión con el título de Doble falsedad, etcétera, coinciden con las investigaciones de David Ley. Y como tal lo recogimos en el prólogo del libro.

Que haya una o más versiones, según apunta tu avisado lector, lo desconozco. Que la que hemos editado corresponde con la autentificada por Doran parece coincidir por las pistas que nos ofrecen David Ley y de Doran. En cualquier caso, el original inglés o las fotocopias que tradujo David Ley se las llevó a la tumba y del original autentificado por Doran yo no tengo copia.

No obstante, el título versionado de Doble falsedad, la aparición del quijotesco Cardenio como personaje principal de la obra y la firma de Fletcher y Shakespeare coinciden y me parece demasiada coincidencia.

Sobre nuestra edición, que firma el propio Pepe Esteban, sólo te puedo decir que se han corregido erratas, limpiado algunas repeticiones y fijado el texto de acuerdo a las pruebas que en su día David Ley entregó a Pepe Esteban para la primera edición.
Por otro lado, en nuestra edición jamás se dice que fuera inédita en España. Se reconoce que hubo una primera edición en 1987 y jamás se intenta ocultar la autoría de David Ley ni el papel descubridor de Pepe Esteban, por lo que ahí tu lector avisado me parece confundido, además de ofensivo.

Me remito a lo que dice la faja publicitaria de nuestra edición: «La obra perdida de Shakespeare inspirada en el Quijote», «En su primera traducción al español».

Es lo que hay.

Me pirran los nombres raros

Y no me negarán que La Uña Rota lo es, al menos si hablamos de una editorial (y no, como podría suponerse, de un salón de manicura). «Se nos ocurrió una mañana de invierno en la habitación de un piso que compartíamos en Segovia y que tuvo que ver con un gato que andaba por la casa y una ventana abierta por la que entraba un poco de frío.»

La Uña Rota la forman cuatro personas: Rodrigo González, Mario Pedrazuela y Carlos Rodríguez Pérez (mi interlocutor) se encargan de seleccionar y editar los textos, y Arcadio Mardomingo es el responsable de su diseño. Todo empezó a principios de los 90, con un fanzín que empezó llamándose Fiasco y que, sin cambiar de formato, ni de concepto, fue mudando de nombre en cada número. A lo largo de 1996 empezaron a gestar la creación de una pequeña editorial donde tuviera cabida el material de algunos de los autores publicados en el fanzín, pero no sólo eso. En septiembre salió el primer título de la colección Libros inútiles: El saludo del francotirador partiendo la noche, del poeta bonaerense Fito Merchante. Y en octubre, Escritos higiénicos desde el psiquiátrico, unos relatos escatológicos de Jesús Moncada. Ese primer año llegaron a publicar seis libros.


Samuel Beckett
En 2003 abrieron una segunda línea, los Libros del Apuntador, que inauguraron con La vieja canción, un texto radiofónico de Samuel Beckett y Robert Pinget. Ahora, cuatro años después, continúan la colección con Play Strindberg, de Dürrenmatt, en el que colabora, por primera vez, el Teatro de la Abadía.

«Las prisas no van con nosotros —me dice Carlos—. Con todo, entre medias, tuvimos tiempo de crear otra colección, los Libros Robados, donde queremos recoger o bien materiales diversos, desperdigados, de un mismo autor (como es el caso de La capital de las ruinas, de Beckett, que editamos este mismo año),

Georges Pérec
o bien, textos «robados» de su contexto original, como es el caso de la obra Autorretrato doble, que Pilar Campos Gallego escribió para la escena y, en concreto, para dos actores.»

Sin prisa, pues, pero también sin pausa, ahora están preparando el Teatro incompleto, traducido por Miguel Sáenz, una serie de fragmentos teatrales de Brecht (que no se incluyeron, inexplicablemente, en el grueso volumen de Teatro completo que ha editado este año Cátedra); además de títulos inéditos de Walser, Nossack o Perec... Tiempo habrá de comentarlo.



Acuse de recibo


A. Lertxundi
Línea de fuga

Alberdania



S. Ferran
Ulises
Segunda parte: El canto de las sirenas


Sexto Piso

Seguimos disfrutando de esta adaptación libre de la obra de Homero.


F. Matton
Ante tus ojos

Demipage


X. Borrazás
La aldea muerta

Caballo de Troya

Si desea comprar alguno de los libros que se muestran en esta sección,
acuda a la la librería de LA CASA DEL LIBRO en nuestro Centro Comercial.
Así nos ayudará a mantener Divertinajes.com en la red.
¡Gracias!


eorue@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir