10 de septiembre de 2007


Servicio público

Los críticos literarios, entre los cuales no me cuento, han dado buena cuenta de las novedades da vuelta al cole editorial. Y debemos estarles por ello agradecidos. Aunque quizá sería más útil proceder a hacer un listado de «évitables de la rentrée littéraire» (está en francés pero se entiende perfectamente), siguiendo el ejemplo que Christine Ferniot, Baptiste Liger, Delphine Peras y Julien Bisson dan en el mensual francés Lire.

«Cada año lo mismo —se justifican—: intentan [las editoriales] hacer pasar naderías por obras de arte. Ojo a las apariencias, algunos libros no lo son. Para evitar los desengaños (y también que dilapiden su dinero), aquí están las novelas de las que todo el mundo les va a hablar (porque sus autores han llegado a ser vagamente populares) y que, sin embargo, son totalmente evitables.»

Sigue una lista de libros que no tienen muchas probabilidades de llegar a nuestro país, de lo cual (visto los comentarios que merecen) casi me alegro. Pero, me pregunto si habrá algún voluntario para intentarlo aquí…

Hablando de gente popular…

En junio de este año, y al pie de una nota sobre Álvaro Pombo, publiqué lo siguiente:

Por cierto, que me escribe una lectora, hija de una escritora, que dicen que le han dicho que el galardón [el Premio Planeta, claro] ya tiene ganador, un personaje tan histriónico como mediático. No sé si el nombre del supuesto planetario es algo más que un rumor... tampoco creo que importe. Sea quien sea, probablemente ya lo sabe. ¿Cómo era la frase, tantas veces citada, de Lara padre? Quizá: "Mi premio es mío y se lo doy a quien quiero", versión que no sé si respeta la literalidad de la declaración, pero sí estoy convencida de que es absolutamente fiel a su espíritu.

Discreta como soy, a pesar de las apariencias, callé el nombre del presunto afortunado, que mi interlocutora sí apuntaba. Me limité a dar una pista: «un personaje tan histriónico como mediático», que no sé si sirvió de algo a quienes semanalmente se encierran conmigo en este círculo iluminado. Esta semana, Juan Palomo, sin dar el paso definitivo, iba un poco más allá.

Ni el calor, ni las lluvias torrenciales ni las ausencias, ay, de este verano canalla (cómo no mencionar a mi Umbral, o a Bergman, o a Antonioni, o a...) han impedido que mi papelera se llenase de plumas. Me cuentan que las primeras son las del futuro premio Planeta, que viene regio y diviiinoooo. ¿Tendré que cambiar de Channel?

Blanco y en botella.

Las hay que no paran

Ya les he hablado en esta misma página (web, por más señas) del nacimiento de Impedimenta, dos de cuyos primeros títulos son traducciones del francés realizadas por Olalla García. «Estajanovista», pensé. Por ello, cuál no sería mi sorpresa al ver en los escaparates de las librerías cercanas a mi casa una novela editada por Espasa y firmada por una Olalla García que (deduje yo) no podía ser otra.

Buscando, encontré un título de la misma autora publicado por Suma… Recordé entonces que Ana Rosa Semprún, ex de Suma, estaba ahora en Espasa. Y me puse en contacto con la prolífica Olalla. ¿La habrá raptado?, quise saber.

Hombre, tampoco es que me haya arrastrado… La verdad es que cuando mandé mi primera novela, Ardashir, rey de Persia, a Suma (donde entonces Ana Rosa trabajaba como editora) ella se mostró entusiasmada desde el primer momento con el libro… ¡y eso que era de lo  más voluminoso! Cuando terminé mi segunda novela, Las puertas de seda, ella se había convertido, nada menos, que en la directora general de Espasa y me propuso que publicara con ellos. El que una auténtica profesional como es ella, sin conocerme de nada y corriendo con todo el riesgo de publicar a un autor novel, demostrase tanto entusiasmo al leer mi primera novela ha sido un factor decisivo. Creo que Ana Rosa Semprún tiene fe en mí como autora y, desde luego, yo confío plenamente en ella como editora.

Se apunta García a la novela histórica, decisión que, a la vista de cómo está el panorama literario, parece que necesita una justificación.

La Historia es un punto de referencia a partir del cual podamos contemplarnos y valorarnos a nosotros mismos, nuestra cultura y la época en la que vivimos —se explica—. Por eso, en mis novelas, el peso de la narración lo llevan los personajes, con sus angustias, sus deseos y, sobre todo, sus debilidades y fortalezas. La Historia es un personaje más, que sirve para arropar al verdadero protagonista: las pasiones humanas.

En esta tarea, hablar cinco lenguas y conocer varias más es de gran ayuda.

Cuando comencé la carrera de Historia y tomé la decisión de especializarme en el Medio Oriente antiguo, lo hice sabiendo que tendría que estudiar con seriedad las lenguas muertas que en el pasado se hablaban en la zona. Además de las lenguas clásicas, he estudiado las del antiguo Irán: avéstico, persa antiguo y pahlaví. Sólo leyendo los escritos de los historiadores griegos y romanos, y las leyendas, inscripciones y textos religiosos de los persas pueden crearse personajes que sean a la vez profundos, humanos y coherentes con su tiempo.

Políglota, pues. Y traductora.

Para adquirir un conocimiento profundo de los maestros de la literatura y para tocar la verdadera esencia de su arte, porque no sólo hay que comprender frases, sino desarticular ideas y estructuras, y reformularlas de nuevo. Traducir a autores de la talla de Stendhal y a Flaubert es una de las experiencias más enriquecedoras que un escritor pueda tener. Y me permite poner textos increíbles al alcance de toda una serie de lectores que no podrían acceder a las obras en su lengua original. De alguna manera, es una ilusión comparable a la que siento al prestar a un amigo un libro que me entusiasma.

Encontrará su página web pinchando aquí.

¡Ay, Marisol! La vida ya no es una tómbola

Y no hablo ya de los premios literarios, que ni siquiera son una ruleta. Pero henos aquí, aferrados a la estética de la luz y el colo-o-o-or.

Mientras en España los responsables del aeropuerto de Ciudad Real (cuya página web, por cierto, sigue instalada en un dominio anglófono) han decidido que Madrid-sur es mucho más comercial que Aeropuerto Don Quijote (quizá piensan que el nombre y lo que evoca: hombre que antepone sus ideales a su conveniencia y obra desinteresada y comprometidamente
en defensa de causas que considera justas sin conseguirlo, no son lo apropiado para un lugar donde se pierde el tiempo y, con frecuencia, las maletas), el pasado mes de mayo abría sus puertas en Chatham (Kent, Reino Unido) Dickens World, un parque temático que reproduce ante nuestros ojos la Inglaterra de la Revolución Industrial, es decir, pujante y miserable a partes iguales, con fábricas como esa en la que Dickens trabajaba a la tierna edad de 12 años. La atracción estrella, el Dragón Khan de Dickens World, es el crucero de las Grandes esperanzas. Ni que decir tiene que la elección del lugar no es inocente, puesto que en Chatham pasó el escritor parte de su nada afortunada infancia. Y así van las cosas. Y lo que te rondaré puesto que, si no estoy mal informada, para 2009 está prevista la inauguración de un parque temático Harry Potter en Florida.

Otro túnel ficción-no ficción

Mi amigo Jorge Dioni López, cuyo blog no me cansaré de recomendarles, llamó mi atención hace unas semanas sobre un hecho paranormal:

Reclamo su atención sobre lo siguiente: el parecido entre el cuento publicado en Divertinajes, El hombre emblemático y la noticia «Un escritor "linchado" por sus personajes».

Si quieren saber más, retrocedan un poco en el tiempo.



Luego, me hizo notar los sabrosos paralelismos que surgen entre la crisis de fe permanente de Teresa de Calcuta, de la que tanto han hablado los periódicos, y las dudas de San Manuel Bueno Mártir, paralelismos de los que Miguel de Unamuno hubiera disfrutado. Y por último, no quiso que escaparan a mi atención los trabajos de la última tuneladora (hasta ahora) que ha abierto vías de doble dirección en el terreno que une la narrativa y la vida real, ésa que con escasa fortuna (le han pillado y condenado) ha manejado el polaco Krystian Bala. La historia, tal y como la contaba en agosto el periodista de El País Juan Gómez, comenzaba así:

Un cadáver maniatado apareció el 10 de diciembre de 2000 flotando en el río Oder, junto a la ciudad polaca de Wroclaw. Su asesino había tensado una soga entre el lazo que lo estrangulaba y sus muñecas atadas a la espalda. La policía polaca no encontró pistas durante tres años. Hasta que apareció la novela Amok, firmada por un tal Krystian Bala.

El libro relata con minuciosidad un asesinato igual al que acabó con la vida de aquel individuo, de nombre Dariusz Janiszewski, quien se había relacionado con la ex esposa del novelista. La policía de Wroclaw recibió entonces por correo un ejemplar de Amok. En las lenguas centroeuropeas se usa la palabra amok para referirse a una furia homicida ciega. Escrito con letras irregulares en la portada del libro, el título Amok  acompaña a la imagen de un macho cabrío, que evoca ciertas reminiscencias satánicas probablemente efectivas en la católica Polonia.

Al principio el comisario que intuyó la conexión se ganó las burlas de la prensa y reproches por no distinguir entre ficción y realidad. Pero, el pasado día 5 el tribunal de Wroclaw escribió el final de la historia: consideró a Bala culpable de planear y dirigir el asesinato de Janiszewski, y lo sentenció a 25 años de cárcel.

Siempre maquinando

Leo: «Paulo Coelho transforma en película su último libro, La Bruja de Portobello, con directores elegidos a través de Internet. Los candidatos, que pueden ganar entre 1500 y 3000 euros, pueden inscribirse en el blog del autor hasta el 19 de marzo».

«¡Ya no saben qué inventar!», me digo. E inmediatamente me doy cuenta de que estoy equivocada: siempre hay alguien preparado, listo, ¡ya!, para sacarse un nuevo as promocional de la manga.

¿Quiere viajar a Brasil?

Ahora que aún tienen frescos los recuerdos de las últimas vacaciones, y en la convicción de que viajar es (con leer) la más hermosa de las actividades, les animo a participar en el Premio de relatos de viaje El País-Aguilar, cuyo primer premio (hay más) es un viaje a Brasil. Cada relato deberá estar escrito en castellano, tener una extensión de cinco folios mecanografiados por una cara (30 líneas por folio, 70 espacios por línea), ser original e inédito y no haber sido presentado a ningún otro concurso.

Aprovechen que en esta edición, los relatos se pueden enviar por correo electrónico (concursorelatos@santillana.es). Tienen de plazo hasta el 30 de septiembre.

Sobre libros de bolsillo

Tras leer lo que publiqué la semana pasada sobre el próximo nacimiento de una cadena dedicada en exclusiva a la venta de libros de bolsillo, el responsable del blog Llegidor pecador me escribe y transcribe algo que él publicó hace meses:

El tremendo esfuerzo que llevan haciendo las editoriales respecto al libro de bolsillo denota hambre por copar espacios a cualquier precio. Esto se traduce en el ofrecimiento de mayores descuentos, posibilidad de compras ventajosas, agresivas campañas de mercadotecnia, por ejemplo Random House con El inquisidor.Pues bien, esos esfuerzos no se corresponden con una mayor receptividad por parte de bastantes libreros, los cuales sólo ven recelos en esas políticas editoriales. En lugar de hacer de la necesidad editora virtud librera, se niegan a crear espacios para el bolsillo bien definidos, bien surtidos y bien delimitados. Con muebles ex professo para el bolsillo, sus propias mesitas de novedades,... Sin limitarse a los cuatro expositores que no crean ni unidad en la oferta, ni son adecuados a la hora de exhibir los títulos más vendidos, ni sirven para destacar los últimos lanzamientos. Un día de estos desembarcarán los vikingos y todo serán llantos y crujir de dientes.En definitiva, trasladar la cultura de la gestión del libro en 'trade' a la del bolsillo.

¿Les he dicho alguna vez lo mucho que me gusta estar en este mundo virtual?

Acuse de recibo


S. Ebadi
El despertar de Irán
Aguilar
Las memorias de la Premio Nobel de la Paz.



J. Didion
Una liturgia común
Global Rythm
Tras la excepcional El año del pensamiento mágico, llega la novela más lograda de Didion. «Un gran logro de la novelística contemporánea», en palabras de Tenessee Williams.


A. Olmos
El talento de los demás

Lengua de Trapo
La editorial de Pote Huerta cambia de diseño, aunque su empeño sigue siendo el mismo.


A. Lozano
La guerra fría
Melusina
Bueno será conocerla, ahora que dicen que vuelve.

Si desea comprar alguno de los libros que se muestran en esta sección,
acuda a la la librería de LA CASA DEL LIBRO en nuestro Centro Comercial.
Así nos ayudará a mantener Divertinajes.com en la red.
¡Gracias!


eorue@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir