2 de septiembre de 2007


La cuesta de septiembre

Me río yo de la de enero: la que cuesta es ésta. La de la vuelta al cole y la rutina. Supongo que me estaba malacostumbrando… ya saben, vacaciones, viajes, tiempo libre. ¡Mucho ocioso es lo que hay!

Y eso que siempre hay alguien dispuesto a recordarte de dónde vienes, quién eres, a qué te dedicas…

Teléfono indiscreto

Les cuento una pequeña maldad sin importancia. Iba yo cruzando las Españas en un autobús de la compañía ALSA («en un ALSA», como diría sin más un asturiano pecando de sinécdoque... aunque aquí la figura literaria podría también llamarse monopolio, o casi). Delante de mí, un individuo, que acabaría apeándose en Boecillo, habla a voz en grito por su teléfono móvil. Entre ustedes y yo, me horripila la gente que cree que sus conversaciones privadas son de interés general, como los partidos de fútbol (ah, bonita discusión). En fin.

El caso es que el tipo fue de lo más indiscreto. Confieso que, siendo como soy periodista, ergo cotilla profesional, desplegar las orejas me cuesta más bien poco. Pero, créanme si les digo que en esta ocasión no hizo falta realizar un gran esfuerzo para escucharlo todo de pe a pa.

Por supuesto, lo que les cuento no es textual, claro, no iba a grabar la conversación, ni a tomar notas, aunque sí es fiel a lo allí pronunciado. Y les diré que donde yo coloco púdicas iniciales, el voceras daba nombres y apellidos.

«Fernando, mándale la novela a M.C., es la editora de M. Diles que vas de mi parte, de parte de I.M. No, a los de M.R. ni se te ocurra. La anterior jefa de prensa era amiga mía, pero la echaron y la de ahora es una…»

Conste, por otro lado, que yo al escritor en cuestión no lo conocía personalmente, así que sé quién es única y exclusivamente porque él lo proclamó a los cuatro vientos. Lo que se dice un tipo contenido, vaya. Un modelo de discreción.

Libros de bolsillo

Se habla, y mucho, del éxito que el formato tiene, éxito del que (obviamente) ya han tomado buena nota las editoriales. Hace unas semanas, una amiga librera me comentó que sopesaba la posibilidad de abrir una librería dedicada en exclusiva a libros de bolsillo, y de hacerlo en una calle prieta de tiendas de moda para los más jóvenes. 

Logo Pocket Shop
Le dije entonces que yo misma había comentado en alguna ocasión que echaba en falta librerías así especializadas, aunque mi nulo impulso empresarial me retuvo. Le fije también que, en cualquier caso, tanto ella como yo llegábamos tarde: ya hay quien está en ello, y con mucha más potencia de tiro: Pocket Shop España, que nace a imagen y semejanza del exitoso Pocket Shop sueco.

El responsable en nuestro país es Stig von Bahr, y la iniciativa llegó a su cita con el verano en plena fase de contratación de tiendas, básicamente en entornos de viaje.

El que no corre, vuela

No ha tenido mucha suerte ZP con los libros que le han sido consagrados, excepción hecha de esa hagiografía firmada por Javier Valenzuela que Rafael Reig sentenció en juicio sumarísimo. La mayoría de los que, en nombre propio o aludiendo al testimonio de distintas personalidades, se han ocupado del presidente (Fernando de Haro, Pío Moa, Ignacio Villa, Gustavo Bueno) han criticado con mayor o menor virulencia el vacío ideológico y cultural de la política de nuestro presidente.
Aprovecho para pedir, en nombre de Pinocho, Alicia y otros personajes entrañables, que no los mezclen en estos asuntos porque no se lo merecen.

Me pregunto si, cuando llegue la avalancha de libros sobre la primera legislatura zapaterista, la suerte librera de don José Luis cambiará. Me cuenta un amigo, analista político con años de experiencia y toneladas de cordura, que está a punto de concluir un libro sobre estos cuatro años, y que se lo ha ofrecido a Temas de Hoy, pero que la editorial ha declinado la oferta porque ya tienen otro contratado. Así que, de momento, dos. Y los que vendrán.

Novedades llamativas

Como los de todos cuantos nos dedicamos a esto, mi buzón se ha visto bombardeado este verano por quienes, desde los gabinetes de prensa de distintas editoriales, quieren darnos a conocer las novedades de la temporada. Otros foros, otras columnas, otros medios han dado ya cumplida cuenta de las novedades de esta rentrée, así que yo me limitaré a mencionar aquéllas que más han llamado mi atención.

Impedimenta, nueva en esta plaza, de cuyo nacimiento dimos cuenta en un Círculo pre veraniego, lanza su primer libro: La abadesa de Castro, de Stendhal, al que seguirán La pulga de acero, de Nikolai Leskov, Noviembre, de Gustave Flaubert, y clásicos modernos nunca antes editados en castellano, como El hospital de la transfiguración, de Stanislaw Lem, Santuario, de Edith Wharton, o Estallidos y bombarderos, de Wyndham Lewis.

El primero (ver más abajo, en la sección Acuse de recibo) me acaba de llegar, y no lo he leído aún. En cualquier caso, no es cuestión de descubrir a su autor a estas alturas. Más curiosa (y riesgosa) me parece la elección del segundo título: La pulga de acero, un relato cargado de crítica social y creatividad literaria debido a un autor ruso poco conocido por estos pagos, Nikolai Semionovich Leskov. La traducción de la peripecia del zurdo de Tula ha corrido a cargo de Sara Gutiérrez, responsable en Divertinajes de la sección de viajes, también de la de salud. Sara vivió siete años en Rusia, donde se desempeñó como médico, y puedo asegurarles (con un cierto conocimiento de causa: yo, que también viví un tiempo en Moscú, la conocí allí) que es una de las occidentales que mejor conoce y entiende eso que hemos dado en llamar «el alma rusa». Su traducción respeta las intenciones y los logros del original, sobre todo cuando se trata (particularidad que otras traducciones anteriores de este texto habían «olvidado») de verter al castellano esos vocablos inventados por el escritor, palabras que a sus propios lectores en su misma lengua sonaron incomprensibles.

Periférica publica, y es la primera vez que eso ocurre en España, una novela de Shopenhauer...  Johanna Schopenhauer, la madre de Arthur. No se equivoca el editor, Julián Rodríguez, cuando asegura que «pocos lectores saben que la madre del importante filósofo Arthur Schopenhauer era novelista, y una de las más famosas de su época, amiga y protegida de Goethe, quien la estimaba mucho como escritora. Nunca antes había sido traducida al castellano. Ni una sola de sus obras». La nieve, que así se titula, sucede en dos escenarios distintos: un salón burgués en Alemania y las nieves del Mont Blanc. «Se trata de una novela con múltiples “caras”: historia de amor y pasiones arrebatadas, historia de amor casi homoerótica, historia de personajes que se ven desposeídos de lo que más quieren (...) también anticipándose a la cultura “ecologista” que llegaría más tarde a Alemania.»

Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores publica Vida y destino, de Vasili Grossman. Lo único que puedo decir es: ya era hora. Vida y destino es una de las grandes novelas del siglo XX, y nos llegará traducida por vez primera del ruso y del manuscrito íntegro por Marta Rebón. Grossman (de quien, por cierto, existe en nuestro idioma una biografía parcial publicada por Crítica: Un escritor en guerra: Vasili Grossman en el Ejército Rojo, 1941-1945, de Antony Beevor) había tenido mala suerte editorial en España, la edición que de su obra magna puso a nuestra disposición Seix Barral en 1985 era floja e incompleta. Hace ya algún tiempo, reclamé modestamente que alguien se ocupara de subsanar ese error. Afortunadamente, está hecho. Ojalá el resultado no defraude nuestras expectativas.

Random House Mondadori (tenían otro nombre más para la ristra, pero se les descolgó en el último momento) publicará en dos de sus sellos y en noviembre (con apenas una semana de diferencia), Lord Jim, en traducción nueva de Verónica Canales, y Las vidas de Josep Conrad, biografía firmada por John Stape. Las razones de la acumulación son claras: se cumplen 150 años del nacimiento del autor de El corazón de las tinieblas.

Otra maldad

Para terminar como empecé… ¿Qué autor de best-séllers de esos que culebrean a media altura en las listas de éxitos manifiestamente mejorables tuvo la osadía de decir, en una comida con periodistas (al fin y al cabo, somos colegas), que si él fuera francés ya habría ganado el Goncourt? Sí, yo también odio las preguntas sin respuesta, pero es que el pudor me impide revelar el nombre del insensato.



Acuse de recibo


J. Sierra
La ruta prohibida
Planeta



Stendhal
La abadesa de Castro
Impedimenta

Traducción de Olalla García, introducción de Pablo d'Ors.


E.T.A. Hofmman
El mayorazgo

Nórdica Libros
Traducción de Jorge Seca y prólogo de la especialista en literatura alemana Marisa Siguan.


A. Masegosa
Crónica de un viaje al sur del Sáhara
Libros de la Catarata

En colaboración con la Casa de África

Si desea comprar alguno de los libros que se muestran en esta sección,
acuda a la la librería de LA CASA DEL LIBRO en nuestro Centro Comercial.
Así nos ayudará a mantener Divertinajes.com en la red.
¡Gracias!


eorue@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir