11 de junio de 2007


Lástima que terminó...

... el festival de hoy. Pronto volveremos con ¡más diversiones!

La cancioncilla con la que sus amigos festejaban a "Porky, Porky, nuestro rey, favorito, sin igual" (¡qué mayores nos hacemos) me viene que ni pintada para despedir la edición 2007 de la Feria del Libro que, según una encuesta a pie de caseta llevada a cabo con espíritu para nada demoscópico, ha sido muy buena.

Los feriantes se hacen lenguas sobre el segundo fin de semana. No sobre el primero, lluvioso o pocho; ni sobre este postrero, siempre crepuscular, sino el intermedio, en el que lució el sol sin apabullar y los lectores acudieron deseando comprar.

Y la vida sigue

Lejos de pararse, libreros, editores y, por supuesto, escritores siguen trabajando. Antes, el final de la Feria casi marcaba el inicio del verano. Casi... Ahora, la actividad no cesa: quedan por delante semanas de temporada alta, y además hay que dejarlo todo preparado para septiembre.

En la caseta de Páginas de espuma, Juan Casamayor "jugaba" a los libreros y echaba mano de agenda. La primera presentación de la nueva temporada será el 4 de septiembre, un libro de microrrelatos de José María Merino, que quiere dejar su obra bautizada antes de cruzar el charco e instalarse una temporada en Estados Unidos. Aún no hemos vuelto de las vacaciones y ya estamos estresados... ¡uf!

Puede que la nostalgia sea un horror, pero...

Hablando del tiempo que pasa... En la caseta de Friends & Freaks, donde saben mucho de cómic sesudo, no salían de su asombro porque lo más vendido era... ¡Las nuevas aventuras de Esther!

Conste que no es una reedición de las empalagosas aventuras que cautivaron a tantas niñas allá por los años... allá por los años, no voy a darles más pistas. Además, Esther es más de mi hermana que de mi quinta. En fin. Las aventuras de esta morena que podía haber sido española, aunque parecía más bien inglesa, habían salido del magín de una historietista e ilustradora española, Purita Campos, quien según creo trabajaba desde España aunque el destino de sus creaciones era una publicación británica. Encuentro su biografía en la página web de la editorial Glénat:

Purita Campos (Barcelona, 1937), estudió dibujo durante siete años en la Llotja de Barcelona y después trabajó como ilustradora y figurinista, colaborando en varias revistas de modas. A finales de la década de 1950 entró en el mundo de la historieta gracias a su calidad como dibujante y a su buen hacer, se inició profesionalmente como portadista en colecciones como Can Can o Celia, de Editorial Bruguera, y pronto comenzó a realizar historietas para las colecciones de tebeos para niñas de la misma editorial, Sissi, Blanca, Dalia, etc. Y años después comenzó a trabajar para las editoriales inglesas, para las que realizó diversas series de historietas femeninas a través de la agencia Creaciones Editoriales, alcanzando un gran éxito al dibujar los guiones de Phillip Douglas para la serie Patty´s world, que realizó durante casi veinte años para diversas revistas inglesas y que fue publicada en España con el título Esther y su mundo; esta obra supuso para la autora el éxito y el reconocimiento internacionales.

Purita Campos forma parte de la generación de dibujantes que en las décadas de 1970-1980 contribuyeron al renacimiento de la historieta española, con obras realizadas en gran medida para editoriales y lectores ingleses, holandeses, alemanes, nórdicos, y también americanos. A través de sus historietas, Purita se muestra como una de los mejores dibujantes españoles de su tiempo, con una obra que no ha perdido frescura e interés y que, más allá de la nostalgia, muestra su valía e interés actuales. Su alta calidad como dibujante no ha sido suficientemente valorada hasta ahora, pese a ser, quizá, la autora más importante de la historieta española, junto con Pili Blasco. Entre sus historietas más famosas están, además de Patty´s World, la protagonista de la revista holandesa Tina, un personaje con el mismo nombre que la revista, sobre guión de Andreis Brandt. Y la serie propia Gina, desarrollada en equipo con el guionista Francisco Ortega. Gina parte de los modelos y convenciones de la historieta inglesa para niñas. En la serie se refleja la vida diaria de Gina, sus amigos, su familia, con los pequeños acontecimientos que resumen la vida de una adolescente a la que vemos crecer como persona y como mujer a lo largo de este libro, desde las amistades juveniles hasta los primeros amores en el ambiente acelerado de los años 70/80. Se trata de una obra de autor, pues pese a los nombres y la ambientación británicas Purita Campos y su guionista trabajaban con la vista puesta en las adolescentes y las jóvenes españolas de aquellos años, por ello Gina puede considerarse una serie ejemplar en tanto que retrata a las muchas Ginas, Puras, Mercedes, Pilares, Estrellas y Paquitas que protagonizaban el gran cambio sociológico de aquellos años, en un mundo que en el último tercio del siglo XX estaba evolucionando profundamente.

Ahora, Purita, convertida en Pura, ha vuelto para, junto al guionista Carlos Portela, recuperar a un personaje que tantas no habían olvidado. Vale: yo tampoco.

Suerte de plagio

Y no nos referimos a la irresistible... no me atrevo a escribir "decadencia", aunque... de Bryce Echenique, sino a esa moda literaria consistente en reescribir los clásicos.

Está, por un lado, lo que hace 451, esas versiones narrativas de obras de la literatura universal, realizadas por escritores de hoy. Los primeros títulos han sido Leyendas de Bécquer de Lorenzo Silva, Elia Barceló, Juan Bonilla, Carlos Castán, Fernando Marías, Marta Sanz, Juan Bas y Mercedes Abad; El Lazarillo de Tormes de Martín Casariego Córdoba, Nicolás Casariego, Marcos Giralt Torrente y Francisco Casavella; y ¡Mio Cid!, de Antonio Orejudo, Luisgé Martín y Rafael Reig (estupenda, por cierto, su sección en El Cultural).

Ahora, Malabares se sitúa en esta senda, y en la fecunda tradición de Herbert Quain y Pierre Menard (autor de El Quijote), y publica la Nueva historia universal de la infamia, de un galés Rhys Hughes, admirador de Jorge Luis Borges. Al que sigue, pero no plagia. En sus páginas aparecen del barón Von Ungern-Sternberg, Buda atroz, a François l’Olonnais, devorador de corazones, pasando por el loquísimo rey Henri Christophe, el impostor honrado Denis Zachaire, el incivil héroe Dick Turpin y el gusano supremo Francisco Solano López, sin olvidar al proveedor de calamidades Basil Zaharoff. Da la impresión de que la de la infamia es una historia que nunca dejará de escribirse...

Ingenuidad franciscana

Álvaro Pombo despidió la Feria firmando, y celebrando (imagino) la cuarta edición de su Vida de San Francisco de Asís. Una paráfrasis, siempre en Planeta. El libro nació como un encargo, el que le hizo Rafael Borrás para una colección de biografías, y se convirtió en algo diferente que queda concretado en ese extraño subtítulo,
Una paráfrasis
, que el autor explica en el prólogo: en sus acepciones segunda y tercera del diccionario de la RAE, dice, en la definición de "paráfrasis" aparece el concepto de "imitiación". Y ahí se destapa Pombo: su proyecto era, es, una paráfrasis en la medida en que se trata de una imitación literaria, pero también una imitación espiritual.

El escritor afronta así este verano a la vuelta del cual le quedarán apenas semanas antes de ser destronado como Premio Planeta. Y aunque aún hay reinado por delante, dice que con la Feriacasi se acaba todo. Parece ser que las ventas de su Matilde Turpin no han ido lo bien que un Planeta acostumbra. Pero él no parece preocupado, y la editorial tampoco. Para los editores, se trataba fundamentalmente de recuperar la prestancia tras el episodio chusco protagonizado por María de la Pau Janer y Juan Marsé. En ese sentido, objetivo cumplido... ya venderán otros.

Por cierto, que me escribe una lectora, hija de una escritora, que dicen que le han dicho que el galardón ya tiene ganador, un personaje tan histriónico como mediático. No sé si el nombre del supuesto planetario es algo más que un rumor... tampoco creo que importe. Sea quien sea, probablemente ya lo sabe. ¿Cómo era la frase, tantas veces citada, de Lara padre? Quizá: "Mi premio es mío y se lo doy a quien quiero", versión que no sé si respeta la literalidad de la declaración, pero sí estoy convencida de que es absolutamente fiel a su espíritu.

El mundo en que vivimos

Comprender nuestro tiempo no es tarea fácil, y es obvio que, en ese terreno de la explicación y el análisis, las editoriales tienen mucho que decir.

Así, del mismo modo que antes profundizaron en otros fenómenos, en otras ideologías, ahora estudian con fruición ese mundo islámico del que tantas cosas dependen, y del que tan poco sabemos.

Coinciden en mi mesa dos novedades: 100 mitos sobre Oriente Próximo, de Fred Halliday (Globalrythm) y Guía políticamente incorrecta del Islam (y de las Cruzadas), de Robert Spencer (Ciudadela).

Fred Halliday es profesor de relaciones internacionales en la London School of Economics. Su libro se estructura en 100 entradas en las que, a partir de afirmaciones comúnmente aceptadas, deconstruye algunos mitos perniciosos e infundados. El libro sale en la colección PoliRitmos, una biblioteca de ensayo político, musicológico, histórico y literario.

Robert Spencer, director del Obervatorio de la Yihad, parte de una aseveración tajante: todo lo que usted sabe sobre el Islam y las Cruzadas es falso, en tanto que Ciudadela presenta la obra como "un necesario antídoto ante el 'buenismo' y la 'Alianza de Civilizaciones'", es decir, posicionándose ideológicamente dentro del campo político español.

No entro en valoraciones, acérquense ustedes a los libros, y juzguen sin necesidad de prejuicios. Sea como fuere, el debate siempre es bien venido.


Acuse de recibo


C. Rodríguez Braun
Tonterías económicas
Lid

El autor, en su salsa liberal, nos ofrece una suerte (en su opinión, una desgracia) de antología del disparate económico.



L. Pirandello
Cuadernos de Serafino Gubbio operador
Gadir

Inédita hasta hoy en español, está considerada como una de las obras esenciales de Pirandello.


A. Anson
Llamando a las puertas del cielo
Artemisa

Una lectura adecuada a los tiempos (y las conmemoraciones) que corren, puesto que es una novela sobre la Transición.


V. Mréjen
Mi abuelo
Periférica

Una novela, y también el retrato de toda una generación, la de los nacidos a finales de la década de 1960.

Si desea comprar alguno de los libros que se muestran en esta sección,
acuda a la la librería de LA CASA DEL LIBRO en nuestro Centro Comercial.
Así nos ayudará a mantener Divertinajes.com en la red.
¡Gracias!


eorue@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir