27 de abril de 2007


La imagen y las palabras

No me creo del todo eso de que una imagen vale más que mil palabras. Y mi incredulidad está bien fundada: soy, ante todo, una periodista de radio. Una radiofonista. Así que estaría mal visto y oído que lanzara piedras contra mi propio tejado profesional.

A pesar de lo cual, el mundo de las letras sigue empeñado en forjar y difundir imágenes que, cree, le van a ayudar. Por ejemplo: la (casi) primera cita de los responsables de la Feria del Libro de Madrid con los periodistas ha sido para presentar en sociedad el cartel de este año, obra de Pep Carrió. Vale, cualquier excusa es buena, pero no deja de maravillarme que se convoque una rueda de prensa especialísima.

Confiemos al menos en que imagen y palabra, unidas, consigan ser fuertes. Y que esos caballitos librescos atraigan a muchos paseantes-lectores. Cruzamos los dedos para que, un año más, la Feria sea un éxito.

Vuelve Maus

Hay libros que, por las razones que sean, acumulan tras de sí una larga historia… editorial. Viene esta profunda reflexión al caso del anuncio, por parte de Random House Mondadori, de la publicación en su colección Reservoir Books de Maus, de Art Spiegelman, el cómic autobiográfico (y biográfico: allí está Art, pero también y sobre todo su padre, Vladek) con el que el autor ganó un Premio Pulitzer en 1992.

Según datos obtenidos en la Agencia española del ISBN, la obra salió en España y en 1999 gracias a El Aleph Editores, y en 2001 (primera edición. Después vendrían más) se hizo cargo de ella Planeta-De Agostini, que confió la traducción a Roberto Rodríguez. Al tiempo, la obra era vertida al catalán y publicada por Inrevés Edicions (2003, 2004, 2006).

Pero ciñámonos al castellano. Mondadori recupera ahora el título, y la versión que anuncia es responsabilidad de Cruz Rodríguez Juiz. Curiosamente, la frase promocional que utiliza es la misma que tengo en mi edición planetaria: «Lo cierto es que Maus es un libro que uno no puede dejar, ni siquiera para dormir. Cuando dos de los ratones hablan de amor, te conmueve; cuando sufren, lloras. Poco a poco, a través de este relato compuesto de sufrimiento, humor y los desafíos cotidianos de la vida. Uno queda atrapado por el lenguaje de una antigua familia del Este de Europa y es arrastrado por su ritmo suave e hipnótico. Y cuando uno acaba Maus, se siente bien triste por haber abandonado ese mundo mágico...». Firmado: Umberto Eco.

Las diferencias son mínimas. Allí donde el traductor de Planeta apostaba por un punto y coma, el de Mondadori elige una coma. Si uno dice «relato compuesto de», otro prefiere «pequeño cuento que incluye». Y lo que para aquel es suave, para éste es gradual. ¡Ah! Como Planeta publicaba reunidos los dos volúmenes de la obra original, la cita (en la contraportada) acababa donde les digo; sin embargo, Mondadori añade un paréntesis que también debe pertenecer a la frase original: «(suspiras por la secuela que te hará regresar…)».

Vuelve Plinio

«Si yo tuviese talento para ello, me gustaría hacer de Plinio no un exclusivo investigador de crímenes, robos y secuestros, sino de sucesos humanos no codificados, cuyo fruto, en lo bueno y en lo malo, conforma la convivencia humana...»

Parecía dudar Francisco García Pavón de su talento, y no fue el único: el mundo editorial no le ha hecho justicia. Y eso que, como se ha dicho y escrito, García Pavón es, sin duda, el pionero de la novela policiaca de calidad y su protagonista, Manuel González, Plinio, el jefe de la policía municipal de Tomelloso (localidad natal del autor), es el primer personaje plenamente español alejado de los trillados paradigmas de la novela negra anglosajona.

Plinio, al que tantos identificamos con Antonio Casal, por la adaptación televisiva de sus peripecias (inolvidable también Alfonso del Real en el papel de Don Lotario, su Sancho Panza), se constituía en cada investigación como el eje central de varias historias, en apariencia secundarias, que permitían al autor bosquejar un retrato concienzudo, costumbrista y prieto de humor de su tiempo, un tiempo nada fácil.

Ambos caracteres, y no sólo ellos, dan fe del talento de García Pavón para construir tipos humanos cercanos, perfectamente creíbles, insertos en ese mundo rural dominado por los señoritos en el que el investigador sobrevive gracias al sentido común, la inteligencia y la intuición.

El año pasado, Destino publicó Plinio, casos célebres, casi 20 años después de haber editado Nuevas historias de Plinio (1988) que eren, si no estoy equivocada, la hasta entonces última aparición del personaje. Ahora es Rey Lear la editorial que toma el relevo de este tímido revival, con el deseo confeso de hacer justicia al hombre que reinventó y dio personalidad propia al género en España.

Y aquí está Plinio. Primeras novelas, tres intrigas ambientadas durante la dictadura de Primo de Rivera (1923-1930). En Los carros vacíos, el policía se enfrenta a un asesino múltiple que mata a sus víctimas de un brutal navajazo; El Carnaval aborda un extraño asesinato bajo el que se oculta una trama donde se mezclan la ambición y la pasión amorosa; y El charco de sangre narra de un crimen que comienza sin que aparezca el cuerpo del delito y cuya la solución pasa por el prostíbulo de Andrés el Ciego.

El día 10 de mayo, la obra será presentada en Tomelloso. Plinio, pues, vuelve a casa.

Una vieja tradición

Hubo un tiempo en el que los poetas españoles dirimían sus diferencias a golpe de versos. Quevedo se metía con Góngora

Yo te untaré mis obras con tocino
Porque no me las muerdas, Gongorilla,
Perro de los ingenios de Castilla,
Docto en pullas, cual mozo de camino.

Apenas hombre, sacerdote indino,
Que aprendiste sin christus la cartilla;
Chocarrero de Córdoba y Sevilla,
Y en la Corte, bufón a lo divino.

¿Por qué censuras tú la lengua griega
siendo sólo rabí de la judía,
cosa que tu nariz aun no lo niega?

No escribas versos más, por vida mía;
Aunque aquesto de escribas se te pega,
Por tener de sayón la rebeldía.

…y Góngora, con Quevedo.

Anacreonte español, no hay quien os tope.
Que no diga con mucha cortesía,
Que ya que vuestros pies son de elegía,
Que vuestras suavidades son de arrope.  

¿No imitaréis al terenciano Lope,
Que al de Belerofonte cada día.
Sobre zuecos de cómica poesía
Se calza espuelas, y le da un galope?

Con cuidado especial vuestros antojos
Dicen que quieren traducir al griego,
No habiéndolo mirado vuestros ojos.

Prestádselos un rato a mi ojo ciego,
Porque a luz saque ciertos versos flojos,
Y entenderéis cualquier gregüesco luego.

No soy yo quien ha de dirimir si esas justas rimadas eran la mejor manera de solventar diferencias, ni si eran convenientes o adecuadas, pero confieso que leerlas me regocija. Y, siendo como soy cotilla (es decir, periodista), en el panorama literario actual echo en falta esos duelos que, antes que quebrantos, traían risas.

Por eso me ha hecho gracia recibir este soneto dedicado a la candidata Popular al Parlamento balear. Circula como Anónimo del siglo XXI, aunque lo he encontrado enviado por un llamado Salvador Oliva en un foro en catalán. La traducción es libre, y mía.

Maria de la Pau i de Corbella,
tu que, escalant, t’assembles a l’isard,
per alt que pugis, mai la teva estrella
brillarà gaire més que un trist petard.

Per més que tinguis fama de ser bella,
se’t veu el cap lleuger dintre l’esguard;
perxò tot el que escrius se t’atropella
i com més ràpid puges, més fas tard.

Et deleixes per l’or i els talonaris,
vas darrere dels premis literaris
i els obtens, mediàtica, amb enganys.

L’escalada que fas no té durada;
de fet, et veig caient per l’escarpada,
i que ets no-res, t’ho mostraran els anys.
Maria de la Pau y de Corbella
Tú, que escalando pareces un bucardo
Por alto que subas, nunca tu estrella
Brillará mucho más que un triste petardo.

Por más que tengas fama de ser bella,
Se te ve la cabeza hueca a través de la mirada;
Por eso, todo lo que escribes se te atropella,
Y cuanto más rápido subes, más tardas.

Te pierdes por el oro y los talonarios,
Vas detrás de los premios literarios,
Y los obtienes, mediática, con engaños.

La escalada que haces no tiene futuro:
De hecho, te veo despeñándote por el muro
Y que no eres nada, lo demostrarán los años.

El otro día, un amigo proponía, para promocionar el libro, un Aquí hay tomate literario. No digo yo que haya que llegar a tanto, pero… ¡glups! Se me va la olla. Mil perdones.

Gente con remango

En estos tiempos mercadotécnicos, cargados de dificultades promocionales, los periodistas recibimos, a veces, mensajes extraños de escritores en busca de una oportunidad. Lo más curioso es que no se trata de una oportunidad para publicar, por cuanto no son escritores inéditos, sino para dar a conocer su trabajo, sus libros.

Es el caso de Patxi Irurzun (Pamplona, 1969), autor entre otros trabajos, de las novelas Cuestión de supervivencia (Altafaylla, 1998), y Ciudad Retrete (Txalaparta, 2002), el libro de viajes Atrapados en el paraíso (Premio a la creación literaria del Gobierno de Navarra 2005) y el minilibro El cangrejo valiente (La Olla Express, Barcelona, 2004); ganador de diferentes premios (El Viajero de El País-Aguilar, Ciudad de Palencia o el Francisco Yndurain de las letras para autores jóvenes); y editor de la revista literaria Borraska.

Su correo electrónico decía así:

Odio enamorado, la nueva novela de Patxi Irurzun, es una operación literaria a vida o muerte, que vivisecciona el contradictorio corazón humano, capaz de lo peor y de lo mejor. Con el telón de fondo del mundial 98, en París, dos personajes se encuentran en un momento crítico de sus atormentadas existencias: Vicent es un músico superviviente del holocausto nazi; Margueritte una periodista veterana que acaba de perder su trabajo. A ambos les persigue una música perturbadora; una sinfonía hermosa y perturbadora, compuesta por una mente enferma, por un genocida...

A lo largo de esta intensa, casi dolorosa novela, Margueritte y Vicent rememoran los episodios más trascendentales de su vida (Auschwitz, la guerra civil española...), o los encuentros con personajes históricos: Janis Joplin, la cantante de blues Bessi Smith, Adolf Hitler... Todos ellos desfilan por estas páginas, mostrándonos las miserias y las grandezas de sus vidas domésticas.

La novela cuenta con portada e ilustraciones del dibujante malagueño Kalvellido.

Para comprarlo: www.edicionesidea.com
Contacto, entrevistas, etc: pirurzun@terra.es

También nos escriiben editores, para darnos cuenta de sus innovaciones. ¿La prueba? La campaña promocional buena, bonita y barata que la editorial Bibliópolis ha organizado para lanzar El vídeo Jesús, de Andreas Eschbach, un autor al que Der Spiegel ha definido como el Michael Crichton alemán. El libro, un best seller en Alemania, Francia, Rusia y Holanda, tiene aquí página web propia y tanto en ella como en YouTube, convertido cada día más en un canal promocional, hay un vídeo inspirado por el argumento de la obra. Si pudieras viajar al pasado con una cámara de vídeo... ¿qué minuto de la Historia grabarías?

Tal y como les avanzamos...

Presentación en sociedad de BlowUp Novelas Cortas, la primera colección del país dedicada exclusivamente a este género intermedio entre el cuento y la novela. Su responsable es Emilio Ruiz, también responsable de la revista Eñe, quien anunció su intención de publicar seis trabajos al año y, aunque reiteró su vocación primera de que sean obras de autores en español, no se cerró a otras lenguas; de hecho, tiene por ahí el manuscrito de un islandés que le hace tilín.

Coincidieron Ruiz y el autor de la que será la segunda novela del sello, Doménico Chiappe (Entrevista a Mailer Demon. Sale en mayo) en considerar que ya era hora de que hubiera una colección dedicada a la novela corta, que tantas veces tiene que travestirse en larga para ser publicada. Por su parte, Javier Salinas, al que le cabe el honor de dar el pistoletazo de salida con El cuaderno secreto de Hans, comentó la satisfacción que le produce el haber sido elegido. «Si no tienes nombre, piensas que es una apuesta por la calidad. Y eso siempre es una satisfacción. » Suerte a todos.


Acuse de recibo


J. Pascual
Periplos y Derrotas del Chancro de Azamor
Caballo de troya

Vida, aventuras y periplos de Ismael un judío de origen español de la estirpe de los Adibe que se han aposentado en Azamor.



Y. Serrano y V. Fernández
Descalza por la vida
Roca Editorial

Un libro que nos acerca al mundo íntimo del drama cotidiano de esas mujeres que sufren malos tratos.


V. Kent
Cuatro años en París
(1940-1944)

Gadir

Kent, una de las mujeres más sobresalientes del siglo xx en España, relata aquí los años en que permaneció en escondida en París tras la invasión nazi, perseguida por la Gestapo y por la policía franquista.


F. Torrent
Juicio final
Planeta

Novela de intriga que reitera la denuncia sobre el escurridizo juego político que se da en Valencia.

Si desea comprar alguno de los libros que se muestran en esta sección,
acuda a la la librería de LA CASA DEL LIBRO en nuestro Centro Comercial.
Así nos ayudará a mantener Divertinajes.com en la red.
¡Gracias!


eorue@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir