9 de marzo de 2007


Femenino plural

Reunimos en FNAC a Blanca Rosa Roca, directora de Roca Editorial, Esperanza Moreno, editora (ficción y no ficción) del Grupo Edaf (Algaba Ediciones y Editorial Edaf), y Valerie Miles, Subdirectora de Alfaguara y codirectora de la revista Granta en español, para hablar del mundo de la edición desde su perspectiva de mujeres, no en vano la cita estaba fijada para el 8 de marzo.

Coincidieron las tres en señalar que, si bien la presencia femenina es abrumadoramente mayoritaria en muchos sectores del sector (agentes, departamentos de prensa, edición), pocas son las que llegan a esos puestos donde de verdad se cuecen las cosas. Aunque, como apuntó Miles, las cosas pueden estar cambiando: la prueba es que en EEUU, los dos grandes-grandísimos grupos de edición, Random House Mondadori y Harper Collins, están dirigidos por mujeres.

La conversación nos permitió constatar la mala salud de hierro del mundo editorial, siempre en crisis, siempre creciendo. En ella...

... se apeló a la responsabilidad social (ética, moral, cultural) de las editoriales, que sí son negocios, pero cuya labor va más allá de cuadrar balances.

... se aseguró que las nuevas tecnologías, que para algunos en el sector son “el enemigo”, no sólo son ineludibles, sino aliadas, y aunque las participantes no creen que van a suponer la desaparición del libro, sí anotan que el e-book, cuando encuentre un formato agradable, tendrá adeptos (como los tiene entre los profesionales que, en las ferias, se ahorran cargar con toneladas de libros y se cargan las obras en la maquinita), y que los libros grabados en el iPod pueden ser una alternativa para muchos.

... y se criticó la actitud de un determinado tipo de escritor, el que sólo quiere publicar para vender, el que ha perdido la noción de la escritura como oficio solitario y disciplinado, el que no entiende que una obra se construye paso a paso, libro a libro.

Competencia feroz

Se falla esta tarde el premio Alfaguara de novela, y en los mentideros, prietos siempre de rumores, hay en esta edición poco movimiento. Se apunta, eso sí, que tras el batacazo de ventas del galardón de 2005 (Graciela Montes y Ema Wolf) y los escasos resultados obtenidos por algún que otro premiado sudamericano, este año, el jurado presidido por Vargas Llosa podría decantarse por un autor con más sex appeal.

Pero, elucubraciones aparte, lo que interesa es la competición no entre escritores sino entre editoriales. Alfaguara, la vocación trasatlántica de cuyo premio es sobradamente conocida, se enfrenta desde este año a Planeta, que el 23 de abril entregará su primero Premio Iberoamericano de narrativa, convocado en colaboración con Casa de América.

La competencia se adivina feroz. Si los de una editorial anuncian el nombre del premiado en un acto en cuyo transcurso conectan n en directo con países de allende los mares, los de la otra se irán a Bogotá, Capital Mundial del Libro durante 2007, para hacer público el nombre del elegido; si los primeros conceden al triunfador 175.000 dólares norteamericanos, los segundos suben hasta 200.000 y consuelan al finalista con 50.000.

Aprovecho para decirles, si no lo saben ya, que esta semana hemos conocido la composición del jurado del premio planetario: está integrado por los escritores Juan Gossaín, Eduardo Mendoza y Juan Villoro, a los que se unen Miguel Barroso (Director General de Casa de América) y Gabriel Iriarte (Director Editorial de Planeta Colombia).

Más premios

Se fallaron esta semana los premios Barco de Vapor y Gran Angular, que concede la Fundación SM y que en esta edición han recaído en Carlos Fabretti (con Calvina) y Marta Zafrilla, autora de Mensaje cifrado, respectivamente.

De Marta (Murcia, 1982) tenía noticias como poeta, y si les pica la curiosidad, pueden leer dos poemas suyos aquí. Pero confieso (¡bendita ignorancia!) que no sabía nada de sus veleidades literario-juveniles. Y le pregunto: ¿Que qué va de la Marta que escribe versos a la que intenta cautivar a lectores adolescentes? “Pues simplemente un cambio en el nivel de complejidad, pero la misma ilusión y el mismo deseo de comunicarme con otras personas y de conseguir que se emocionen con aquello que les cuento”.

Yo, que no tengo adolescentes cerca, tiendo a creer que en la época de las videoconsolas, la batalla del libro está perdida. Sin embargo, el llamado Harry Potter vino a demostrarnos que los jóvenes también leen. Me pregunto cómo hay que escribir para que un chaval, un niño, quede atrapado en un libro… “Yo creo –me dice Marta- que hay que intentar escribir aquellas cosas que nos hubiera gustado leer a los 14 años, cuando los adultos se empeñaban en decirnos que los buenos libros eran otros. El niño y el adolescente necesitan ser seducidos y para esa tarea lo mejor es realizar un esfuerzo de adaptación para intentar pensar como ellos, sentir como ellos y escribir lo que ellos quieren leer. Es la forma de incorporarlos al mundo de la lectura, que tantas alegrías les puede dar en el futuro.”

Por cierto, que Zafrilla escribe sin desatender su trabajo de diseñadora y maquetadora freelance. “¿De qué me sirve esta experiencia para mi tarea literaria? Pues me parece fundamental, porque una diseñadora tiene que adaptarse a los gustos de quien la contrata pero, a la vez, debe exigirse creatividad y libertad. Escribir para niños y jóvenes es lo mismo: ellos imponen una parte del trabajo y tú, como escritora, has de volar creativamente y no renunciar a la imaginación”.  

Villa del libro

Están por medio mundo. Las hay en  Norteamérica, en Asia, en Australia y, por supuesto, en Europa. Según donde se ubiquen, pueden llamarse book-town, village du livre, buchdorf, villaggio del libro… Pero hasta ahora no había ninguna Villa del Libro. Hasta ahora, porque la Diputación de Valladolid está dando los últimos toques a la primera que se erige en España.

Será en Urueña, una villa de apenas 200 habitantes situada al noroeste de la provincia de Valladolid en la que ya han encontrado acomodo la Fundación Joaquín Díaz -constituida como Centro Etnográfico de la Diputación vallisoletana-, el Museo de Instrumentos Musicales del Mundo de Luís Delgado, el Museo de Campanas, la Sala de Exposiciones Mercedes Rueda. La inauguración solemne tendrá lugar el 15 de marzo.

Desde luego, no es mala idea la de utilizar el libro como un imán para atraer viajeros. En tanto vamos y no, podemos visitar el sitio virtual.

Tendencias

Hace algunas semanas comenté aquí la (entonces) próxima aparición de un libro, El castillo de las estrellas (Roca Editorial), de mi paisano Enrique Joven, un thriller que tenía a ilustres matemáticos de protagonistas y cuya publicación venía a coincidir con la celebración del Año de la Ciencia. Por cierto que su agente, la inevitable Antonia Kerrigan, ha vendido ya los derechos al grupo Harper Collins (William Morrow) para su publicación en Estados Unidos.

Ahora he encontrado a Joven en el número de marzo de Publishing Trends (“News & Opinion on the Changing World of Book Publishing”), al lado del de escritores que triunfan con ficciones basadas en temas matemáticos y científicos. En PT se cita a los griegos Tefkros Michailidis (Crímenes pitagóricos, Editorial Polis), y Argyris Pavliotis (La ecuación, Patakis), y al ruso Aleksandr Ilichevsky (Botella, Nauka) y se dice que, con sus libros, están haciendo por las matemáticas lo mismo que Jostein Gaarder hizo por la filosofía con El mundo de Sofía. No sería mala cosa, ¿verdad?

C’est si bon

La Semana de la lengua francesa, organizada por varios ministerios (galos, bien sur), arranca el día 10 y fija su atención en las palabras que migran, es decir, las que a lo largo del tiempo han llegado al idioma de Molière y las que, en este mismo lapso, lo han abandonado para asentarse en otros. Entre las palabras estrella de esta operación están abricot (albaricoque), bizarre (extraño, estrafalario), passe-partout (comodín, llave maestra), clown (pues eso), bachi-bouzouk (ésta es rara: viene del turco y, si no me equivoco, quiere decir cabeza loca) y amour (parle moi d').

Éste de las palabras viajeras es un asunto interesante. Los españoles, a veces sin saberlo, usamos muchas palabras de origen francés: souvenir (la RAE la admite así, en cursiva), chic (la misma RAE la ha enderezado)… Lógicamente, no son las únicas importaciones, ni muchísimo menos. En cuanto a las exportaciones, así a vuelapluma se me ocurre que el mundo entero utiliza guerrilla y siesta. También corrida. Y tapas. Nada tecnológico, desde luego. Lo cual dice mucho, y no sé si bueno, sobre nuestra cultura.

Pasar al lado oscuro

Bueno, sin exagerar. Hace un par de semanas fue Susana Sánchez, responsable de prensa de Belacqua, la que abandonaba la promoción para entrar como editora en el grupo Planeta. Ahora es Gerardo Marín, jefe de prensa de Alfaguara en Barcelona, el que abandona ese puesto y regresa a Madrid para convertirse en editor. 

Ecos de sociedad

La librería El dragón lector ha cumplido 3 años, y a esa edad en la que los dragones comienzan a volar, ellos han puesto en marcha el servicio de venta de libros en su página web.

Coincidiendo con su 10º  aniversario, Revista de Libros de la Fundación Caja Madrid ha rediseñado su web. Para ver el resultado, nada mejor que darse un garbeo.

La revista DosDoce ha celebrado su tercer aniversario en la Red. Tras una etapa inicial en la que fueron una revista mensual, el pasado verano decidieron renovar el diseño y la estructura del sitio web y desde entonces publican sin fecha determinada con el fin de mantener una conversación más directa con sus lectores.
A todos, felicidades. 


Acuse de recibo



F. Martín Moreno
México ante
Dios

Alfaguara

A través de una ficción plagada de realidades, se muestra el papel que jugó la Iglesia católica en la política, el pensamiento y la vida social del siglo XIX en México.


G. Musso
¿Estarás ahí?
Maeva

Si pudiéramos volver atrás, ¿qué episodio de nuestro pasado cambiaríamos?


B. Hughart
Puente de pájaros
Bibliopolis

En una China que nunca existió, el maestro Li investiga un caso sobrenatural que le llevará a cruzarse con todo tipo de criaturas.


Victor Hugo
El promontorio
del sueño

Siruela

En 1834 Victor Hugo contempló la luna a través del telescopio del director del Observatorio de París. Casi treinta años después, en el exilio en la isla de Guernesey, recordó aquella experiencia que le pareció comparable al viaje de Dante guiado por Virgilio. El resultado fue este texto.
Si desea comprar alguno de los libros que se muestran en esta sección,
acuda a la la librería de LA CASA DEL LIBRO en nuestro Centro Comercial.
Así nos ayudará a mantener Divertinajes.com en la red.
¡Gracias!


eorue@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir