2 de febrero de 2007


Todo a punto

Ya perdonarán que sigamos hablando de nosotros, pero es que merece la pena. Como ya saben, los próximos días 6, 7 y 8 de febrero, en FNAC-Callao (Madrid), tendrán lugar las Jornadas Divertinajes.com: Editores para nuevos tiempos (nada que ver, por cierto, con la pre-pre-pre campaña del PSOE madrileño, que ha elegido la expresión «Nuevos tiempos» como eslogan). Ya saben quiénes nos acompañarán: los editores de Libros del Asteroide, Funambulista, Periférica, Barataria, Nórdica, Gadir, Rey Lear, Sexto Piso, Bartleby, Abada, Páginas de Espuma y Melusina.

.... Todos, sentados en torno a unas mesas a las que, conscientes de que lo que allí se va a debatir tiene interés para todos, se sumarán otros editores, agentes y autores desde una suerte de Fila 0 que adivino nutrida.

En la tormenta de ideas previa al encuentro han salido muchos asuntos que prometen: Releyendo el canon literario, la traducción como eje central del proyecto; Entre el comercio y lo minoritario: la edición en sí; la edición en el siglo XXI: ¿terminarán las nuevas tecnologías y el mercado con los editores?... La enumeración no es exhaustiva, y desde luego no es excluyente. Al final, hablaremos de su experiencia, que es lo que cuenta. Y de lo que sus lectores esperan. Y de por qué a algunos les molesta su consolidación.

Así que vengan, pasen, vean, hablen y lean. Por cierto: las sesiones comenzarán a las 19.00 y no a las 19.30 como en principio habíamos anunciado. Cuestión de tratar las cosas con calma.

Nuevas tecnologías

Anda José Díaz Herrera promocionando su El varón castrado, un libro cuyos postulados rechazo de plano, misógino en algunos tramos, dudoso (si no tramposo) en otros. Por cierto, que su editor en Planeta fue Ricardo Artola, que acaba de fichar por Ediciones B. En fin. El caso es que mientras publicita éste, trabaja en otro, relacionado con el País Vasco, que al parecer no publicará en la misma casa, puesto que lo está moviendo por otra esfera. Su idea: aliviar el número de páginas evitándose las engorrosas notas a pie de ídem y vender el tomo con un CD en el que aparezcan todos los documentos a los que hace referencia. Para evitarse disgustos, asegura: todo documentado y bien documentado. Veremos si le admiten la propuesta.

Con ellas pero Sin nosotras

Hace algunos viernes hablamos con tres editores del interés cada día mayor que despierta la novela gráfica, también el libro ilustrado. De que lo apuntado entonces es cierto da fe el trabajo de editoriales como Sins entido, cuya colección SIN NOSOTRAS acoge novelas gráficas creadas por mujeres españolas y extranjeras, e intenta así satisfacer a quienes, hombres o mujeres, buscan nuevas voces en el mundo del cómic.

Es, explican sus impulsores, «una colección diferente en la que agrupar la obra de las que abordan la aventura de narrar con imágenes, sin miedo a romper clichés. Autoras con mirada y voz propias, con cosas que decir, con empuje para sorprender e ir más allá. Ahora cuentan ellas, y lo hacen seguras de sí, con las ideas claras y muchas ganas de hacerse oír. Sin flores, sin sedas, sin concesiones: historias complejas narradas con ayuda de las imágenes; libros de peso, con texturas literarias».

De momento han publicado dos títulos: Puede que esta vez, de Sonia Pulido, y Metralla, de Rutu Modan. La semana que viene llegan las Luchadoras de Peggy Adam, un homenaje a las mujeres de Ciudad Juárez. Y más adelante Lobas, de Rachel Deville (septiembre) y Sueño eterno, de Lola Lorente (a finales de año, principios de 2008).

BCN

Barcelona se viste de negro para celebrar un género que es mucho más que pura y dura novela de entretenimiento. Aunque acercarse a los autores puede ser fuente de inquietudes, dadas las tendencias «homicidas» que demuestran en sus escritos, pero a buen seguro los lectores no se dejarán amilanar.

Más tranquilas se vaticinan las convocatorias musicales, eminentemente jazzísticas; y tremendamente interesante se me antoja ese homenaje a los policías científicos, inspirado según sé por el éxito de series como CSI (de la que, lo confieso, soy fan incondicional. Sobre todo de la original, la de Las Vegas). La vertiente científica cae bien, puesto que 2007 es el año de la ciencia.

El día D, momento M, sería el 6 de febrero cuando se haga entrega del Premio Pepe Carvalho a Henning Mankell, creador del inspector Kurt Wallander, quien al día siguiente pisará el escenario del Teatre Romea para encontrarse con su público.

Si pinchan aquí, encontrarán el programa completo. Confío en que les dé pistas (hábil juego de palabras) que les conduzcan hasta esos escritores a los que tantos ratos buenos debemos, escritores de los que no hay que desconfiar porque, además de crear a los asesinos, crean a quienes, más inteligentes, acaban con ellos. Todo un detalle.

Ya que estamos en Barcelona...

No desaprovechen la ocasión para ver una expo nacida de un libro dedicado a los escritores y del que aquí hablamos en su día: Gente de libro, propuesta de texto y fotos editada por Demipage. La muestra se inaugura hoy en el Espai cultural de CAJAMADRID en Barcelona.

Negros y criminales (con perdón)

Ella dice que es una columna; yo, que soy de Zaragoza, prefiero llamarlo pilar. Pero las dos escribimos artículos de opinión en Metro, y viajar en el mismo periódico une mucho.

También nos une el gusto por lo policiaco, que ella ha llevado al extremo de dedicarse a la novela negra. Me refiero a Empar Fernández quien en compañía de su cómplice habitual, Pablo Bonell Goytisolo, presenta estos días su nueva intriga, Mala sangre, segunda de la serie iniciada con Las cosas de la muerte.

El protagonista es el mismo: Santiago Escalona quien, cosas de la profundización autonómica, ha dejado de ser Policía Nacional para convertirse en Mosso d’Escuadra. Eso sí, sigue instalado en la salmantina Tropismos.

Mala sangre se desarrolla en el Raval barcelonés, barrio en el que hay una estatua de un enorme gato a cuyo pie (¿pata, mejor?) aparece asesinada una mujer. Al poco, en mitad de la Rambla, muere un hombre que se gana la vida como estatua viviente. Por debajo de ambos homicidios se vislumbra un vínculo más perverso, tapadera a verdades tan dolorosas que el mismo Escalona preferiría no averiguar. En lo que a mí respecta, estoy dispuesta a llegar hasta el final.

Clásicos adaptados

En la era de la PlayStation y otros instrumentos adictivos, hacer que los niños se acerquen a los libros parecía misión imposible. Algunos habían desistido... ¿cómo luchar contra las videoconsolas y demás artilugios? Siempre había adolescentes solitarios, capaces de resistir las modas y las tentaciones electrónicas, pero la batalla parecía irremediablemente perdida. Hasta que apareció Harry Potter.

Desde que el mago de Hogarth embrujara a millones de adolescentes, son legión los que han retomado la vieja y sana costumbre de encerrarse con un libro, y al hacerlo han retado a los autores: «nosotros —parecen decirles— estamos dispuestos a leer, siempre que vosotros nos ofrezcáis algo más que las historias de siempre». Era un desafío, desde luego, pero parece obvio que en el tiempo de las distracciones, la oferta debía evolucionar y
que los escritores han recogido el guante.

A pesar de lo cual, algunos se empeñan en recorrer caminos ya trillados. Hacen bien en insistir. Como saben los lectores, al menos los de ese periódico, el diario El País vende los domingos versiones infantiles de grandes clásicos de la literatura universal, empezando por Don Quijote. Y hay editoriales que perseveran en esa tarea. Marenostrum, por ejemplo, con su colección La buena letra, en la que ofrece clásicos (La vida es sueño, Hamlet, príncipe de Dinamarca y, ahora, El avaro) convenientemente adaptados. Los padres de los más pequeños harían bien en animar a sus hijos... si no en leerlos ellos mismos.




Acuse de recibo



G. Dessal
Mas líbranos.
del bien

Huerga & Fierro

«Cuando [el cuento]
es bueno, es la
verdadera obra
de arte. Para
en términos
kantianos:
la novela es bella,
el cuento es sublime.»
El autor.


F. Broughton /
B. Brewster

Historia del DJ
Ma non tropo

 


G. Orwell
Diarios de guerra
1940-1942

Sexto piso

La experiencia del
autor durante la
Guerra Mundial.


K. Gore
La colina de
Sammy

El tercer
nombre


«Está llena de
quiebros y carcajadas
y rezuma
sinceridad.»
Matt Groening
Si desea comprar alguno de los libros que se muestran en esta sección,
acuda a la la librería de LA CASA DEL LIBRO en nuestro Centro Comercial.
Así nos ayudará a mantener Divertinajes.com en la red.
¡Gracias!




eorue@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir