12 de enero de 2007


Qué es una novela (gráfica)

Pero antes...

El 2006 me gustó tanto que decidí prorrogarlo: me fui a San Francisco, y el año me duró 9 horas más. Acabo de regresar, y el jet lag (al que hay que sumar lo mucho que me duelen las piernas y el cuello, ¿por qué las aerolíneas son tan cicateras con el espacio?) me tiene loca, aunque no tanto como para olvidar librerías impresionantes en las que, atentos, te invitan a tomar asiento y leer un libro pero donde, incomprensiblemente, desatienden o «malatienden» a los hispanolectores. Me dirán que los emigrantes no son compradores compulsivos, pero no deja de sorprender que en una ciudad donde tantos (¡pero tantos!) tienen el español por idioma primero las estanterías estén tan huérfanas de literatura en nuestro idioma.

Novelas con pingarates

Allí, como aquí, hay pasión por ellas. Y allí, como aquí, una no puede dejar de preguntarse qué es exactamente una novela gráfica. ¿Un cómic con mucho bla, bla, bla? ¿Una novela cuyo autor ha decidido que una imagen vale más que un puñado de palabras? De hecho, ¿qué entendemos por novela gráfica? ¿No sería mejor, al menos en algunos casos, hablar de libros ilustrados?

Dispuesta a salir de este lío, me puse en contacto con quienes, editores —por así decirlo— tradicionales, han publicado ejemplares «ambiguos» de calidad y con éxito.

«En mi opinión se trata de una mezcla entre un cómic y un libro ilustrado —me dijo Diego Moreno, de Nórdica Libros—. El contenido suele estar destinado a un público adulto al que no atrae, necesariamente, la estética del cómic pero que disfruta de un libro que generalmente está muy bien realizado. Yo creo que el aspecto fundamental que caracteriza la novela gráfica es que se trata de una obra concebida desde el principio para ir ilustrada. Los libros que nosotros realizamos suelen partir de un texto que nos gusta y que creemos que quedaría aún mejor si fuese acompañado de ilustraciones, de manera que en nuestro caso no creo que se pueda hablar de novela gráfica sino de libro ilustrado.»

«Es, desde mi punto de vista, un libro que cuenta una historia acompañada por ilustraciones —asegura Santiago Tobón—. Para nosotros, en Sexto Piso, ha sido difícil definir este concepto, ya que hemos trabajado, desde la concepción de la línea ilustrada, con la idea de no encasillarnos en un género específico como éste. En Francia hay una cultura que estamos apenas explorando, lo que ellos llaman bandes dessinées, que engloba no sólo novela gráfica, sino un sinfín de otras publicaciones con muy distintas temáticas y muy distintos formatos gráficos. Sexto Piso Ilustrado pretende, además, publicar distintas formas de libro ilustrado,  sin dejar por fuera la caricatura, un género muy apreciado en México y en Latinoamérica, pero siempre contemplando los mismos criterios que nos han movido en cada una de nuestras publicaciones.» Claro que no todas tienen el mismo origen.
«El caso de la novela que acabamos de publicar,  En busca del tiempo perdido, el primer volumen, está claro que se convirtió en una gracias al extraordinario trabajo de Stéphane Heuet, quien convirtió el clásico de Proust en un libro ilustrado que acerca a la lectura de dicho texto.

Pero también hay novelas gráficas concebidas como tal, en su caso, por ejemplo, podríamos decir que Lucky Lucke es una novela gráfica que nació como tal y que evolucionó como eso desde el principio,  pero aquí volvemos al problema de la definición tan compleja de lo que es una novela gráfica y el significado tan preciso que la palabra “novela” tiene en el imaginario.»

«¿Definición? Es una obra de ficción que se basa en un aparato gráfico como apoyo fundamental para el texto —se atreve Javier Santillán, de Gadir—. Quizás la diferencia con el cómic esté en la mayor pretensión y el mayor contenido literario de aquella, aunque hay casos en que la frontera no está clara.» En cuanto a su condición en el momento del natalicio... «Aunque algunas de ellas están basadas en ideas ajenas a la novela gráfica, desde que se acuñó el término y el género tuvo éxito, la mayoría nacen como tales.»

La primavera española

Sentado lo cual, quise saber si la eclosión que estamos viviendo en España es casualidad, es moda o es que teníamos esta asignatura pendiente. «Habrá que esperar más tiempo para contestar bien a esto —me dice Tobón—, pero podría ser más una asignatura pendiente, en la medida en que España no se encuentra a la cabeza del movimiento y por ello siempre hay muchas más cosas por hacer. Pero es muy apresurado pronunciarse más a fondo sobre este asunto.»

«Creo que es algo lógico porque es un género popular hace tiempo en muchos países —apunta Santillán— y hoy cualquier genero de ocio apoyado en lo visual, para mucha gente tiene en sí mismo una ventaja de partida respecto al simple texto, aunque solo sea porque requiere un menor esfuerzo.»

«La aparición en España de novela gráfica del estilo de Frank Miller no es tan reciente —me explica Moreno—. Lo que sí es nuevo, y muy interesante, es la aparición de novelas gráficas con textos de grandes autores, como Buzzati o Proust. Por otra parte está el auge del libro ilustrado para adultos, en el que nosotros nos situamos. Se llevan publicando desde hace años magníficos libros ilustrados de literatura infantil-juvenil pero apenas se publicaban grandes textos de la literatura universal en ediciones ilustradas y muy cuidadas dirigidas a un público adulto. Nuestro referente es el excelente trabajo de Galaxia Gutenberg

¿Les ha ocurrido alguna vez leer una novela y pensar: con dibujos quedaría estupenda? 

«Sí, muchas veces —confiesa Moreno—. De ahí surge nuestro interés en el libro ilustrado. Me pasó hace años cuando leí (y vi la película) de El festín de Babette y por eso tenía muchas ganas de que lo ilustrasen. Son muchos los títulos que me gustaría ver ilustrados, algunos de ellos saldrán en poco tiempo: Las flores del mal, de Baudelaire, Bartleby el escribiente, de Melville (ambos títulos los publicaremos en 2007), etc.»

«Muchas —se suma Tobón—, y además, estamos ante una generación de lectores que están mucho más acostumbrados a la imagen que al texto. La fórmula en donde ese texto es imagen de por sí está cambiando radicalmente y ahora la ayuda de imágenes preconcebidas más que limitar, funciona como una puerta de entrada al mundo de la literatura, de los textos. Hay sin duda una lectura de imágenes que puede explorarse paralelamente a la lectura de textos. Es algo similar a cuando se lee una novela y se dice que es muy cinematográfica.»

Y para abrir el apetito, unas recomendaciones

«Poema en viñetas, de Dino BuzzatiSantillán no lo duda. «No solo se adelantó a su tiempo, ya que se publicó originalmente en 1969, antes de que se hablara de novela gráfica, sino que es una obra maestra y única en la literatura europea del siglo XX. Buzzati, gran escritor, cuya obra es a la vez metafísica, amena y conmovedora, era también un gran pintor. ¿Qué diríamos si alguien nos hablara de un cómic escrito por Kafka? Pues Buzzati escribió y dibujó uno, que él mismo consideró parte esencial de su obra.»

«Una de las editoriales que más me gustan y que realizan un trabajo más interesante es Media Vaca. Mi recomendación es su último libro, El libro de las preguntas de Pablo Neruda, ilustrado por el último premio nacional, Isidro Ferrer. Se trata de un libro emocionante muy bien editado. También me gustan mucho algunos libros de la editorial Sins Entido como por ejemplo Apuntes para una historia de guerra de Gipi

«Yo recomendaría Persépolis, de Marjane Satrapi, que es una puerta de entrada no sólo al mundo de la literatura ilustrada, sino a una cultura que pocas veces podemos ver dibujada, o en imágenes tan certeras, como en este documento», cierra Tobón.

Todo lo cual les hago saber, por lo que pueda servir.

Telepatía

Mi compañero Evaristo Aguirre, con el que comparto tantas cosas (además de página web y de letras del nombre) recomendaba esta semana vivamente un libro de Julián Rodríguez sobre el que no voy a insistir aquí: mejor lean al señor de las Erratas.

Curiosamente, yo pensaba hablarles hoy de una nueva colección de Periférica, la editorial que Rodríguez anima desde Extremadura. Es la segunda de la casa, y se propone (ojo al dato) publicar ensayos entre la erudición y el underground.

La colección, que se llama Pequeños tratados, nace bajo el signo de Walter Benjamin, quien escribía al comienzo de su Trauerspiel lo siguiente: «Los tratados pueden ser didácticos en el tono; pero su talante más íntimo les niega el valor conclusivo de una enseñanza que, al igual que la doctrina, podría imponerse en virtud de la propia autoridad. Los tratados no recurren tampoco a los medios coercitivos de la prueba matemática.
En su forma canónica se encontrará la cita autorizada como el único elemento que responde a una intención que es casi más educativa que didáctica. La exposición es la quintaesencia de su método». El título inaugural es, me dice Julián, «para nosotros muy relevante». Y viene ilustrado, para no perder comba con el tema anterior, con 16 imágenes a todo color: La imagen y la risa, del historiador del arte argentino José Emilio Burucúa.

Por lo demás, la peculiaridad de la propuesta radica en que van a incluir ensayos de otras épocas, pero sobre todo «textos en los que estamos trabajando ya con sus autores, de reconocido prestigio; textos que nacen de propuestas nuestras en torno a algunos de los temas que vienen tocando habitualmente en su obra anterior. Serán libros sin notas al pie, le hemos pedido ese esfuerzo a los autores: para tratar de hacer un ensayo menos árido aunque igualmente riguroso... Creíamos que se podía conseguir... Y el primer libro, el de Burucúa, es una buena prueba: aceptó nuestras condiciones muy amablemente, ya que es muy generoso, e incorporó sus notas al cuerpo del texto... Hemos trabajado mucho en el libro y estamos orgullosos del resultado, la verdad.»

La sucesora de Carver

No se tomen el ladillo en el sentido más literal, aunque en este Círculo todo sea literatura. La editorial Bartleby aún saborea el éxito alcanzado con Todos nosotros, la antología poética del narrador y poeta norteamericano Raymond Carver (en versión revisada, traducida y prologada por Jaime Priede, con el prólogo a la edición original inglesa de su viuda, la también escritora Tess Gallagher, de la que dentro de nada publicarán Carver y yo, un libro que agrupa material misceláneo y donde se recogen, entre otras, la correspondencia que mantuvo su marido con Robert Altman durante la preparación de la película Short cuts.
El paréntesis salió largo, pero merecía la pena) y ya sueña con repetir: en otoño publicará la poesía completa de Silvia Plath en edición bilingüe, sin duda un acontecimiento.

Pepo Paz sigue trabajando en sus tres colecciones vivas: Poesía, Lecturas21 y Miradas, y va a recuperar la de narrativa. Su fondo se enriquecerá en este 2007 con obras como Blues castellano, de Antonio Gamoneda con lectura de Elena Medel, o Diario de una novela, de John Steinbeck, el diario que el Nobel norteamericano escribió a la par que la célebre Al este del Edén, y que es rigurosamente inédito en España.

Ojo también a dos poetas que en Estados Unidos dan mucho que hablar, y más que leer: Billy Collins, un fenómeno de ventas en el «mercado poético», del que sacará Problemas con la poesía/Troubles with poetry (traducido al castellano, y prologado, por Juan José Almagro Iglesias); y  C. K. Williams, cuyas Reparaciones/Repair obtuvieron el Premio Pulitzer en 2000 y han sido traducidas por Jaime Priede



Acuse de recibo



R. Hakakian
Viaje desde la
tierra del no

Icaria Editorial

Nueva colección:
Nadhari
Narrativa.


L. Grobel
Conversaciones con
Al Pacino

Belacqua

Prólogo de Al Pacino.
Trad: Juan Gabriel Vásquez

Revista Eñe
La Fábrica

Escriben sobre Familias:
Isak Dinesen,
Margaret Atwood,
Luisgé Martín,
Martín Casariego...
Si desea comprar alguno de los libros que se muestran en esta sección,
acuda a la la librería de LA CASA DEL LIBRO en nuestro Centro Comercial.
Así nos ayudará a mantener Divertinajes.com en la red.
¡Gracias!








eorue@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir