8 de diciembre de 2006


Mujeres

Ya lo sé, ya, es 8 de diciembre y no de marzo. Pero, créanme, todo se andará. Y lo que tengo de momento son noticias sobre autoras, libros y colecciones que hacen de la mujer la palanca que mueve el mundo. O así...

M&M

Nada que ver con las píldoras de chocolate de nombre similar. Son las siglas de una colección, Mujer y mundo, que impulsan Marcelino Elosúa y Javier de Juan desde Lid Editorial, a la que hasta ahora conocíamos como especialista en libros de empresa.

La responsable M&M es Cristina Botija. Su propósito: ocuparse de estudios y ensayos de temas de actualidad escritos por mujeres. Lo cual no significa, precisa Cristina, que esté dirigida sólo a mujeres. Ni siquiera, aunque pudiera parecerlo, aspira a difundir de manera exclusiva un punto de vista femenino y mucho menos feminista. Si las autoras son eso, autoras, es porque la editorial pretende darles una plataforma de comunicación.

La filosofía del proyecto se asienta sobre una serie de valores: igualdad, profesionalidad, objetividad, practicidad y un respeto máximo por la verdad y la realidad de los hechos; quienes lo animan no quieren entrar en polémicas políticas ni religiosas, ni publicar obras sobre ideologías extremas. En cuanto a los temas: viajes, biografías, cocina/gastronomía, empresa o protocolo. No ponen límites... La colección se empezará a publicar en el primer trimestre de 2007. Les deseamos toda la suerte del M&Mundo.

PD.- LID también va a lanzar otra colección, ésta de “historia novelada”, que no de novela histórica. El nombre elegido: Gallus.

María Antonieta

Resígnense: en las próximas semanas, viviremos una invasión de textos y otras parafernalias culturales a propósito de, según, sin, so, sobre y tras María Antonieta. Lo cual, me apresuro a añadir, no es necesariamente malo.

La película de Sofia Coppola es la percha que tantos eligen para colgarse. La hija del gran Francis Ford, cineasta aclamada tras Las vírgenes suicidas (basada en la novela de Jeffrey Eugenides) y Lost in translation (a partir del libro de Nicole Mones), se ha inspirado para su último filme en el trabajo literario de Antonia Fraser, cuyo María Antonieta. La última reina aquí publica Edhasa.

Para algunos, será la ocasión que andaban buscando para recuperar libros ya publicados. Muchos, porque la cantidad de literatura generada por este personaje es casi inabarcable... A vuela pluma: María Antonieta. Retrato de una reina madre, de Stefan Zweig (Debate y DeBolsillo); Adiós a la Reina, de Chantal Thomas (Roca Editorial), autora de la que Muchnik-El Aleph ya había publicado La reina desalmada: María Antonieta en los panfletos; María Antonieta, de la archiduquesa Catalina de Habsburgo, que a su condición de escritora une la de descendiente de la guillotinada. Curioso, los libros también se guillotinan...

Y ya puestos, alguno podrá hojear de nuevo María Antonieta: Princesa de Versalles, de Kathryn Lasky (Salamandra), o María Antonieta, la última reina de Francia, de Evelyne Lever (El Ateneo) o Los últimos días de María Antonieta, de Alan Jolis...

En cualquier caso, la novedad más novedosa vendrá de la mano de Funambulista. Porque Mi testamento no es un texto al uso, es un invento: a partir de un ¿testamento? (ni que decir tiene que los interrogantes vienen a cuento porque las últimas voluntades en realidad no lo son) de la reina, encontrado por Max Lacruz en su incansable hurgar y buscar, él y Enrique Redel reúnen en este volumen de próxima aparición esas últimas voluntades que nunca lo fueron, más la carta que la condenada sí escribió antes de morir y alguna otra aportación de lo más sabrosa. Una curiosidad, por lo tanto.

Mujeres futuras

También Funambulista acaba de publicar, en traducción de Pilar Adón (colaboradora fugaz de estas páginas), Parecidos razonables, de Christina Rossetti, tres relatos que podrían ser cuentos infantiles si no fueran tan inquietantes: leerlos deja un poso de desazón y amargura difícilmente soslayable. En la contraportada se nos dice que este tríptico de crueldades infantiles es una «metáfora de la mujer inglesa del siglo XIX». Por lo que, al cabo de la lectura, una no puede sino lamentar el triste sino de esa mujer encadenada...

En cualquier caso, lo más inquietante, y lo que (aunque no es la intención) parece justificar el título, son las ilustraciones del prerrafaelita Arthur Hughes, que emparentan definitivamente estas tres historias con la de Alicia en el país de las maravillas. Una manera de cerrar el círculo: Christina era amiga de Lewis Carroll, además de hermana de Dante Gabriel Rossetti.

Mujeres asociadas

Comentábamos la semana pasada el nacimiento de la Asociación De Agencias Literarias), una organización presidida por Silvia Bastos. Y lo hacíamos a propósito de un comentario en El Periódico de Ricard Ruiz Garzón quien se sorprendía del escaso eco obtenido por una iniciativa que puede cambiar la faz del sector. Si todas las agentes se unen para negociar, apuntaba... En un momento en el que los editores cambian cada día más de empresa, sugería...

Lo cierto es que las cosas están cambiando, y a qué velocidad. Casi a la misma a la que bajan los anticipos para los autores y, corolario lógico, los porcentajes de las agentes. Una dice que así no hay manera, que la época de vacas gordas ha pasado, que sólo unos pocos autores logran vender sus manuscritos a precios razonables, que obtener 600 euros por un original empieza a ser un acto heroico... Otra reconoce que empujada por la crisis, está reorientando su negociado: mucho mejor, dónde vas a parar, negociar aquí los derechos de autores foráneos, y colocar allá obras de españoles... Aún otra más señala que incluso no estando convencida de que la unión (de las agentes) haga la fuerza (ante las editoriales) algo había que hacer...

... y hay quien comenta con preocupación que si la más grande se ve en la necesidad (a no ser que sea una táctica) de ceder derechos de obras sin cobrar ni un duro de anticipo, algo que hace unos años hubiera sido considerado un sacrilegio, qué no tendrán que hacer las medianas y pequeñas.

La cuota

Es broma, aunque... En fin. Germán Temprano es novelista, a la par que periodista, a la par que responsable de prensa de Inés Sabanés (a la que, aprovecho para decirlo, algunos echaremos en falta en el Ayuntamiento de Madrid). En fin (y 2). Publica Germán una novela, Un día cualquiera (InÉditor), que se presenta la semana que viene, el día 14.

La frase de inicio: "Nací mujer. Que Dios me perdone" justificaría por sí sola su inclusión en este Círculo tan femenino. También el tema (los últimos días de una mujer ya mayor que recuerda...) y el tono (bien nuestro). Un libro delicado, nostálgico...

Me llama la atención la ilustración de la portada que, según leo, es del autor. "Más bien cosa de la tecnología —me explica— . Es una foto de mi madre pasada por el flitro de estos programas mágicos. Era una ilusión mía y de ella". Otra mujer más. Estaba escrito que Temprano acabaría en esta sección Un día cualquiera...



Acuse de recibo



V. Mora / Ambrós
El Capitán Trueno
Chandra el usurpador
y otras historias

Ediciones B

Edición numerada y limitada.

M. Gaggi
E. Marduzzi

El fin de la
clase media
y el nacimiento
de la sociedad
de bajo coste

Lengua de Trapo

V. Bermejo
M. Gallardo

Me acabo de
separar

Granica

Dos autores de
cuentos infantiles se
"pasan" al género
"adulto".
Si desea comprar alguno de los libros que se muestran en esta sección,
acuda a la la librería de LA CASA DEL LIBRO en nuestro Centro Comercial.
Así nos ayudará a mantener Divertinajes.com en la red.
¡Gracias!




eorue@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir