22 de septiembre de 2006


Traductor, traidor

Confío en que, al recibo de la presente, los traductores no saquen las uñas, al menos no antes de haber leído lo que viene a continuación. Yo también os quiero, y quiero además que sepáis que a pesar de algunos esfuerzos (nombres en las portadas, admiración en forma de premios) creo que vuestra tarea sigue sin estar suficientemente reconocida.

Dicho lo cual

Quizá recuerden que la semana pasada traje a estas páginas a Jesús Egido, editor reciente y entusiasta. En la conversación que con él mantuve para elaborar esa información hablamos de un libro por venir, Enoch Soames, de Max Beerbohm, narración originalmente incluida en una colección de relatos editada en 1919 y titulada Seven Men. Me contó Egido que Jorge Luis Borges era un entusiasta de este texto, hasta el punto de que decidió traducirlo... de hecho, la del argentino era la única traducción en español de esta obra. Hasta ahora. Porque cuando El Rey Lear recuperó aquella versión, y la cotejó con el original, se dio cuenta de que faltaban unas 40 líneas (¡en un texto de 64 páginas!). ¿Un descuido? ¿Quizá Borges, traductor poco perseverante, encontró en ellas dificultades insalvables? ¿O a lo peor es que no le parecían dignas de su esfuerzo? O tal vez se las saltó por inadvertencia... La cosa es que para evitarse disgustos, prefirieron encargar una traducción nueva y, ésta sí, completa a Juan Pedro Aparicio.

Al poco comenté esto con otro editor, Enrique Redel. Y él me habló de algo parecido. Hace algún tiempo, cuando desde El funambulista quisieron recuperar Querelle de Brest, pensaron inmediatamente en la edición de Debate. Pero al comprobarla, se dieron cuenta de que faltaban bastantes páginas, por lo que encargaron a Santiago Roncagliolo (era antes de su Premio Alfaguara) una traducción íntegra.

Sé que casos como estos los habrá a cientos, pero me ha parecido oportuno
mencionarlos aunque sólo sea para que los lectores también permanezcamos (en la medida de nuestra poliglotía) vigilantes.

Por cierto...

Que El funambulista preparan la edición española de tres historias de la escritora Christina Rossetti. La tarea de verter al español lo que la hermana de Dante Gabriel definió como «tres naderías navideñas» corre a cargo de Pilar Adón, que ya se ocupara de un texto de Henry James, El mentiroso. Adón había propuesto otro texto, pero cuando El Funambulista se quiso dar cuenta, los de Alba se les habían adelantado. Mejor para los lectores, que podrán (podremos) disfrutar con estos cuentos crueles y, además, ilustrados. Cuento... los días.

Proust ilustrado

No me refiero, claro que no, a la cultura de don Marcel, de la que obviamente no tengo nada que decir, sino a la versión gráfica de su obra magna En busca del tiempo perdido que Stéphane Heuer está publicando ya en Francia (y lo que te rondaré: van por el tercer tomo y se cree que la obra alcanzará los 11 ó 12, aunmentando considerablemente el número del original, 7).

La buena noticia para nosotros es que ya tiene editor en España: Sexto Piso, que empezará la larga y fascinante tarea de su publicación en pocas semanas.

La iniciativa, cuya portada primera reproduzco a la derecha, se encuadra en una nueva colección de cómic y novela gráfica que la editorial de Santiago Tobón está a punto de iniciar, una decisión que sin duda satisfará a quienes, seguidores de esos géneros, a veces penan para conseguir material que llevarse a las manos y al coco.

Seguro que también les gustará lo de José Ignacio Solórzano, mexicano de Guadalajara que pasó a ser Jis al publicar sus primeros «monos» y dejar a un lado la carrera de Ciencias de la Comunicación, nos tienen preparado. De Jis, casi una institución en su país, nos ofrecen Paso sin ver.
Por cierto: atentos a la curiosa variación del logo de la editorial que los de Sexto Piso se regalan para esta nueva línea.

Por lo demás, Sexto Piso no ha necesitado de muchas semanas tras las vacaciones para encontrar su velocidad de crucero. La semana pasada publicó el Breviario del caos de Albert Caraco (nunca antes traducido al castellano, y presente ahora en nuestras librerías por partida doble: además de esta colección de aforismos, Sígueme ha sacado Post mortem) y al serbio Goran Petrovich, autor de La mano de la buena fortuna. La semana próxima saca a la calle un libro sobre Epicuro de Walter Otto y Domme o el ensayo de Ocupación firmado por el francés François Augiéras. Y dentro de poco nos brindará Telling Tales, una antología de relatos (de, entre otros grandes, Günter Gras, García Márquez, Martin Amis) que la escritora y Premio Nobel sudafricana Nadine Gordimer seleccionó para recaudar fondos para una fundación de lucha contra el sida.

Apañados estamos

Leo en El País: « No sólo las nuevas tecnologías han entrado en las aulas escolares, muchos profesores han utilizado desde siempre los periódicos para complementar la formación de sus alumnos. Y algo más de 40 docentes se preparan estos días en unas intensas jornadas para seguir haciéndolo gracias a un convenio entre el Ministerio de Educación y la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE)».

Que no seré yo quien diga que no se puede aprender de los periódicos, pero sí afirmaré que, a la vista de lo que les muestro (y no es fruto de una búsqueda intensiva, sino de la lectura descuidada de los diarios un domingo cualquiera), la prensa tendrá que trabajar duro para estar a la altura de lo que de ella se exige.



Acuse de recibo



Torquemada
en la hoguera

B. Pérez Galdós
Periférica

A. Amitrano
Broken Barbie
El tercer
nombre


M. Asensi
Todo bajo el
cielo

Planeta

K. Vonnegut
Un hombre sin
patria

Bronce




Si desea comprar alguno de los libros que se muestran en esta sección,
acuda a la la librería de LA CASA DEL LIBRO en nuestro Centro Comercial.
Así nos ayudará a mantener Divertinajes.com en la red.
¡Gracias!




eorue@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir