24 de marzo de 2006

Los españoles (idiomas)

En alguna ocasión, algún editor español ha presentado como un triunfo la publicación de una novela escrita al otro lado del charco sin tocar ni uno solo de los giros, modismos y demás peculiaridades propias del español que hablan allá. Cierto, a veces una coge (con perdón) un libro argentino, y en determinados párrafos reprime apenas las ganas de pedir, por favor, por favor, un diccionario lunfardo-español, español-lunfardo. Pero, superados esos momentos de crisis, reconocemos que nada hay comparable a leer una historia en versión original.

Sentado lo cual. Llama más la atención que una obra, escrita originalmente en otro idioma, se presente en España vertida al español por un traductor sudamericano. No tanto porque no entendamos lo que dice, que al cabo podemos comprenderlo, cuanto porque nos suena raro. ¿Les ha pasado alguna vez? A mí varias, una de ellas reciente: fue leyendo El estrecho rincón, de W. Somerset Maugham, editada por Sexto Piso y traducida por Eduardo Rabasa.

La apuesta me extrañó. Por lo dicho: puestos a traducir, que sea al idioma que los lectores entienden y en la variante más cercana. En español nadie diría «la gente joven platica», por poner sólo un ejemplo. Así que, en cuanto cerré el libro, me puse en contacto con Santiago Tobón, quien tuvo a bien (se lo agradezco enormemente) contarme sus razones.

«Efectivamente se trata de una traducción hecha en México. Tomamos la decisión de traerla aquí porque en principio, a pesar de tener algunos giros mexicanos, creemos que es una buena traducción. Tampoco tiene mucho sentido, en términos de editor y de costos, encargar dos traducciones al castellano del mismo
libro.

»El tema del lenguaje local, del castellano hablado en cada uno de nuestros países, es algo que hemos discutido bastante. Son casos particulares, porque, por ejemplo, muchas otras traducciones que hemos hecho han sido encargadas a traductores españoles. Para el libro de Maugham hicimos algunas modificaciones en el lenguaje en los casos en que era muy evidente que por los giros "mexicanos" el lector en España no iba a entender lo expresado. Quizás se hayan pasado algunos, pero de cualquier forma creemos que la traducción sigue siendo legible para un lector en España. Creo que en los casos que me citas, puede ser que choquen para la lectura, pero no tanto como para perder el sentido de lo dicho; aunque es cierto que son ese tipo de casos los que esperamos evitar en los libros que están por publicarse y que han sido traducidos en Latinoamérica. De hecho, si te fijas bien, en Latinoamérica se lee en castellano de "España" todos los libros que envían las editoriales españolas y que han sido traducidos aquí. Pero no por eso podríamos decir que ha sido un inconveniente al leerlos.

»De cualquier forma, el libro de Maugham es un caso particular. Por ejemplo, el siguiente libro (..), Zenón de Elea de Giorgio Colli, fue traducido por Miguel Morey en Barcelona, tanto para México como para España. Y además, como ya lo comenté, hemos previsto que para todas las traducciones hechas en Latinoamérica, habrá un lector español que verifique y evalúe efectivamente los casos en que evidentemente los giros idiomáticos presentan algún problema de lectura, e incluso, en los casos en que pueden chocar. En esos casos se buscará cambiarlos por los giros utilizados aquí».

Como diría el clásico televisual: así son las cosas y etc., etc., etc.

El cordón umbilical

No voy a descubrirlo yo, la relación entre los países hispanohablantes del continente americano es especial. Prueba de lo que digo es lo que comentaba más arriba. Y prueba es también lo que ahora cuento.

En abril, Debate publicará Hugo Chávez sin uniforme. Una historia personal, la primera biografía profesional sobre uno de los más polémicos estadistas de América Latina escrita por Alberto Barrera, escritor, y Cristina Marcano, periodista.

La misma editorial, se lo contamos ya, sacará a la calle Fidel Castro. Autobiografía a dos voces, de Ignacio Ramonet, la memoria oral del comandante (está basada en entrevistas realizadas por el autor a lo largo de los años), una suerte de «biografía autorizada» en la medida en que el libro ha sido leído por el dictador antes de su publicación.

Nada que ver, desde luego, con la cara del líder que nos muestra Humberto Fontova en Fidel, el tirano favorito de Hollywood (Ciudadela), una obra tremendamente crítica en la que el autor, cubano emigrado residente en Nueva Orleáns, escribió en inglés azuzado por los comentarios elogiosos que el tirano recibe de algunas estrellas del cine. Tres ejemplos:

· «El socialismo funciona. Creo que Cuba podría demostrarlo» (Chevy Chase).
· «[Castro es] muy moral y desinteresado […] uno de los hombres más sabios del mundo» (Oliver Stone).
· «Fidel, te quiero. Los dos tenemos las mismas iniciales. Los dos tenemos barba. Ambos tenemos poder y queremos usarlo con buenos propósitos» (Francis Ford Coppola).

En una entrevista concedida a FrontPageMagazine.com, Fontova explicaba sus motivos: lo que le llevó a escribir este libro fue «la avalancha de tonterías que se dicen continuamente, en los medios de comunicación y en los círculos académicos y de celebridades, sobre Cuba y Castro. Ya sabe: “Castro, el benefactor de los pobres, de los oprimidos.... Cuba, en realidad un agujero de pobreza y opresión, ahora resulta ser el Shangri-La de la Sanidad gratuita y la literatura universal. Una cosa es oír estas bobadas en boca de Danny Glover, Ed Asner, Dan Rather, etc. Puedes esperarte algo así. Pero otra cosa es escucharlas en boca de mi antiguo profesor universitario Stephen Ambrose. A finales de los setenta, yo tenía que quedarme sentado en clase escuchando cómo el profesor Ambrose “cantaba” los méritos de Fidel y del Che.
También tenemos a Colin Powell. Mientras, por un lado, explicaba en las Naciones Unidas el caso de Sadam Hussein, por otro decía: “Castro ha hecho cosas buenas por Cuba”. Es difícil saber por dónde empezar cuando oyes toda esta basura. Pensé que una buena forma de hacerlo sería escribir un libro».

En Ciudadela me aseguran que el texto es «muy cañero». Y quien ha hablado con el autor (que, por cierto, no asistirá a la presentación española del libro) asegura que estremece todo lo que cuenta. En cuanto al modo en que el libro llegó a la editorial, me cuentan que todo comenzó con una reseña publicada en LibertadDigital cuando se publicó la obra en Estados Unidos.

Otro que hace doblete

Involuntario, eso sí. Hace nada, el irlandés Colm Tóibín presentaba The Master. Retrato del novelista adulto (Edhasa), casi una autobiografía secreta (son sus palabras) de Henry James. La obra fue finalista del Premio Booker, ha sido considerada la mejor novela extranjera en Francia y ha recibido varios premios en Estados Unidos.

Y ahora nos llega ¡El autor, el autor!, de David Lodge, obra que empieza cuando la vida de James se acaba y que, recuerda que te recordarás, nos permite conocer mejor una de sus facetas menos vistosas: su fracaso como dramaturgo.

Todo lo cual sucede cuando Funambulista edita Un episodio internacional, lanza la segunda edición de ¡Pobre Richard! (hasta ahora inédita en español), y comprueba que Diario de un hombre de cincuenta años y El mentiroso siguen atrayendo lectores; cuando Mondadori recupera Las Bostonianas; y cuando aún disfrutamos de las recientemente —el año pasado— republicadas Washington Square (Alianza), Daisy Miller; Otra vuelta de tuerca y otros relatos (Espasa-Calpe), Lo más selecto: cuentos y nouvelles (Alba)... y seguro que me dejo alguna. ¡Larga vida al maestro!

Tras la bibliografía, la blogografía

Tenía que pasar, porque también la autoedición se adapta a los nuevos tiempos.

Editorial Premura, que se define como empresa exclusivamente online especializada en servicios editoriales, ha lanzado su servicio de edición de libros en pequeñas tiradas, exclusivamente ideado para BLOGGERS. La idea: conquistar a todas las personas que escriben y mantienen un blog de opinión, de noticias, literario, íntimo o de cualquier tipo y que quieran ver en un libro una selección de sus mejores artículos.

El servicio —exclusivo para BLOGGERS— consiste en preparar, con una selección previa por parte del autor de sus textos, ochenta o cien ejemplares de un libro, con el diseño que el autor del BLOG sugiera. Y poner los cien ejemplares a su disposición en cuatro semanas, en su propio domicilio. Pagando, claro: desde 357 euros, 80 libros de 70 páginas, encuadernados, con portada plastificada y solapas y foto del autor.

Adioses...

Dos responsables de prensa que se van: Charo Fernández, de Tropismos, abandona la editorial; y Paz Sánchez Rubio cambia Maeva (su puesto lo ocupará Elena Sánchez) por una agencia de comunicación especializada en cuestiones de salud. Suerte a ambas...



Acuse de Recibo



F. Berlín
Héroes de los
dos bandos

Temas de Hoy

E. Rosset
Barbarroja
Arcopress

A. Legaz
Andaluz
El Nadir
¡¡¡AUTOR NOVEL!!!

A. Pulido
Momentos
estelares de
Econolandia

Ecobook
¡¡¡EDITORIAL
NUEVA!!!

Si desea comprar alguno de los libros que se muestran en esta sección,
acuda a la la librería de LA CASA DEL LIBRO en nuestro Centro Comercial.
Así nos ayudará a mantener Divertinajes.com en la red.
¡Gracias!




eorue@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir