17 de marzo de 2006

A perrona

El diario Le Monde, que por cierto ha celebrado la publicación en francés de Los detectives salvajes, de Roberto Bolaño, como un événement, dedicaba hace una semana dos páginas de su suplemento cultural a constar la buena salud del libro de bolsillo: en 2005, algo más de cuatro de cada diez libros comprados eran de ese tamaño.

Entre otras facetas analizadas, el vespertino se detenía en el fenómeno de los libros a 2 euros, precio al que se pueden comprar no sólo obras de tamaño reducido y ambición perfectamente descriptible sino también clásicos muy bien editados y trabajos que fueron novedad hace no tanto. Y no estamos hablando de una moda puesta en circulación por, permítaseme la expresión, marginales del sector: grandes pilares de la edición de faltriquera como Le livre de poche (en su colección Libretti) y Pocket ofrecen libros a ese precio, que puede ser aún más reducido y situarse en 1,43 € cuando la compra se efectúa en establecimientos que hacen el 5% de descuento.

Citaba el periodista a Yvon Girard, director de otra casa con solera, Folio, que al principio se mostró reacio a estas prácticas aunque luego las abrazó con entusiasmo. Sus razones son poderosas: por un lado, son económicamente rentables; por otro, esos precios atraen a lectores que, una vez atrapados, pueden dar el salto a otros formatos.

Tomen nota, señores editores de este lado de los Pirineos.

Recién nacida

Mientras unos se empeñan en seguir llorando como plañideras inoperantes la lenta muerte de la novela, el libro y el lector, hay quienes se obstinan en demostrar a agoreros y escépticos lo equivocados que están.

Sólo desde esa fe inquebrantable en la existencia de nichos sin explotar, autores por reivindicar y lectores por satisfacer se entiende el nacimiento de una empresa como Nórdica Libros, que aspira a ser la editorial de referencia en España de las diferentes literaturas de los países nórdicos.

«Somos conscientes —dicen en su declaración de intenciones— de la aportación fundamental de los autores nórdicos a la literatura universal y por ello intentaremos, en la medida de nuestras posibilidades, elegir los títulos guiándonos por criterios de excelencia literaria más que por su rentabilidad en términos económicos».

Se presentan en sociedad con Betsabé, del sueco Torgny Lindgren, autor que en esta obra se inspira en el pasaje bíblico: el Rey David, cautivado por la belleza de la joven Betsabé, querrá deshacerse de su esposo, el guerrero Urías, situándolo en primera línea de batalla, y recrea los avatares que permitirán que el hijo de Betsabé, Salomón, sea designado por David para sucederle en el trono.

Lindgren ganó con Betsabé el prestigioso premio Fémina étranger en el año 1986, y el responsable de la versión española es Francisco J. Uriz, Premio Nacional de Traducción.

Autores que rondan...

Porque, en contra de lo que decía la canción, las rondas no son malas, al menos no siempre.

Eso deben pensar Empar Fernández y Pablo Bonell Goytisolo (ese apellido me suena) quienes, tras publicar en Roca editorial hace algún tiempo, y también al alimón, Cienfuegos, 17 de agosto, reaparecen ahora en la colección más negra de Tropismos con Las cosas de la muerte, protagonizada por el inspector apellidado Escalona, de la barcelonesa comisaría del Raval, quien deberá resolver dos casos: el aparente suicidio de una mujer a la que todo el mundo detestaba, y el robo de una valiosa joya procedente de Irak.

También en Tropismos negra retoma sus investigaciones el afamado abogado Baquedano, personaje creado por Joaquín Leguina. En Las pruebas de la infamia, Baquedano deberá demostrar la inocencia de su cliente acusado del asesinato de un ex concejal dedicado al negocio inmobiliario.

Por cierto, que la editorial salmantina comienza estos días su producción de bolsillo, dentro del sello Puzzle. Los primeros títulos son El comisario Bordelli, de Marco Vichi; La miel de los ángeles, de Vanghélis Hadziyannidis (que, curiosamente, en el catálogo general se publicó con el título de Las cuatro paredes) y El librero Vollard, de Pierre Péju.

A propósito de ViaMagna

Hace algunos círculos, o quizá sólo uno, les hablé de ViaMagna, una editorial de trayectoria curiosa. Fundada en Barcelona en 2004, arrancó con un libro de autoayuda, Dulces Sueños. Técnicas y secretos para dormir a su bebé. Ya se sabe que con tal de conseguir que el rorro cierre los ojos, hay padres capaces incluso de comprar un libro... es broma. Visto el éxito, se atrevieron a publicar 7 pasos para dejar de fumar. Para qué quieres más: las necesidades de tantos y la ley antitabaco hicieron de la obra (y de otras similares, cierto es) un triunfo.

Pero cuando la traje a colación fue a propósito de sus novelas históricas, género que les ocupa preferentemente, aunque también se dedican al thriller. Me dicen que en 2006 piensan editar quince novelas, que serán treinta en 2007. Porque una cosa es ser pequeños e independientes y otra, renunciar a competir a niveles de gran mercado.

Entre sus apuestas inmediatas figura El secreto del profeta, de Richard Child. Y también una novela que viene avalada por dos súper ventas indiscutibles. «Es mi tipo de novela favorito. El argumento queda resonando en nuestro interior mucho después de pasar la página final», ha dicho Dan Brown; «Una lectura incendiaria», ha advertido John Grisham. Se trata de Las huellas de Dios, de Greg Iles. Y si la elogian dos tipos que conocen todas las piezas de ese mecanismo llamado suspense, será que el artefacto literario funciona. Desde luego, el arranque promete: «Me llamo David Tennant. Soy médico. Doy clases de ética en la Facultad de Medicina de la Universidad de Virginia, y si alguien ve esta cinta es que estoy muerto». Qué yuyu.




Acuse de Recibo



J.L. Cervero
Los rojos de
la Guardia Civil

La Esfera

J. Valdés
Días de
cementerio

Suma

M. Giuliano
Las francesas
no engordan

Vergara

B.E. Ellis
Lunar Park
Mondadori

Si desea comprar alguno de los libros que se muestran en esta sección,
acuda a la la librería de LA CASA DEL LIBRO en nuestro Centro Comercial.
Así nos ayudará a mantener Divertinajes.com en la red.
¡Gracias!




eorue@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir