24 de febrero de 2006

Chinito tú, chinita yo

La semana pasada les adelantaba novedades poéticas que nos permitirán recuperar textos «desaparecidos» de Félix Grande y Diego Jesús Jiménez, de Caballero Bonald y Ángel González, obras exentas que llevan largo tiempo fuera de los circuitos de distribución y venta. La iniciativa correspondía a Bartleby.

Es bueno revitalizar esos poemas ahogados por el paso del tiempo. También es bueno ofrecer al lector textos de los que, por razones no siempre obvias, nunca pudo disfrutar. Aunque sea un esfuerzo destinado al deleite de la «inmensa minoría».

En lo que a mí respecta, cuando veo que una editorial saca un texto que nadie esperaba, un inédito de un autor consagrado, siempre me pregunto cómo el editor habrá llegado hasta él...

Pepo Saz (vuelvo a Bartleby) tiene un nombre para esa pesca: «soñar autores». Él lo hace a menudo. En los últimos tiempos, por ejemplo, se ha entretenido buscando entre las obras publicadas por John Steinbeck en EE.UU. y luego consultando en la base de datos española del ISBN, cotejando títulos para saber si había algo que nunca se hubiera publicado aquí con anterioridad. Y lo encontró: Journal of a novel: the East of Eden Letters (Diario de una novela: las cartas de Al este del Edén), el diario que Steinbeck fue escribiendo a su editor de forma paralela a la escritura de su aclamada novela, un texto que, según quienes lo han leído, deja al descubierto, con honestidad y modestia, la trastienda del escritor, sus dudas, su necesidad de que alguien lo escuche mientras escribe, y también cuando la obra ya es un producto que necesita del lector para completarse.

Y para que el lector se sienta doblemente motivado, y también porque la obra aparecerá en la colección Miradas, que ya acoge a Berger, Benedetti y Carver, al libro le acompañará la traducción del Carver & me, de Tess Gallagher, donde la viuda de Carver aporta nueva documentación (cartas, prólogos, etc.) para ahondar desde el lado del lector en lo que fue ese mismo proceso creativo en la obra de Carver.

Sabido todo lo cual, quise saber cómo consiguió Bartleby hacerse con los derechos de Steinbeck. «Fue más sencillo que encontrar la obra —me dicen—: los de la Balcells e International Editors nos señalaron rápidamente que era Yáñez quien lo llevaba. El informe de lectura de Marta Sanz, la última finalista del Nadal, fue concluyente y muy entusiasta para que nos decidiésemos a pujar por el libro».

Amigo Diablo

Ramón Pernas tiene libro a punto: se titula Del viwento y la memoria, arranca con la destrucción de una biblioteca y cuenta cómo, pasados los años, los grandes títulos de la literatura universal que había en esa biblioteca se van vengando de cada uno de los pirómanos, poco a poco, uno a uno.

Me cuentan que por las páginas de la obra pulula un personaje apellidado Perlas cuyo nombre es, si no he oído mal, Román... El slogan elegido por la editorial (Espasa) es: «Conviene tener al Diablo como amigo». No es lo que me decía mi madre, pero...

Pasión china

Me estoy leyendo un libro estupendo, Historias de Pekín, de David Kidd (Asteroide), prologado por cierto por Manel Oller, autor de la reciente Made in China (Destino). Alguien se preguntó que pasaría cuando China despertara y el mundo está empezando a conocer la respuesta. También en las librerías: el interés por lo que ese país es y lo que de allí nos llega no hace sino crecer.

Más sorprendente pueda resultar el que un autor español se decida a bucear en la historia china para traernos noticias noveladas no del último emperador, tan manido, sino del primero, Qin Shihuang, del que teníamos noticias porque suya fue la idea de crear un ejército de guerreros de terracota. El osado narrador es José Ángel Martos (quien también está, junto a su mujer, Teresa Amiguet, detrás de Editorial Diéresis).

Todo empezó escribiendo un reportaje biográfico para Clío que Jesús Ulled, el director de la revista, sugirió a su redactor jefe, Martos, quien firmó el texto con seudónimo: Valentín Martín. Al poco de la publicación, editorial Aguilar llamó a la redacción preguntando por el señor Martín y proponiéndole convertir el reportaje en libro.

Aceptar semejante encargo suponía «rascar» más en la vida de Qin Shihuang, y fue entonces cuando José Ángel se dio cuenta de que era un personaje desconocido (de hecho, ésta es su primera biografía en castellano), y de que aquí estamos familiarizados con los Guerreros de Xi'an pero de forma superficial: apenas sabemos nada de por qué y para qué se construyeron.

Por otro lado, el Primer Emperador resultaba una suerte de personaje magnético, que parecía haber sido determinante en todo aquello que consideramos importante de China, a saber: la Gran Muralla, que él ordenó construir, igual que su mausoleo de Xi'an con los guerreros; la primera gran unificación de China como un imperio aglutinado territorialmente (tras doscientos años de guerras civiles), políticamente (puso en marcha la famosa burocracia de letrados imperiales), en lo cultural (impulsó una decisiva reforma de la escritura de caracteres) e incluso en lo económico, con una unificación de la moneda que en algunos aspectos llegó hasta el siglo XX.

Además de todo eso, fue un personaje de vida torturada: su paternidad fue objeto de controversias ya en vida de él; su padre murió prematuramente; su madre tuvo un amante que intentó echarle a él del trono; sufrió varios intentos de asesinato... Y siempre dio vueltas a su alrededor una pléyade de personajes interesantísimos (filósofos de verbo afilado, políticos y militares errantes en busca de señor...).

Antes de seguir, pongamos fin a un posible equívoco: todo lo que les cuento lo sé no por ciencia infusa, sino porque el propio Martos me lo ha contado. «Lo he bautizado como "el Alejandro Magno de Oriente" —me dice—, aunque la herencia de Qin Shihuang ha resultado más perdurable». En el plano estrictamente literario, «tenía la ambición de escribir algo que tuviera un ritmo atractivo, sugerente, que no fuera una biografía aburrida y tediosa, y que sirviera también para conocer cómo era la antigua China. Me ha costado porque la documentación sobre él y su época está muy, pero que muy fragmentada. Pero había materiales que tenían fuerza si se organizaban con espíritu narrativo.

Lo que he descubierto es que nuestro conocimiento y comprensión de China es casi inexistente, aunque ahora nos preocupe tanto ese país. Este déficit ha resultado positivo para mí, porque me da una oportunidad de aportar algo de luz con un enfoque "para todos los públicos"».

Reina con tirón

Ojo con la señora a la que se recrea en la portada de la derecha. Se llama Boadicea y Mel Gibson está interesado en ella, a la que, según cuentan en los mentideros cinematográficos, le encantaría filmar encarnada en Nicole Kidman. Si el australiano ya se atrevió a encarnar al héroe escocés William Wallace , ¿qué podría impedir que reviva a esta heroína legendaria, símbolo celta?

De hecho, no es el único rumor hollywoodense que nos llega mencionándola, así que convendrá empezar a conocerla. Les cuento lo que sé: Boadicea vivió en las Britania poblada por clanes celtas que el Imperio Romano quiso doblegar. Entre los asimilados al nuevo orden estaban los icenos, gobernados por Prasutag y la mujer que nos ocupa. Durante siete años, todo fue más o menos bien, pero cuando el rey falleció, Roma reaccionó brutalmente, traicionando a Boadicea y a sus dos hijas. Azotada, humillada y dolorida, el espíritu guerrero de la reina halló un nuevo propósito, y logró unir a una legión de celtas contra el enemigo común: Roma.

Esta es la base verídica sobre la que se asienta la novela cuya portada reproduzco, El Imperio de la Reina, de Alan Gold. La publica VíaMagna. una editorial barcelonesa muy joven, que también publica obras de, entre otros, Stephen Frey (recientemente salió El protegido) y Joel C. Rosenberg (La última cruzada, ambientada en 2012 y de la que Booklist dijo: «Los seguidores de Robert Ludlum y Tom Clancy seguro que disfrutarán con este libro»).

Buenos propósitos

No son fechas, pero hay quien aún se pone a ellos:

EDITORIAL GRANICA DA UN PASO ADELANTE EN LA VIABILIDAD DE UN PROYECTO EDITORIAL A LARGO PLAZO DISMINUYENDO LAS NOVEDADES EN SU PLAN EDITORIAL Y TOMANDO LA INICIATIVA DEL TAN ESPERADO CAMBIO EN EL SECTOR

Granica es una editorial especializada en libros de Management y crecimiento personal, con más de 30 años en el mercado. Actualmente pertenece al holding Carvajal, una organización multinacional que integra 18 sólidas empresas que operan en todo el mundo, una de ellas es Grupo Norma Editorial de América Latina de la que forma parte Ediciones Granica. Dentro del grupo, en España se incluyen también las editoriales Parramón y Belacqva.

Desde siempre Granica ha demostrado un gran respeto por las necesidades del sector y como parte de esta actitud ha decidido apostar por una estrategia comercial diferente que de respuesta a problemas endémicos en el sector tal como la saturación de novedades editoriales.

Todos los analistas del sector editorial coinciden en que debe encontrarse un equilibrio entre las novedades publicadas y la posibilidad real de libreros de exponerlas en las tiendas, de lectores de leerlas y hasta de críticos de poder comentarlas y recomendarlas apropiadamente. La figura del librero en los últimos años se ha convertido en el cuello de botella y se les ha obligado a seleccionar, dejando fuera buenos libros sólo con el criterio de "falta de espacio".

¿CON CERCA DE 70.000 TÍTULOS EDITADOS POR AÑO ENTRE NOVEDADES Y REEDICIONES, QUE LIBRERÍA PODRÍA EXPONER A RAZÓN DE APROXIMADAMENTE 6.000 TÍTULOS MENSUALES?

Esta avalancha de títulos obliga a replantearse el negocio, cambio que todos los actores piden: autores, editores, distribuidores y libreros, medios de comunicación, críticos literarios y los propios lectores. Pero nadie se atreve a dar el primer paso.

Granica lo ha hecho. A partir de este año y en sus colecciones "Management", "Empresa Viva", "Puente Aéreo", "Blanchard Serie" y "Nuevo Pensamiento", Editorial Granica ha bajado en un 40% el nivel de novedades en su plan editorial del 2006, como primer paso en el ordenamiento necesario en el sector. De ésta manera, y saliéndose de la vorágine actual, los editores de Granica podrán ser aún más selectivos (asegurando la alta calidad de sus textos que ya les venía caracterizando), el departamento de comunicación editorial podrá promocionar mucho más a fondo cada título, los libreros trabajarán más cómoda y profundamente, y sus lectores tendrán la oportunidad de apropiarse de todas las novedades.

Un libro supone demasiado esfuerzo para que acabe estando distribuido durante 15 días y pase los restantes años engrosando los palets de los almacenes de las editoriales.

Una decisión necesaria, valiente y comprometida que ya cuenta con el compromiso y apoyo de las principales librerías del país (Corte Inglés, Fnac, Casa del Libro), distribuidores, y del resto de los actores de la cadena. Sin lugar a dudas, puede ser el primer paso de un cambio tan necesario en este sector que aglutina 1.265 editoriales en España y que factura 701 millones de euros anuales.

La leo, y me suena a dejà lu... ¿Quién se había propuesto esto ya antes? Varios, me respondo. Pero más me sorprende aún la afirmación contenida en el último párrafo: «Una decisión necesaria, valiente y comprometida que ya cuenta con el compromiso y apoyo de las principales librerías del país (Corte Inglés, Fnac, Casa del Libro), distribuidores, y del resto de los actores de la cadena». ¿A qué se comprometen concretamente? Intrigada, pregunto. Y ellos, me responden: «A lo que se han comprometido los grandes compradores es a mantener el mismo nivel de facturación, con menos títulos».

Bienaventurados los optimistas.




Acuse de Recibo



M. Maggiani
El viajero de
la noche

Belacqua
Premio Strega 2005

M. Swanwick
La hija del
dragón de
hierro

Bibliopolis

M. Szentkuthy
A propósito de
Casanova

Siruela

J.K. Rowling
Harry Potter y
el misterio del
príncipe

Salamandra





eorue@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir