6 de abril de 2005

Su viva imagen

El último boletín de novedades de Alfaguara anunciaba, para mayo, de un libro titulado La princesa dormida, cuya autora —se nos decía escuetamente— es Inma Chacón.

Y más nada: a diferencia de otros textos, otros autores, en este caso no había sinopsis, ni biografía de la escritora. Apenas una indicación: Colección Hispánica. Sólo eso. Y allí donde para los demás reproducen una cara, o una portada, o ambas, aquí una página en blanco.

Si hubiesen mostrado una foto de Inma Chacón, más de uno habría tenido que frotarse los ojos: Inma es la hermana gemela de la añorada Dulce Chacón (en la foto). Su viva imagen y, ahora, su fiel continuadora.

Porque juntas siguieron la pista de esta Princesa dormida en un viaje que las llevó por varias capitales europeas y en el que Inma, experta en documentación, aportada mucho más que los saberes propios de su especialidad. Las dos hermanas hablaban de su periplo con entusiasmo, y de la historia con emoción. Luego pasó lo que pasó, e Inma tomó la decisión de seguir delante con el proyecto. ¿Quién sabe? A lo mejor descubrimos que, además de ser físicamente iguales, escribiendo son igual de buenas.

Jesulín cruza el charco

Viviane Ardevol publica en EntreLibros obras dirigidas para los lectores que apenas leen, y no me refiero a quienes no quieren hacerlo sino a aquellos que, por ser demasiado pequeños, no pueden.

Hojeando una de esas obras, Rodzina, encontré una frase que llamó mi atención:

“—Mi papá no me pegó nunca —aseguré.
”—Te digo lo que pienso en dos palabras: im-posible—dijo Chester.
”—Decir troo-o-las es de malvados redmomaaaados...! —canturreó Mickey Dooley—. Mentir es pecar. En el Cielo no podrás entrar.”

¿En dos palabras: im-posible? Pensé que el traductor, originario quizá de Ubrique, había decidido plasmar negro sobre blanco su admiración por el torero y su capacidad de innovar el español hablado. No obstante, por curiosidad, pedí a Viviane que me mandara la versión original. Y he aquí que, en inglés, leo:

"My papa never whipped me", I said.
"I tell you what I think about that in two words: im-possible," said Chester.
"Telling falsehoods is plumb wicked," sang Mickey Dooley. "Liying is a sin.
When you go to Heaven, they won't let you in."

I tell you what I think about that in two words: im-possible!!! ¿Algún voluntario para denunciar a Jesulín por plagio transoceánico?

La crítica y los editores

Quiere el saber popular que es bueno que hablen de uno, aunque sea mal. Muchos editores suscribirían esa afirmación, si bien añadirían que, puestos a hablar, lo esencial es que hablen a tiempo.

El problema se plantea en estos términos: el libro sale, y conseguir espacio en las mesas de novedades es ya una heroicidad. Pero los libreros no tienen mucha paciencia (ni mucho espacio) por lo que, si la obra no funciona demasiado bien, la reemplazan en menos que canta un gallo.

Entre tanto, un ejemplar ha llegado a la redacción de un suplemento cultural donde, con un poco de suerte, un día, un crítico siempre sobrepasado por los acontecimientos decidirá publicar una reseña, con suerte elogiosa. Lamentablemente, para cuando ese momento llega los libros han desaparecido no sólo de las mesas de novedades, sino también de los sótanos de las librerías.

“Hace poco, apareció la crítica de un libro que salió hace seis meses. ¿De qué nos sirve?”, penaba hace nada un editor.

Más de Ramona

La semana pasada les contaba que Ramona Maneiro va a contar su historia en Temas de Hoy. Ahora sé algo más: el libro aparecerá a finales de mayo, se titulará Querido Ramón y dará muchos datos desconocidos sobre la historia de amor de Ramón y Ramona.

Qué bueno que viniste

Es grato comprobar que siempre hay personas dispuestas a intentar algo nuevo en el mundo de la edición. La barcelonesa Editorial Diëresis acaba de sacar Che, qué bueno que vinisteis. El cine argentino que cruzó el charco, de Juan Carlos González Acevedo, con prólogo de Federico Luppi, que se presenta como “El primer libro sobre el gran éxito del cine argentino y sus actores en España”. Un acto de justicia, pues.

En el libro hay más cosas, pero no queda otra que destacar las entevistas en profundidad a Ricardo Darín, Héctor Alterio, Leonardo Sbaraglia, Cecilia Roth y Miguel Ángel Solá. Y a Luppi, claro. “Éste es un libro que cuenta historias de cine y de actores argentinos en España —dice Federico en el prólogo—, es un documento sin precio, animado por el estímulo del amor al cine y a la gente que lo hace, por intentar entender los puntos de anclaje común, de historias compartidas, de sueños que pueden tocarse en cualquier esquina del mundo donde lo solidario de la ficción identifique a estos encuentros como pulsiones de la apetencia humana por un mundo mejor hecho. Cuando el tiempo, con sus mudanzas, empañe la visión de todo lo ocurrido y nos coloque en la antipática oportunidad del olvido, será obligación intelectual recurrir a este trabajo para saber qué somos, de dónde venimos, qué pintamos en este trasvase mutuo entre Madrid y Buenos Aires.”



Acuse de Recibo



M. Millington
Cosas por las
que discutimos
mi chica y yo

Alfaguara

K. Pap
Azarel
Minúscula

A.Colinas
La simiente
enterrada

Siruela

P.Iyer
Abandono
Kailas



eorue@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir