30 de marzo de 2005

Ramona toma la palabra (escrita)

Primero supimos de Ramón. Sampedro, claro. Luego, de Ramona. Maneiro, digo. Más tarde, nos enteramos de que Ramón había logrado sus objetivos y sospechamos que Ramona tenía algo que ver. Y muchos nos felicitamos por ello.

Pasaron los años, y Alejandro Amenabar vino a romper silencios y remover conciencias, y los rasgos de Ramona empezaron a fundirse en nuestra malbaratada cabeza con los de Lola Dueñas. Al poco, Ana Rosa consiguió eso que los enterados llaman un scoop, vulgo exclusiva: Ramona confesaba (no sé si el verbo es el adecuado, sospecho que no) justo después de que su ¿delito? prescribiera.

Ahora, y por invitación de Temas de Hoy (cuyo seguimiento de la actualidad es digno de periodistas pegados al día a día) Ramona Maneiro convertirá su peripecia en libro, tarea en la que recibirá la ayuda de un periodista que ordenará los recuerdos. Era el último paso, lógico imagino, visto lo visto, leído lo leído. No tendremos que esperar mucho para saber si Ramona Maneiro está a la altura de su personaje.

Lem

Hace no mucho les hablé de la inminente aparición en las librerías españolas de Provocación, un libro de Stanislav Lem que nos iba a llegar gracias a El Funambulista. Lo tengo ya en mis manos, lo he leído y es una joya. No sé si es, como dice David Torres en el prologo, “el dardo más certero jamás lanzado contra el horror del Holocausto” pero es demoledor.

De hecho, no solo con los nazis, sus métodos y sus motivos. Les brindo este párrafo de la segunda parte del libro (que no tiene nada que ver con laprimera: léanlo y lo comprenderán): “Como es sabido, no hay nada que loseditores teman tanto como editar libros, porque ya está en plenavigencia lallamada Ley de Lem (‘Nadie lee nada; si lee, no comprende nada; si comprende, lo olbvida enseguida’) debido a la habitual falta de de tiempo, la oferta excesiva de libros y la publicidad demasiado perfecta”. Pues eso.

En cualquier caso, si vuelvo a hablar del libro de Lem, en esta semana en la que, además, nuestro Sastre de Kafka también se ocupa de su obra (de otra obra), es porque compruebo que, al igual que hiciera Roca Editorial semanas atrás, El Funambulista opta por un cambio radical de formato para atraer a quienes aman los libros no sólo por lo que contienen, sino también por cómo se presentan, y huyen de las portadas con brillos como los gato del agua.

Inspirado lejanamente en la línea que, en Francia, utiliza Sabine Wespieser, casi cuadrado, prieto de beige, papel...en fin, no quería describir el artefacto, sino comentar la tendencia: incluso aquellas que al principio no caen en ello se dan cuenta de que para leer utilizamos todos los sentidos, no sólo la vista: los olemos, los tocamos, incluso si me apuran los oímos (al pasar las hojas) y los gustamos (y no se crean que yo soy de las que se chupan el dedo).

Una última cosa: El Funambulista se catalaniza. Inaugura colección, Lletraferits (Letraheridos), y la presenta con la traducción de Gaudí, la obra de Mario Lacruz (padre de Max, editor funambulista en jefe) que en castellano publicara Ediciones B. No es la primera editorial madrileña que prueba suerte en la lengua de Maragall (el abuelo, ¿eh?), prueba evidente de que catalano-leyentes leen y responden.

¡Albricias!

El nacimiento de una editorial es siempre motivo de alegría; si además ese proyecto es fruto del entusiasmo de un compañero, la satisfacción es doble.

Carlos Gutiérrez-Cuevas, al que muchos de ustedes leen en Sud-Acá, ha creado Albricias, sello editorial que se presenta con un libro titulado Gestión del Conocimiento en la Práctica, cuya pretensión es orientar las organizaciones hacia su desempeño en lo que, al otro lado del charco, llaman "la Sociedad Informacional". Conocimiento... es el primer libro sobre el tema escrito desde una perspectiva claramente hispanoamericana (la primera edición se realiza simultánemente en España y Colombia).
Con él comprenderán mejor el funcionamiento de los sistemas de inteligencia y aprendizaje, y en él encontrarán casos concretos para optimizar los rendimientos del capital intelectual e instrumentos aplicables a todo tipo de empresas, entidades públicas y privadas e instituciones educativas.

No soy experta en la cuestión, así que dejo hablar a alguien que sí sabe, Paloma Portela, de la CNMV: “Complejo, original y agudo. La profundidad de los modelos propuestos expresa un brillante sentido crítico e incita a una lectura que forma y divierte al mismo tiempo”.

Si quieren más información, pueden solicitarla pinchando aquí. En lo que a mí respecta, sólo me queda desearle a Carlos lo mejor. Y pedirle que, en Divertinajes, no deje de contarnos el vivir cada día de la Dulce Compañía...

Felicidades

Revista de Libros, la revista de la Fundación Caja Madrid, cumple este mes de abril 100 números, y lo celebra como es debido: con una fiesta en en el madrileño Círculo de Bellas Artes, con cambios en la maquetación, y con una edición especial, que se engalana con una portada firmada especialmente para la ocasión por Eduardo Arroyo.

Casi de manera simultánea, ya lo comenté hace unos días, sale a la calle Eñe, la nueva apuesta cultural de La Fábrica. La portada y los dibujos interiores de su primer número, dedicado a La Noche, son de... Eduardo Arroyo.

No es que yo tenga nada contra el señor Arroyo, faltaría más, pero, digo yo: ¿no hay más artistas en este país?

Sí hay quinto malo

Leo, y me da repelús, que ha reaparecido el Evangelio según Judas, ése que hace ya 2000 años sembró cizaña entre los primeros cristianos.

No lo tengo en mis manos, ¿eh? El texto, escrito en copto dialectal, la lengua de los cristianos de Egipto, está en poder de la Fondation Maecenas para el arte antiguo, sita en Suiza. Su director, Mario Jean Roberty, ha declarado que lo han sometido a la prueba del carbono 14, que es como la del algodón pero en tecnología punta, y los resultados son indiscutibles: “es aún más antiguo de lo que pensábamos”. Lo cual significa que pudo haber sido escrito cualquier día de cualquier mes de los siglos III, IV y V después de Cristo, pero no tan antiguo como algunos temían... Vaya, que difícilmente hubiera podido salir de la mano del apóstol que traicionó al hijo de Dios, a no ser que el avieso Judas, además de traidor, fuera inmortal y su suicidio, una pamema.

La leyenda del evangelio en cuestión data de mediados del siglo II. San Ireneo, obispo de Lyón, publicó un texto denunciando las herejías, sobre todo la del Evangelio según Judas. En el concilio de Nicea (año 325) la Iglesia oficial dijo que, a nivel de Evangelios (también podía haber puesto: en lo que se refiere a Evangelios), con cuatro era más que suficiente, y de la misma, prescindió de otros 30 que rondaban por ahí.

La cosa es que el texto en poder de la Fundación Maecenas podría aparecer publicado, en francés y en alemán, en menos de un año. De momento, el avispado Monsieur Roberty no parece dispuesto a soltar prenda.



Acuse de Recibo



H. Jubert
Cuarteto de
asesinos

Roca Editorial

J. Muñoz
Fray Perico de
la Mancha

SM

L. J. Rowland
El Diario Íntimo
de la cortesana

Salamandra

Julio Herranz
El ángel
yuxtapuesto

Plaza Janés



eorue@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir