16 de marzo de 2005

Eñe que eñe

Se llama así, viene con marca de fábrica, concretamente de La Fábrica; tiene formato de libro, aparecerá trimestralmente y en cada número ofrecerá textos originales e inéditos de escritores del mundo entero.

Eñe. Revista para leer está dirigida por Camino Brasa, y su primer número (que se presentará en sociedad el próximo 5 de abril) va dedicado a La Noche, sobre la que han escrito, entre otros, Bryce Echenique, Pitol, Benjamín Prado, Soledad Puértolas, Martín Garzo... Leeremos también inéditos de, por citar sólo a algunos, David Fosteer Wallace, Chuck Palahniuk y ¡Sammy Davis Jr.! Todo ello, ilustrado por Eduardo Arroyo.

Dice Alberto Anaut, motor de La Fábrica, en la carta de presentación del proyecto, que lo que les mueve es la pasión por la literatura, y anuncia que se propone recoger, en un ideario, las razones para leer de unos cuantos, escritas de su puño y letra. Cuando las tengas manuscritas, guárdalas, Alberto: en estos tiempos informáticos, esa gavilla de motivos será un tesoro. ¡Suerte!

Un libro a dos voces

Una, la de Raphael, protagonista de una obra, Quiero vivir, escrita en primera persona como un canto de esperanza: el que entona quien, tras haber estado a las puertas de la muerte, se reencuentra con la vida. La otra, la de Luis del Val, quien ha dado forma a las conversaciones mantenidas con el artista.

Sale a mediados de abril en Temas de Hoy, y me cuentan que el cantante aceptó narrar su peripecia vital y hospitalaria con una sola condición: que tanto el anticipo como los derechos de autor de la obra fueran ingresados en la cuenta bancaria de la Fundación 12 de octubre, el hospital donde le salvaron la vida.

Pregunta

¿Leyeron el artículo de Javier Marías en el EP[S] (para los tradicionales: El País Semanal)? El cabreo del escritor, a la par que traductor, con quienes maltratan los textos y malbaratan ediciones es monumental, a la par que (leídos los ejemplos que aporta en defensa de sus tesis) justificadísimo.

En fin, les dejo que juzguen por ustedes mismos. Y la única manera de hacerlo es leer Productos podridos y, en su caso, usar con más frecuencia al rotulador rojo cuando lean libros en general, obras traducidas en particular.

Reaparecido

El caballero de la imagen se llama José Luis Rodríguez del Corral, y es librero, y también escritor. Saltó a la fama literaria cuando, en 2003 y con su primera novela, Llámalo deseo, obtuvo el Premio Sonrisa Vertical. ¡Qué tiempos! No tan lejanos, aunque se nos antojen remotos.

Dos años han pasado y Rodríguez del Corral reaparece con una novela histórica, La cólera de Atila (Roca Editorial) que presentará el día 31 de marzo en Sevilla y que, cosa curiosa, escribió antes que la mencionada y premiada.

Ahora está acabando una con leves tintes policíacos y la primera-primera que escribió, que la historia de una mujer contada por la novela que lleva en el bolso. Y si coge carrerilla...

Admirables

Quienes tienen la paciencia de leerme cada semana saben bien que en este Círculo procuro situar el foco sobre esos proyectos pequeños (en facturación) pero grandes (en vocación y calidad). Nada me gusta más que comprobar que la del editor entusiasta es una figura habitual en el paisaje cultural de nuestro país, y si mencionar su labor ayuda, pues encantada de echar una mano.

Estos días he tenido la oportunidad de conocer mejor un proyecto más que interesante: el que Blas Parra y su gente llevan a cabo en El Nadir, una editorial pequeña que, me cuenta Blas, «como toda editorial que quiera significar algo en el mundo de la cultura, necesita cierta singularidad que la distinga». Ellos se han propuesto una doble tarea: por un lado, rescatar aquellas obras de los clásicos contemporáneos que, pese a su calidad, han quedado al margen de las grandes casas y planetas; por otro, sondear en su entorno para dar a conocer obras muy especiales, novelas ambiciosas de calidad. Fruto de esta indagación es la publicación de Un error, una serie de cuentos de la era glacial cuya autora es la valenciana Carmen Botello.

Respecto al "primer lado"... El mes pasado sacaron Risa roja, de Leoníd Andreiev, «una de las metáforas antibélicas más "alucinante" que he leído», dice Blas, un libro —escrito a principios del siglo xx en el marco de la guerra ruso-japonesa— donde todo avanza hasta adquirir trazos de pesadilla.

Más tiempo lleva en las librerías Mi alma en China de la británica Anna Kavan, autora tan mal conocida (y eso que ya en vida la comparaban con Doris Lessing, Anaïs Nin, Djuna Barnes o Virginia Wolf) como excepcional que murió por una sobredosis de heroína en 1968, cuando su obra tomaba vuelo: Hielo, su trabajo maestro, tiene verdaderos entusiastas.

Para abril, lanzan Golowin de Jakob Wassermann, autor judío, muerto en 1934, expulsado por los nazis de la Academia, medida que remataron con la prohibición de sus obras en Alemania, y conocido entre nosotros sobre todo por su Gaspar Hauser.

Ya leen que no es coraje lo que les falta.

Capricho

Recibo porque tengo amigos que me cuidan esta foto que es un capricho. De izquierda a derecha: Marina Rossell, Georges Moustaki, María Dolores Pradera y Paco Ibáñez. Casi ná.

Están bien porque están a gusto, y se les nota... ¡y eso que el fotógrafo disparó a las 4 de la madrugada! Fue tras uno de los Conciertos del Millenium que se celebran en el barcelonés Palau de la Música. María Dolores era la invitada de Ibáñez, y Marina, la de Moustaki. Cuando dieron la (última) nota se fueron a homenajearse a La Caixa Gourmet, junto al Mercado de la Boquería, y ya con el estómago lleno, y el espíritu reconfortado, posaron abrazaditos los dos + dos = cuatro, espumas y terciopelo. Viejos, guapos y legendarios, dicen que son. No hay más que verles.

¿Quién ha ideado esta campaña de publicidad?

Porque, sin duda, es un genio. Cuando tras haber vendido 18 millones de ejemplares en el mundo entero, y haber inspirado yo qué sé la de libros explicativos del fenómeno, El Código Da Vinci empezaba a dar muestras de fatiga... Lógico, ¿no? Bueno: pues ahora va el Vaticano y anuncia una transfusión. Resulta que a las lumbreras de la Plaza de San Pedro se les ha ocurrido encomendar al cardenal Tarcisio Bertone, obispo de Génova y "posible sucesor del Papa", la tarea de rebatir las mentiras, distorsiones y errores de la novela de Dan Brown. Lo cuenta The Times, que también informa de las motivaciones de la Iglesia: la novela, sostienen fuentes vaticanas, es un intento deliberado de desacreditar a la Iglesia católica mediante falsificaciones absurdas y vulgares. ¡Marchando una de revival para el código de marras! Si es que estos jerarcas no aprenden...

La perseverancia de un bibliotecario

Me habían hablado de él, (bien por si hay que precisarlo), de su empeño y su dedicación, de cómo ha conseguido que muchos autores vayan a Turón, pueblo asturiano alejado de cualquier ruta literaria, editorial o promocional, a presentar sus trabajos. Este viernes, reúne a un elenco de notables (Carlos Carnicero, Luis Sepúlveda, Cristina del Valle, Pilar Velasco [autora de Jóvenes, aunque sobradamente cabreados] y Ángel Ibáñez) para la presentación asturiana de Feminismo para principiantes, de Nuria Varela. Hay que decir que, en esta ocasión, Jesús Fernández, pues así se llama el protagonista de esta nota, lo tenía más fácil, porque Nuria es, precisamente, de Turón. Pero que nadie entienda que resto ni un ápice de mérito al trabjo de nuestro bibliotecario perseverante. Que cunda el ejemplo.



Acuse de Recibo



J. Navarro
La Biblia de
barro

Plaza&Janés

L. Sterling
Confesiones de
una dómina

Ediciones B

H. Zin
La libertad del
compromiso

Plaza&Janés

C. Collado S.
España
refugio nazi

Temas de Hoy



eorue@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir