2 de marzo de 2005

Eres grande, pequeña

Que los libros de bolsillo tienen cada vez más predicamento en nuestro país es una realidad irrefutable, y a las ventas me remito. También sirve de prueba el hecho de que todos se apunten al formato, algunos pensando en que vale incluso para lanzar obras que no encuentran salida en otros formatos, otros convencidos de que sus libros merecen una segunda oportunidad.

Convencida, pues, de que el bolsillo hace bien a la butxaca, la máxima responsable de Roca Editorial, Blanca Rosa Roca, manifestó hace tiempo su intención de avanzar en esa senda. El proyecto se retrasó un tanto, pero ya tiene socio (Urano, es decir, Umbriel, es decir, El código Da Vinci, sin ir más lejos) y nombre: Puzzle. Los primeros libros saldrán en junio, serán unos 35-40 cada año y no exclusivamente de las editoriales mentadas, puesto que hay conversaciones en marcha con otros sellos para incorporarlos al empeño.

Puzzle, pues, para los libros de bolsillo. Y Lettera, para su colección más literaria. Porque Roca Editorial, que nació hace poco más de un año y que, según dictamen del Gremio de Editores, ha entrado ya en el grupo de las editoriales medianas (los 3.429.000 euros de facturación en 2004 tienen la culpa), está a punto de lanzar una nueva línea de libros “más literarios”, quizá porque les duele que sus mejores obras (¿será el formato? ¿será la presentación?) no hayan alcanzado el reconocimiento que merecían.

La colección arranca con un libro de Zoë Heller (Diario de un escándalo) y otro de Dante Liano, cuya primera obra con Roca, El hijo de la casa, cosechó excelentes críticas. Ahora, el autor guatemalteco residente en Italia publica El hombre de Montserrat, y muy pronto vendrá a España para promocionarla.

Más adelante saldrán obras de Gail Jones, Barbara Garlaschelli o Carlos Balmaseda. Y eso es sólo el comienzo.

Cuando las barbas del vecino veas pelar...

A más de uno le habrán temblado las piernas al leer la noticia.

Condenan al autor de Plata Quemada y a Planeta por alterar las bases de un concurso en 1997

El tribunal considera que hubo "predisposición en favor de la obra de Ricardo Piglia", quien mantenía una relación contractual con la editorial.

EFE. BUENOS AIRES.- Un tribunal ha condenado al novelista argentino Ricardo Piglia y a la editorial Planeta por perjudicar a otro escritor en la edición 1997 del tradicional concurso literario organizado por ese sello editorial en Argentina, informaron fuentes judiciales. [»]

¡Ay, como cunda el ejemplo de denunciar, y la costumbre de condenar!

Hablando de premios

Recibo la nota de prensa del VIII Premio Alfaguara de Novela 2005, concedido como sin duda saben ya a Graciela Montes y Ema Wolf por El turno del escriba.

Dios me libre de juzgar la calidad de un libro que no he leído, pero permítanme confesar lo mucho que me llama la atención una frase del dossier remitido a los periodistas: “El turno del escriba es la prueba de que una novela histórica también puede ser magnífica literatura”. Como diría mi admirada Maruja Limón: Excusatio non petita, gallina en pepitoria. También podrían afirmar: “El turno del escriba es la prueba de que una novela histórica es un filón”. La pregunta es: ¿Hasta cuándo?

La Europa literaria

Poco a poco, las editoriales españolas se van abriendo a esas literaturas que, tradicionalmente, no han estado muy presentes en nuestras librerías. Supongo que es el fenómeno tiene una doble explicación: por un lado, cada día somos un poco menos catetos (no creo que sea mero wishful thinking, porque una hace tiempo que dejó de hacerse ilusiones); por otro, la voracidad del mercado exige que los pescadores de obras echen sus redes en bancos literarios sin explotar...

Sea cual sea la razón verdadera y última, hay que felicitarse porque estamos de enhorabuena. Ediciones B sigue recuperando la obra de Dezso Kosztolányi y, tras Alondra y Anna la dulce nos llega La cometa dorada; y Mondadori nos descubre en castellano a Magda Szabó (1917) con La puerta, una novela de la que Le Monde des livres dijo que “es el resultado deslumbrante del talento, la sutileza y la originalidad”. Sandor Marai ya no está tan solo en los plúteos ibéricos...

Chueca cruza la Castellana

No recuerdo si fue la Ministra de Cultura, Carmen Calvo, o la directora, a la par que anfitriona, de la Biblioteca Nacional, Rosa Regás, quien tomó prestada la expresión a uno de los asistentes, pero eso es lo de menos: lo de más es que el acto Memoria Homosexual (1930-2000) se celebrara, y en ese marco.

Ante la atenta mirada de la ministra, tomaron la palabra Fernando Olmeda (presentador de Informativos Tele5 y autor de El látigo y la pluma); Arturo Arnalte (Redada de violetas); Alberto Mira (De Sodoma a Chueca); Jordi Petit (Vidas del Arco Iris); y Armand de Fluvià (El moviment gai a la clandestinitat del franquisme). Luego, doña Carmen se fue, y los que hablaron fueron quienes asistían al acto, muchos de ellos históricos del movimiento de liberación homosexual. Lástima que algunos quisieran a toda costa aprovechar la ocasión para hablar de lo suyo, traicionando la naturaleza de un acto que se quería cultural. Quizá les pudo la necesidad de reivindicar lo hecho, tan pocas veces aplaudido.

De pie se quedaron Luis Antonio de Villena, Eduardo Mendicutti y Leopoldo Alas. ¿Cómo es que nadie pensó en ofrecerles una butaca, habiendo como había tantas reservadas? Porque si hablamos de cultura homosexual, ellos tienen mucho que decir.

En fin. Al cabo, todos cruzaron de nuevo la Castellana en dirección a Chueca... para celebrarlo.

REDES

Y no las que echa, con tanto provecho, el inefable Eduard Punset, sino las que maneja Ignacio Bosque, impulsor de uno de los diccionarios más sorprendentes de todos los tiempos.

He de decir que yo pedí Redes a los Reyes (no podía perder la oportunidad, ya sabrán perdonármelo...) y desde el momento en que lo abrí, pensé: Esto en formato electrónico sería fastuoso. Sé que Bosque coincide conmigo, pero me consta que a la editorial (SM) la idea le hace menos gracia porque, obviamente, mataría al libro. Bosque dice que ha sugerido la posibilidad de hacerlo en un futuro no muy lejano... veremos.

No es esta la única idea que le ronda. Con la vista puesta en una hipotética segunda edición, anda pensando en las mejoras necesarias y en los términos que se podrían incorporar. Y por aquello de que el suyo es un diccionario que puede convertirse en referencia indispensable para los estudiantes extranjeros de español, está dando vueltas a una posible versión simplificada que les resulte más accesible. Es lo que tienen las REDES: que atrapan.

¡Si Castelar levantara la cabeza!

No descubro nada nuevo si afirmo que los políticos españoles hablan mal, muy mal. Se han olvidado de las estructuras elementales (sujeto, verbo, complemento), “pasan” de las concordancias y son los reyes de las muletillas. Eso por no mentar su proverbial habilidad para llenar el aire de palabras vacías. Ya lo decía el gran Molière: "Así como es un don de los hombres de gran talento decir muchas cosas en pocas palabras, es por desgracia en los sujetos de pocos alcances hablar mucho para no decir nada".

No es este el momento ni el lugar para analizar las causas de este desastre, aunque yo tiendo a pensar que su desaliño expresivo es voluntario: hablan tan mal que es imposible entenderles, y cuando meten la pata siempre pueden disculparse: “lo que quería decir...”. ¡Pues haberlo dicho, hombre de Dios!

El caso es que hay quien ha decidido tender una mano a los habituales de la tribuna pública. Hace unos días, me llegó una invitación remitida en nombre del Alcalde de Villanueva del Pardillo para la presentación de un Manual de discursos de las autoridades locales, del que es autor Enrique Muñoz López, abogado y ex alcalde (no me atrevo a escribir “primer edil” por si me lee algún discípulo de Lázaro Carreter).

La obra, editada por El Consultor de los Ayuntamientos y de los Juzgados, es lo que su propio nombre indica: un libro en que se compendia lo más sustancial de una materia para la que nuestras autoridades no se muestran especialmente dotadas. La intención es buena, desde luego, y ojalá funcione... Si quieren un botón a modo de muestra, pinchen aquí.

Cumpleaños feliz

La revista cultural Dosdoce, publicación electrónica, especializada en Comunicación, Arte y Literatura, cumple este mes de marzo su primer aniversario en la red. La mejor manera de felicitar a quienes la hacen posible: darse un garbeo por sus páginas.



Acuse de Recibo



L-A. Salomé
Frédrich Nietzshe
en sus obras

Minúscula

R. S. Ferlosio
El geco
Destino

G. Hurwitz
Comisión
ejecutoria

Ediciones B

W. Mosley
Muerte escarlata
Roca Editorial



eorue@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir