9 de diciembre de 2004

Adiós, paisanos

Como diría aquel: por su interés informativo, reproduzco tal cual me acaba de llegar la carta abierta que, con fecha 9 de diciembre, Ignacio Echevarría ha remitido al director adjunto de EL País, Lluís Bassets. Si oyen de fondo las tristes notas del acordeón, no crean que es que han perdido la razón...

Fum, fum, fum

Estamos ya en plena fiebre Navideña, y bien que lo siento. Es uno de los pocos periodos del año en los que me pongo nostálgica, y no porque porque me embargue una tristeza melancólica por la pérdida de deudos o amigos, años o inocencias, sino porque añoro aquellos tiempos en los que la Navidad empezaba en torno al 20 de diciembre y terminaba allá para el 7 de enero. Será que soy rara, pero a mí esta Navidad extensible me resulta contraproducente...

De todas formas, si no les espantan las grandes superficies, y les chifla el humor inteligente (difícil, pero...), y si además viven en Madrid o alrededores, déjense caer por el Hipercor de Pozuelo para que Gallego, Rey y Ricardo les firmen sus libros. Mejor un Ja, ja, ja que mil Jo, jo, jos. Perdóname, Santa Claus.

Y hablando de Navidad...

Pero, a lo que iba. Y lo que iba es a Manuel Fraga, por extraño que parezca el camino elegido para llegar hasta él.

El Presidente gallego es un tipo que ha escrito mucho, y sobre el que se ha escrito también abundantemente. Basta con echar una ojeada a la página web de la Xunta donde se enumeran los tomos de los que es protagonista para darse cuenta de la magnitud de la biobibibliografía.

Uno de esos libros está firmado por Fernando Jáuregui, data de 1987 y se titula La derecha después de Fraga; pues bien, a lo que se ve el periodista cántabro no tuvo suficiente, y acaba de entregar un nuevo libro sobre (y también con, de, desde, hacia, para, entre otras preposiciones, el personaje se las merece todas) don Manuel, trabajo que va a ser prologado por Pilar Cernuda, gallega ella, y autora a su vez hace no tanto de un libro descriptivo desde la portada: Ciclón Fraga. La nueva aproximación al político más longevo de nuestra historia recente aparecerá en Espejo de tinta.

Madre no hay más que una

Y Rimbaud no parecía estar muy contento con la que le había tocado en suerte... El Funambilista, la editorial que anima Max Lacruz, presenta este viernes, día 10 (Instituto Francés de Madrid, La madre de Rimbaud, una descarnada biografía de la señora en cuestión, de nombre Vitalie Cuif, uno de los personajes más vapuleados y vilipendiados de la historia de la Literatura. La autora es Françoise Lalande, ardenesa como su biografiada, y publicó su trabajo en 1987 (Presses de la Renaissance); posteriormente, la obra fue llevada al teatro. Me dicen que el libro tiene tela. À suivre...

El Roca&roll de los libros

Roca Editorial publicará, en marzo, El hombre de Montserrat, del guatemalteco Dante Liano, la historia de una investigación que nos llevará al centro de la infamia. Liano publicó ya con la editorial catalana El hijo de casa, que ha cosechado excelentes críticas.

Con el mismo sello llegará Donde se esconde el aire, de Paz de Laorden, cuyo nombre (yo tenía en el colegio una compañera llamada Paz Liberal y me producía casi el mismo efecto) no dejará indiferente a casi nadie y sonará a muchos: Paz es periodista en los servicios informativos de Antena 3, y Donde se esconde el aire es su primera novela.

En estado de revista

Hachette-Filipachi, grupo editor que sólo en España publica ya 23 revistas (AR, Diez Minutos, Fotogramas, Qué leer entre ellas) se dispone a dar a luz a una nueva publicación: Psychologie, basada en una marca francesa de éxito probado. El lanzamiento estaba previsto (lo decían en la casa matriz del grupo) para 2004, pero será a principios del 2005. En cualquier caso, suerte.

El historial clínico de Tintin

Tintin, el personaje de Hergé que este año cumplió 75 años sin abandonar la adolescencia, tiene una deficiencia hormonal asociada a los reiterados golpes que sufrió en sus aventuras, y por eso no crece. Como lo leen. Lo dice un pediatra canadiense en un trabajo presentado junto a sus hijos en el Journal de la Asociación de Medicina de Canadá. Los hijos del doctor Claude Cyr tienen 5 y 7 años. Tal vez eso lo explique todo... Ya lo decía la abuela de Maruja Limón: El que no tiene nada que hacer, con el rabo caza moscas.




Acuse de Recibo



Sánchez Lázaro
Memorias del
Mato Grosso

Ediciones B
Premio Grandes
Viajeros 2004

D. Buzzati
La famosa invasión
de Sicilia
por los osos

Gadir

I. M. Zavala
La otra mirada
del siglo XX

La esfera

J.M. Coetzee
Costas extrañas
Ensayos, 1986-1999

Debate



eorue@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir