20 de octubre de 2004

La provincia nos visita

Si mi memoria no me traiciona (y una nunca puede estar muy segura), en la Barcelona lejana de los años 80 había un programa radiofónico titulado precisamente así, La provincia nos visita. Creo recordar que se trataba de contar en la capital lo que sucedía en los alrededores, pero no me hagan mucho caso...

El caso, valga la intencionada redundancia, es que vengo leyendo informaciones sobre el proyecto de periódico gratuito impulsado por José Sanclemente, en el que este antiguo consejero delegado del Grupo Z aspira a federar a los grandes de la prensa regional (Grupo Serra de Mallorca, Grupo Joli y los editores de La voz de Galicia, Canarias 7, Gaceta de Salamanca, Diario de Navarra y Heraldo de Aragón) y no dejo de evocar aquel pasado radiofónico: harta de que la capital desembarque en la provincia, la provincia se rebela y nos visita. Pero viene para quedarse.

Hay algo de justicia poética en este empeño nada lírico. Hasta ahora, excepción hecha de las peripecias empresariales del poderoso Grupo Correo, ahora Vocento, "los de provincias" (dicho sea con todo el cariño: ¿de dónde es una, sino de provincias?) se habían limitado a asistir/resistir a la llegada de sucesivos proyectos con los que los grupos de Madrid y Barcelona, tras las adaptaciones necesarias, intentaban "robarles" la clientela. Ahora, las corrientes migratorias se invierten.

El proyecto es eso, un proyecto, un embrión, no hay nada fijo ni definitivo, así que no adelantemos acontecimientos. Pero la audacia de la iniciativa merece reconocimiento. Si las sensibilidades de la España plural se dejan sentir en un diario de difusión nacional, todos saldremos ganando.

El pirata ya tiene quien le escriba

La información, tal cual: La versión pirata del nuevo libro de Gabriel García Márquez, Memorias de mis putas tristes, salió a la venta en Colombia antes de salir a la venta. "Es la primera vez que un libro es pirateado antes incluso de su salida", habría declarado Moisés Melo, director de Norma, la editorial del Nobel.

Sabido lo cual, ¿quién puede declararse sorprendido? Colombia ocupa el cuarto lugar en la clasificación sudamericana de piratería literaria, tras Brasil, Paraguay y Argentina. Tiene su lógica, son países donde se lee tanto y se cobra tan poco...

Hace unas semanas, en LIBER, el Grupo de Entidades de Derechos Reprográficos de Iberoamérica (Gedri) hizo público un estudio según el cual las pérdidas en derechos de autor de los libros pirateados en esa región ronda los 500 millones de dólares anuales. Y por si los métodos de copia y fraude tradicionales no fueran lo suficientemente dañinos, los editores alertan:
el auge de la piratería por Internet va a complicar la situación aún más.

Puesta a buscar una explicación, que no justificación, Ana Cabanellas, presidenta de la Unión Internacional de Editores (UIE), denunció en ese mismo foro que existe "una cultura de la fotocopia" desde las guarderías, que es la causa de que "los alumnos no pisen una librería". No era, no podía serlo, su primera voz de alerta: en el Congreso Internacional de la Lengua Española, celebrado en Valladolid del 16 al 19 de Octubre de 2001, ya hizo una ponencia sobre la cuestión.

Los editores adoptaron acuerdos, en la esperanza de combatir este fenómeno; prevén, por ejemplo, dirigirse a los participantes en la próxima cumbre de jefes de Estado iberoamericanos para pedirles que hagan algo. Pueden, me temo, esperar sentados...

Haciendo equilibrios

Una vez dijo alguien que hay personas que tienen nombre de errata, por ejemplo, el teólogo Olegario González de Cardedal quien, siendo teólogo, debería apellidarse De Cardenal. Vamos, digo yo.

Pues con este escritor ocurre tres cuartos de lo mismo. Si eres écrivain, llamarte Bleton suena a fallo, o a broma. Et pourtant....

Et pourtant Claude Bleton es real, y bien real. Y quienes lo duden lo comprobarán si leen Los negros del traductor, con la que Editorial El Funambulista arranca de-verdad-de-la-buena su andadura, tras aquella Lolita de Heinz von Lichberg en la que según algunos, afectos sin duda de un síndrome grave de falta de agudeza vusual, se habría inspirado más allá de lo permisible el maestro Nabokov. Pero ésa es otra historia.

El caso es que los funambulistas (a saber: Max Lacruz, Ángeles Martín, Enrique Redel y José Ángel Zapatero, el editor de Cálamo y Menoscuarto) tienen ya a punto su programa de publicaciones. Y la primera es esta comedia literario-policiaca cuyo protagonista es un traductor francés, de nombre Aaron Janvier (¿el alter ego de Bleton?), que decide escribir él mismo las novelas de sus autores (todos españoles, todos muy famosos, y algunos muy reconocibles), y de paso, hacerse rico. Al principio, cuenta con el visto bueno cómplice de estos autores, que prefieren (son españoles, casi ná) irse de tapas mientras las novelas se escriben solas. Pero pronto, algunos empiezan a arrepentirse. Al tal Janvier le queda una única solución: asesinarlos.

¿Roman à clef? Ustedes mismos. Sólo quiero que sepan, si no lo saben ya, que Bleton es el hombre que vierte al francés los trabajos de Carmen Martín Gaite, Antonio Muñoz Molina, Fernando Savater, Vázquez Montalbán, Gonzalo Torrente Ballester o Belén Gopegui... vaya, que de tapas, literatura, autores españoles sabe un rato.

¡Espero que el libro no dé ideas a sus traductores! Traductores, escribo, en plural, y escribo bien, porque la versión española ha estado a cargo de Jesús Zulaika, Maite Gallego, Andrés Ehrenhaus y Miguel Sáenz.

Por último... Mencioné Lolita, ese libro como un capricho que fue la tarjeta de presentación en sociedad de El Funambulista. Lo de tarjeta, ahora que me doy cuenta, no está mal traído, porque el tamaño del volumen (hablar de él como "volumen" no deja de ser una hipérbole) era bien reducido. Pues bien, en esa misma colección (Los intempestivos) aparecerá pronto el Diario de un hombre de cincuenta años, de Henry James, inédito en España.

Tras la estela de Estela

Da gusto tener lectores atentos. Hace siete días les conté que Editorial Egales va a recuperar una obra de James Baldwin, La habitación de Giovanni, publicada en España y en 1980 por Bruguera, reeditada en 1983 y desaparecida desde entonces. Les recordaba también que la traducción había corrido a cargo de Estela Cantó... ¡Error!, me escribe Horacio Vázquez-Rial.

"Haces mención de la traducción de La habitación de Giovanni de Baldwin. Y pones Estela Cantó. Era Canto, sin acento, y fue la novia imposible de Borges. Hay un libro suyo que merece ser leído, Borges a contraluz, publicado en Austral, sobre el Borges cotidiano, medio gilipollas, incapaz de relacionarse con una mujer. Muy a la orden del día."

Quitamos, pues, la tilde; esperamos la habitación remodelada y buscaremos ese testimonio.

Palabras olvidadas

La semana pasada, les pedí: "Si tienen un sustantivo en desuso favorito, si les hace tilín un verbo que su abuela y sólo ella conjugaba, si les emociona un adjetivo cuyo significado los jóvenes desconocen, dígannoslo."

Hay quien nos ha tomado la palabra...

@@@ "No sé hasta qué punto esta palabra está olvidada —nos escribe Juan Manuel Zaragoza Bernal—. Mi abuela la utilizaba bastante, ya que solía usar una frase recurrente cuando nos entrometíamos en conversaciones que no nos interesaban... para llevarle la contraria, claro está. La palabra es bacín (basín, decía ella, pero es que por mi tierra seseamos, ya sabe usted), y la frase venía a ser: "Cuando digan basín tu dí, aquí, presente." Supongo que utilizaría bacín en la segunda acepción del diccionario de la RAE: "Recipiente de barro vidriado, alto y cilíndrico, que servía para recibir los excrementos del cuerpo humano.", aunque también serviría la tercera: "Hombre despreciable por sus acciones." Espero que esta iniciativa suya llegue a buen puerto. Intentaremos apoyarle en todo lo que podamos.

@@@ Mi abuela usaba una expresión para decir que en una habitación el aire estaba viciado —explica Jaime—. Decía “aquí hay muy mala atmósfera”.

@@@ Pergeñar es una palabra que significa preparar, argumentar, maquinar. Saludos. JO.

¡No se desanimen, acórrannos y sigan buceando en su memoria!

El lector en su Círculo

··· Joaquín Urgel Piñeiro, a propósito de una broma que hacíamos la semana pasada:

La Virgen del Pilar no tiene que perdonarte nada. Te lo explicaré con una bella jota.

La Virgen del Pilar dice
que no quiere más rencores
que quiere ver unidos
a franceses y españoles.

Soy pilarista hijo de un Caballero de Nuestra Señora del Pilar. Pero me gustaría saber quién es el niño que tiene en brazos en su camarín cuando apareció en carne mortal en Zaragoza años después de que su Hijo muriera a los treinta y tres años. Recibe mi agradecimiento por tus escritos.

··· Carme Palau, a propósito de la noticia según la cual Nacho Duato es (lo dicen sus compañeros) el coreógrafo más influyente de España:

El baile flamenco es mi pasión. Tuve la suerte de ver bailar a Antonio, Carmen Amaya y al gran Antonio Gades. Este último fue al que más admiré, no me perdía ninguna de sus actuaciones. Sentí mucho su muerte, no se le rindió el homenaje que se merecía. Ahora yo doy mi voto a Rafael Amargo. Antonio Canales pone en el baile mucho sentimiento y fuerza, pero actualmente nadie supera en elegancia y estilo a Rafael Amargo, su cuerpo al ritmo de la música habla sobre el escenario.

Gracias por escribirnos. Sigan en ello.

Una editorial poética

Los amigos de Adamar. Revista de creación no paran. Ahora nos anuncian la aparición de los tres primeros títulos de adamaRamada ediciones, nombre de una nueva experiencia editorial con soporte en papel. Los tres primeros títulos, todos en la Colección poesía, son Vilanos, de Clara Janés; Pequeños accidentes caseros, de Berna Wang; y Cartas a Nombradía, de Patricia L. Boero y Antonio R. Mengs. Suerte.

Acuse de Recibo


H. Troyat
Rasputin. Rusia entre
Dios y el diablo

Ediciones B

A. Ferres
Tierra de olivos
Gadir

D. Lessing
Las abuelas
Ediciones B

E. Rúspoli
Godoy
Temas de Hoy



eorue@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir