2 de junio de 2004

Osados


Los hay valientes, desde luego. Los hay que, a pesar de la tan cacareada crisis de la edición, siguen creyendo posible abrirse hueco, encontrar un nicho.

Hace algunas semanas supimos del nacimiento de una nueva editorial, Gadir, que nacía con un libro de Gide, otro de Buzzatti y un tercero de Mac Orlan bajo el brazo y anunciaba ya obras de Marani, Uslar Pietri y Hugh Thomas.

De momento, las cosas funcionan bien. El secreto del Bosque Viejo de Dino Buzzati va por su segunda edición, y la editorial sabe que puede esperar mucho de ese autor desconocido, o mal conocido, por lo que apostará por él de nuevo en breve: Un amor, historia de la pasión desbordante de un cincuentón, y La invasión de Sicilia por los osos son los títulos que vienen con su firma.

También nos prometen un libro de Elio Vittorini que en su día publicara Alianza, y que –salvo error u omisión- está agotado. Me refiero a Conversación en Sicilia, que podremos leer gracias a una traducción nueva de Carlos Manzano.

Detrás de Gadir está un funcionario en excedencia, apasionado de la literatura, Javier Santillán, quien junto a otros dos amigos, un abogado y un economista, han decidido convertir su vicio en hermoso negocio. Lector empedernido, Santillán había detectado lagunas editoriales importantes, auténticos agujeros negros y aunque venía de muy lejos –nunca antes había tenido relación con el mundo editorial- se decidió a dar el paso y comprometerse con la edición de calidad.

Con valientes así, el futuro es nuestro.

Osados –y 2


Esta semana se presenta en sociedad Ézaro Ediciones, una editorial con dos sedes (Madrid y Galicia) que nace con la vocación de sacar pocos, a la par que selectos, títulos al año, de narrativa, pero no sólo; de editar bien; y de llegar al gran público, objetivo este último que confían conseguir con la calidad de sus obras y gracias a una distribución nacional..

En la aventura anda involucrada, a modo de “asesora para todo”, Carmen Fernández de Blas, que sigue buscando y experimentando nuevas formas de editar.

Ézaro inicia su andadura con el libro Historias del Savoy, de José Luis Alvite, periodista que ha recreado un mundo de personajes fascinantes que combinan la tradición de la novela negra con la actualidad.

Suerte, pues.

Errados


Es un error habitual, y en cierto modo comprensible, llamar Juan Luis a Juan Antonio. Juan Antonio Cebrián, digo.

Más extraño, y desde luego menos justificable, es que la editorial que publica los libros de Juan Antonio anuncie que quien es sin duda uno de sus autores superventas (su La aventura de los romanos en Hispania va por la quinta edición, y sigue así el camino de obras anteriores que también se vendieron como rosquillas) firma libros en la Feria y en la convocatoria confunda el nombre.

Resultado: La Esfera de los Libros (que, se rumorea, ejem, en fin, tiene algo que ver con el periódico El Mundo), nos anima mediante un correo electrónico a acudir a pedir un autógrafo a Juan Luis Cebrián (que, se dice, es un jerifalte del Grupo Prisa, ex director de El País, el anti Mundo, vaya). Porque los encerrados en este Círculo somos iluminados, no malpensados, y porque no tenemos a San Sigmund Freud en nuestro altarcillo, que si no podríamos sacar punta de este curioso (¿también revelador?) lapsus...

La mala fama del Fórum

Podríamos decir que es una moda, pero se me antoja que no es algo pasajero. El Fórum de Barcelona tiene buena prensa, pero mala fama. Hace nada, Nazario pasó por Madrid para presentar su libro La Barcelona de los 70 vista por Nazario y sus amigos, de editorial Ellago y criticó que los regidores municipales vistan de acontecimiento cultural lo que no es sino una gigantesca operación urbanística.


Ahora aparece este Barcelona 2004 como mentira! un libro de Manuel Trallero con fotografías de Sergi Reboredo editado por Belacqua y dirigido a quienes, entre otros descreimientos, no se creen que los Juegos Olímpicos del 92 fueran los mejores de la historia, ni que la culpa de todo la tiene Madrid y ni que el Fórum, como la España del otro, va bien.

Trallero invita a la complicidad desencantada, y las fotos de Reboredo son el contraste perfecto no tanto al texto como a las declaraciones políticas e institucionales que en él se incluyen y se subrayan.

En definitiva, un sano ejercicio de distanciamiento y crítica, algo afortunadamente cada día más frecuente en nuestras librerías.


Acuse de Recibo



J. Gil Albert
Poesía completa
Pre-textos

C. Palahniuk
Diario
Mondadori

Martin Amis
Koba el Temible
Anagrama

M.Á. Ladero
Las fiestas en la
cultura medieval

Areté






eorue@divertinajes.com
Archivo
Volver
Imprimir